Ola Bini, un sueco de 38 años experto en desarrollo de tecnología, fue detenido en Ecuador en 2019. La razón: las presuntas actividades ilícitas relacionadas a Wikileaks, la organización de filtraciones fundada por Julian Assange.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Bini es conocido como un contribuidor activo de las comunidades de software, ha realizado talleres para activistas y periodistas sobre protección de privacidad.La organización para el progreso de las comunicaciones (APC, por sus siglas en inglés) dijo que la detención de Ola Bini era “el inicio de una espiral de persecución política y criminalización de activistas cuyo trabajo es crucial para preservar la democracia”. La organización Inredh que defiende los derechos humanos en Ecuador, también ha reclamado la detención de Bini y ha hecho seguimiento al caso. 

PUBLICIDAD

Esta es una cronología de la dilatación del caso.

12 de abril de 2019 

Ola Bini fue detenido en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, el día que iba a tomar un vuelo hacia Japón.

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Según un comunicado de la Fiscalía General del Estado, Bini fue detenido con fines investigativos. Las autoridades lo señalaron de ser un colaborador de la organización de filtraciones Wikileaks, fundada por Julian Assange, quien había perdido su asilo en la Embajada de Ecuador en Londres, justo un día antes. 

La entonces ministra del Interior, María Paula Romo dijo que Bini habría visitado la embajada de Ecuador en Londres al menos en doce ocasiones. 

Ola Bini le dijo en una entrevista con GK, que las personas que lo detuvieron en el aeropuerto no se identificaron formalmente como policías y, por varias ocasiones le negaron llamar a sus abogados. Tampoco tuvo la asistencia de un traductor para que le lea sus derechos y pueda entender qué estaba enfrentando. 

Tras su detención, la Fiscalía allanó la casa de Ola Bini en Quito. La policía entró a su domicilio y encontró “material confiscado como incriminatorio”. También encontraron computadoras, celulares, memorias y libros relacionados, según la Fiscalía, con hackeo electrónico. El material confiscado contenía tanto información personal como laboral.

El mismo 12 de abril, la defensa de Ola Bini presentó una denuncia por las irregularidades en el proceso de detención. La primera inconsistencia es que la orden de detención estaba dirigida a un ciudadano ruso. También la denuncia en su contra la hizo un individuo identificado como alias “Marco” en la línea 1-800-Delito, y él también hablaba de un ciudadano ruso. 

Sus abogados también dijeron que no pudieron comunicarse con Bini mientras estaba retenido. Bini fue retenido a las 3 y 19 de la tarde. Solo a las 10 de la noche se ordenó su detención con fines investigativos. 

13 de abril de 2019 

La madrugada del sábado 13 de abril de 2019, el juez de la Unidad de Flagrancia, Rodolfo Navarrete, ordenó la prisión preventiva de Ola Bini

También ordenó la inmovilización de sus cuentas bancarias.

2 de mayo de 2019

Los jueces Juana Pacheco y Fabián Fabara decidieron ratificar la prisión preventiva. Es decir, negaron la apelación de la defensa de Bini para que salga de la cárcel. 

29 de mayo de 2019

La jueza Yadira Proaño negó un pedido de libertad bajo fianza que había presentado su defensa. En la audiencia, Bini compareció a través de una videoconferencia, dice una  nota de Primicias

20 de junio de 2019 

Ola Bini salió libre, luego de que un Tribunal de la Corte de Justicia de Pichincha, en Quito, aceptó su solicitud de hábeas corpus. 

El programador permanecía en la cárcel de El Inca al norte de la ciudad. Cuando salió de la cárcel, levantó su puño derecho y agradeció a la gente de Ecuador, al mundo y a su equipo por creer en él. “Hoy demostré mi inocencia y la seguiré demostrando”, dijo en ese momento. 

Luego que salió de la cárcel, Ola Bini fue entrevistado por Sol Borja, editora política de GK. En esa entrevista, Bini dijo que desde que fue detenido hasta que salió de la cárcel, “la fiscalía todavía no nos ha dicho qué sistemas he atacado, cuándo lo he hecho, cómo lo he hecho, por qué y dónde lo he hecho”. 

Bini dijo que en ese momento no había sido acusado formalmente por ningún delito. 

Ola Bini recibió medidas sustitutivas. Debe presentarse todos los viernes ante la Fiscalía y tiene prohibición de salir del país. 

29 de agosto de 2019 

La Fiscalía pidió la reformulación de cargos. La jueza Yadira Proaño aceptó el pedido y ratificó las medidas cautelares dictadas en contra de Bini, presentarse todos los viernes ante la Fiscalía y tiene prohibición de salir del país y la inmovilización de cuentas. 

En primera instancia Bini fue acusado por el presunto delito de ataque a sistemas informáticos. Luego la Fiscalía presentó cargos para que sea  investigado por el delito de acceso no consentido a un sistema informático, telemático o de telecomunicaciones. En agosto de 2019, en un boletín de prensa, la Fiscalía dijo que “surgieron nuevos elementos de convicción que hacen variar la calificación jurídica”. Según el Código Orgánico Integral Penal (COIP), la pena para este delito es de tres a cinco años de cárcel.

