El paro nacional comenzó la madrugada del 13 de junio de 2022 por una convocatoria de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). Organizaciones sociales e indígenas salieron a las calles de varias ciudades del país a protestar. 

Exigen que se cumplan 10 demandas principales, entre ellas el congelamiento del precio de los combustibles, el mejoramiento del empleo y los derechos laborales, y precios justos en los productos del campo. 

Desde el 13 de junio, manifestantes de varias ciudades han seguido en paro, y ahora, una semana después, las movilizaciones continúan. 

PUBLICIDAD

Este es un resumen de lo que ocurrió en la primera semana del paro nacional. 

Día 1: 13 de junio

En el primer día, las autoridades del gobierno insistieron en que la magnitud de las movilizaciones fue mucho menor que la que se había esperado. Según las autoridades, la mayoría de acciones fueron cierres de vías y movilizaciones en algunas ciudades. 

En este día no hubo mayores reportes de violencia de los manifestantes y las fuerzas del orden, ni tampoco hubo personas detenidas. 

De acuerdo a la versión de las autoridades,  la mayoría de incidentes que ocurrieron ese día —como los cierres de vías y aglomeraciones— se concentraron en tres provincias: Pichincha, Cotopaxi y Pastaza.

Día 2: 14 de junio

En las primeras horas del segundo día de paro, la Policía arrestó al presidente de la Conaie, Leonidas Iza, y la violencia de las movilizaciones aumentó

La detención de Leonidas Iza fue rechazada categóricamente por sus simpatizantes y otros manifestantes. En la ciudad de Latacunga, donde Iza estuvo retenido esperando su audiencia de flagrancia, cientos de personas se movilizaron para exigir la liberación de su líder. 

También en Latacunga  hubo reportes de manifestantes que, liderados por la ex asambleísta Lourdes Tibán, intentaron entrar a la fuerza a la cárcel de la ciudad. En ese mismo lugar hubo retenciones de policías y agentes penitenciarios —que fueron liberados dos días después—. 

También hubo violentas agresiones contra periodistas que cubrían las manifestaciones por parte de la Policía. La Fiscalía incluso abrió una investigación sobre este caso.  

Casi 24 horas después de su detención, Iza fue liberado con medidas cautelares, la noche del 14 de junio. La Fiscalía le formuló cargos por el presunto delito de paralización de un servicio público y se espera que la audiencia de juicio sea el 4 de julio. 

En el segundo día del paro, la violencia también se sintió en Quito. A la entrada del Centro Histórico, un grupo de manifestantes incluso incendió un patrullero de la Policía. Por ese incidente hay al menos once personas detenidas. 

Día 3: 15 de junio

En el tercer día de paro, la mayoría de manifestantes se concentró en sus territorios y en el sur de la ciudad de Quito, en Cutuglagua, pero no hubo mayores incidentes. 

Esa noche, en una rueda de prensa sobre el paro, el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, dijo que “hoy ha sido un buen día”. Según Jiménez, en comparación al segundo día del paro, la “beligerancia de los grupos disminuyó”. 

Sin embargo, minutos después de que Jiménez terminara de hablar, hubo un incidente en la plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico. 

Un equipo de GK que estuvo en el lugar dijo que un grupo de manifestantes derribó un semáforo y los policías respondieron con violencia. El equipo también vio a dos personas heridas con perdigones. Después de que la policía lanzara bombas lacrimógenas, el equipo de GK vio a los manifestantes dispersarse y retirarse del lugar. 

Día 4: 16 de junio

En el cuarto día del paro, gremios de estudiantes, docentes, profesionales de la salud, colectivos feministas, y grupos de algunas comunidades indígenas continuaron en paro, exigiendo que se cumplan las diez demandas planteadas por la Conaie.

En el sur de Quito, el Mercado Mayorista cerró sus puertas y varias estaciones de la Ecovía y del Trolebús estuvieron cerradas por los bloqueos de los manifestantes. Ese día, un camión que llegó desde la provincia de Cotopaxi con manifestantes indígenas hasta Quito se accidentó en la avenida Pedro Vicente Maldonado.

El accidente afectó a 15 personas que iban en el camión. Tres de ellos fueron trasladados a un hospital local y otros doce fueron atendidos por paramédicos en la zona.

Por la noche, el presidente Lasso llamó al diálogo y advirtió que “estamos listos para impedir que las movilizaciones se vuelvan más violentas”. Lasso dijo que en caso de ser necesario se aplicaría el uso progresivo de la fuerza. 

Día 5: 17 de junio

El quinto día del paro fue más violento que los días anteriores. Además, el país amaneció con más vías cerradas y un mayor número de manifestantes en las calles. 

Durante la tarde, un grupo de aproximadamente 700 personas llegó a la Plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico de la capital. La protesta era pacífica hasta que cerca de las  6:30 de la tarde, un grupo de manifestantes se empezó a enfrentar con policías

Un equipo de GK en el lugar dijo que los enfrentamientos habrían comenzado porque un grupo de manifestantes lanzaron ladrillos a los policías, quienes respondieron con gas lacrimógeno. El equipo de GK dijo que la Policía habría lanzado al menos unas 15 bombas lacrimógenas, a pesar de que la mayoría de la gente se había dispersado con la tercera. 

A las 9:30 de la noche, el presidente Guillermo Lasso decretó estado de excepción en Pichincha, Imbabura y Cotopaxi como medida frente al paro nacional. Además, dictó algunas medidas como respuesta a las exigencias de la Conaie. Estas son:

  • Aumentar el bono de desarrollo humano a 55 dólares.
  • Declarar en emergencia el sistema de salud pública.
  • Duplicar el presupuesto a la educación intercultural.
  • Subsidiar hasta el 50% el precio de la urea para pequeños y medianos productores.
  • BAN Ecuador condonará todos los créditos vencidos hasta 3 mil dólares.
  • Dar créditos agrícolas de hasta 5 mil dólares al 1% y 30 años plazo.
  • No subir el Diésel, gas y gasolina Extra y Ecopaís.
  • No privatizar servicios públicos y sectores estratégicos.

El estado de excepción se decretó, según el documento, porque el paro había alterado el orden público y había provocado situaciones de “violencia manifiesta” que ponían en riesgo la “seguridad de los ciudadanos y amenazan el correcto funcionamiento de los sectores estratégicos vitales para la economía del país”.  

El pleno de la Asamblea Nacional se reunirá la tarde del lunes 20 de junio para tratar la revocatoria del estado de excepción. Se prevé que en esa misma sesión, el pleno resuelva convocar “de manera inmediata a los actores sociales y dirigentes de la Conaie movilizados”. El objetivo es que haya un diálogo entre el gobierno y la Conaie para llegar a acuerdos y ponerle fin al paro nacional. 

Día 6: 18 de junio

Las movilizaciones continuaron en los territorios y en ciertos puntos de Quito. Ese día, en Cotopaxi, habrían atentado contra Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). 

La organización publicó en su cuenta de Twitter cuatro fotografías de una ventana de un auto impactada por lo que sería un disparo. Según la Conaie, le habrían disparado al auto mientras estaba estacionado. Ni Iza ni ninguna otra persona de la organización resultó herida. 

En la tarde, el dirigente de la Conaie publicó un video en el que dijo que estaba bien y que se mantendrán firmes en la lucha “hasta conseguir nuestros resultados”. 

Ese día, a pesar de que ya regía el estado de excepción, un pequeño grupo de personas se reunió en la tribuna de Los Shyris, en el norte de Quito, para exigir la paz y el fin del paro nacional. 

Día 7: 19 de junio

En el séptimo día de paro, las movilizaciones continuaron en varios puntos del país. Pero el hecho más relevante del día fue el allanamiento a la sede de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en Quito. La mañana del 19 de junio, la Fiscalía General del Estado allanó el lugar en una diligencia investigativa por presuntos delitos contra la administración pública, rebelión y atentados. 

Fausto Salinas, Comandante General de la Policía, dijo en una transmisión en vivo que además de los allanamientos, usarán “algunas herramientas” establecidas en el decreto de estado de excepción como la requisición. Concretamente, en la Casa de la Cultura “van a hospedarse nuestras unidades de mantenimiento del orden que están encargadas de resguardar a la población de toda esta área”. 

Según Salinas, el lugar servirá como albergue para policías y centro de acopio para los ciudadanos que quieran donar agua para los oficiales. 

En horas de la tarde, la Fiscalía anunció el final del allanamiento y que no se había encontrado ningún material peligroso en el lugar. La Policía se retiró cerca de las 14:00; sin embargo, a las 20:30 regresaron a la sede nacional de la Casa de la Cultura, echaron a todos los presentes y se instalaron en ella, bajo el concepto de requisición.

En el paro de octubre de 2019, la Casa de la Cultura fue un escenario clave. El lugar sirvió de base para miles de militantes de organizaciones indígenas que protestaban contra el gobierno de Lenín Moreno. La mañana del 20 de junio, Patricio Carillo, ministro del Interior, dijo en una rueda de prensa que en 2019, “Quito fue humillada… y no queremos que esto se repita”. 

La segunda semana de paro

El Ministro del Interior, Patricio Carrillo, dijo que se prevé que la segunda semana de paro comience con una mayor presencia de manifestantes en Quito, ya que ha habido movilizaciones desde varias provincias del país. 

Además, dijo que el personal de inteligencia de la Policía prevé que continúe habiendo extorsiones y chantajes a comerciantes, y que manifestantes hagan una “toma simbólica de infraestructura como las gobernaciones en las provincias”. Carrillo no especificó en qué provincias podrían suceder estas  tomas simbólicas; sin embargo, dijo que frente a todas estas posibilidades, la Policía estará presente para evitar “daños colaterales”. 

Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.