Entre las pruebas presentadas por la Fiscalía están informes que determinan que Bini accedió a una red privada de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), que tenía relación con la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) y Petroecuador.

En respuesta a la reformulación de cargos, el abogado de Bini, Carlos Soria, dijo que se trataba de una “persecución política e irracional del gobierno ecuatoriano”.

5 de septiembre de 2019 

La madrugada de ese día, la Policía y la Fiscalía allanaron la casa de Fabián Hurtado, perito contratado por la defensa de Ola Bini.

La Fiscalía abrió una investigación contra Hurtado por supuesto fraude procesal. La Fiscalía dijo que supuestamente Hurtado había incorporado información engañosa en su hoja de vida para tratar de inducir al engaño a autoridades y a la ciudadanía. 

En ese momento, Ola Bini dijo que se trataba de una violación más al proceso y Hurtado dijo que habían entrado de forma violenta a su casa sin una orden de allanamiento. 

3 de diciembre de 2020

La audiencia preparatoria de juicio contra Ola Bini que estaba prevista para este día fue suspendida. Según la Fiscalía, la jueza penal de Pichincha, Yadira Proaño, decidió suspender la audiencia para analizar los argumentos de las partes procesales por “los vicios que pudieran afectar la validez del proceso”. 

16 de diciembre de 2020

Se reinstaló la audiencia preparatoria de juicio. La Fiscalía General del Estado informó que la jueza de Garantías Penales, Yadira Proaño, declaró la validez del proceso

Bini fue acusado del presunto delito de acceso no consentido a un sistema informático o telemático de telecomunicaciones. 

19 de abril de 2021

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (RELE) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dijo que considera preocupante la situación de Ola Bini.

La RELE también dijo que la situación es “preocupante que durante 2020 haya continuado en suspenso el proceso contra el activista informático Ola Bini, cuyas audiencias preparatorias de juicio fueron suspendidas y reprogramadas por lo menos cinco veces”.  

29 de junio de 2021

La jueza Yadira Proaño llamó a juicio a Ola Bini. Bini fue acusado del presunto delito de acceso no consentido a un sistema telemático. En un inicio, cuando fue detenido en abril de 2019, era investigado por presunto ataque a la integridad de sistemas informáticos.

30 de junio de 2021

La defensa de Ola Bini puso una denuncia ante la Fiscalía por presunto fraude procesal. Su abogado Carlos Soria dijo que la denuncia se interpuso contra la Policía Nacional porque se identificó miembros de la institución “que podrían haber participado en el delito”. 

Sin embargo, aclaró que no serían los únicos responsables —pero no dio más nombres de instituciones que podrían estar involucradas— y que la Fiscalía tendrá que investigar para identificar a todos los culpables.

Soria también dijo que le entregaron a la Fiscalía “las pruebas pertinentes certificadas” que comprobarían que las evidencias utilizadas para la detención de Bini “fueron forjadas por estamentos públicos incluyendo a la Policía Nacional”. Además, el abogado Soria dijo que le toma la palabra a la fiscal Diana Salazar para que se realice la investigación. Salazar se había comprometido a investigar luego que la denuncia fue recibida. 

15 de julio de 2021

La jueza Ximena Rodríguez aceptó un pedido de recusación hecho por los abogados de Ola Bini: Carlos Soria y Pablo Zabala, y dispuso separar a la jueza Yadira Proaño de la causa penal que estaba a su cargo. 

Rodríguez tomó esa decisión porque se basó en la serie de dilaciones injustificadas provocadas en el proceso, las mismas que “transgreden el derecho del procesado”. 

13 de septiembre de 2021 

Se fijó la fecha para la audiencia de juicio del caso. La Unidad Judicial Penal de Pichincha dispuso que la audiencia se haga el  21 y 22 de octubre a las 8:30 de la mañana en la sede judicial de Iñaquito, al norte de la capital ecuatoriana.

20 de octubre de 2021

La audiencia de juicio fue diferida por el juez Pablo Coello, del Tribunal de Garantías Penales de Pichincha.  La Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), parte acusadora, pidió el aplazamiento porque el gerente general de esa empresa no podría participar en la audiencia porque, dijo, tenía una actividad laboral urgente que debía cumplir en otra ciudad. 

“El tema de respeto de derechos humanos de Ola ha sido violado sistemáticamente por la jueza Yadira Marisol Proaño Obando”, dijo Carlos Soria, abogado de Bini, en una entrevista en GK Soria también dijo que el Ecuador podría ser señalado responsable de la violación de Derechos en tribunales internacionales. 

19 de enero de 2022

Se realizará la audiencia de juicio contra el experto informático

Mayuri Castro
Periodista de GK. Cubre educación, migración interna y los derechos de las mujeres. En 2021 ganó la Mención de Honor en Acceso a la Salud del Premio Roche por el reportaje El consuelo de un país en crisis recae en sus estudiantes de psicología. Fue parte del equipo de Mongabay Latam y GK nominado al premio Gabo 2021 en la categoría texto con el especial Mujeres en la Amazonía: lideresas indígenas que están cambiando el rumbo de sus comunidades.