Cuando empezó la crisis sanitaria por covid-19 en el primer trimestre de 2020, decenas de países alrededor del mundo confinaron a sus poblaciones para contener la propagación del virus. Ecuador también. Ante el aumento exponencial de casos en el país, el 16 de marzo de 2021, el presidente Lenín Moreno decretó un primer estado de excepción para contener el virus. Después de ese, vendrían cuatro más. El último se decretó la noche de hoy, 21 de abril de 2021, ya un año después de iniciada la pandemia. 

|¿Quieres saber cómo avanza el covid-19 en Ecuador? Revisa nuestra cobertura especial sobre el coronavirus aquí.|

En Ecuador, un estado de excepción es una medida dictada por el Presidente que permite al gobierno limitar el ejercicio de algunos derechos constitucionales en circunstancias extraordinarias. Algunas de estas circunstancias son los conflictos armados —externos o internos—, una grave conmoción interna, las calamidades públicas, y los desastres naturales. Con un estado de excepción, se puede, por ejemplo, establecer toques de queda y restringir la movilidad de las personas. 

En marzo de 2020, cuando se decretó el primer estado de excepción, Moreno dijo que la causa era “calamidad pública” por la propagación del coronavirus en el país. En ese entonces, el presidente incluso comparó la emergencia sanitaria con una guerra. 

PUBLICIDAD

Un estado de excepción puede durar máximo sesenta días, según la Constitución del Ecuador. Sin embargo, en casos especiales, y si las motivos por los que se lo declaró persisten, puede extenderse hasta por treinta días más. El estado que se declaró en marzo, expiró oficialmente el 15 de mayo. Sin embargo, se extendió, de acuerdo a los lineamientos de la Constitución, hasta el 15 de junio.

Ese día, el presidente Moreno decretó uno nuevo. Este segundo estado de excepción, también se declaró por “calamidad pública” por la pandemia, y tenía que expirar el 14 de agosto. Pero debido a que la emergencia sanitaria continuaba, el presidente Moreno decidió extenderlo por treinta días más, es decir, hasta el 12 de septiembre de 2020. Ese día, decidió la Corte Constitucional, debía ser el último día de estado de excepción que tuviera como causal la pandemia de covid-19 en Ecuador. 

El 26 de agosto de 2020, la Corte —que por ley siempre debe revisar esta clase de declaraciones que tienen que ver con derechos constitucionales— dictaminó que “no admitirá una nueva declaratoria” de estado de excepción por la pandemia de coronavirus porque se oponía a la Constitución. Según la Corte, después de dos estados de excepción por la misma causa y más de cinco meses en pandemia, el gobierno ya debía haber establecido protocolos y mecanismos para controlar la crisis, que no implicaran recurrir a las limitaciones de derechos que causan los estados de excepción.

Sin embargo, el gobierno no obedeció. El 21 de diciembre de 2020, a puertas de las celebraciones de Navidad y fin de año, el presidente Lenín Moreno decretó un nuevo estado de excepción. La causa, de nuevo, fue contener la propagación del virus en las fiestas de diciembre. La medida que había sido dictada por 30 días estuvo vigente solo durante 12, pues la Corte Constitucional lo declaró inconstitucional a la luz de su dictamen de agosto.

La noche de ayer, 1 de abril de 2021, Moreno decretó un nuevo estado de excepción. Por cuarta ocasión, tiene como causal la calamidad pública generada por la “situación agravada del covid-19”. Pero a diferencia de los tres decretos anteriores, este solo aplica para ocho provincias del país: Loja, Pichincha y Azuay en la Sierra, y  El Oro, Esmeraldas, Guayas, Manabí, y Santo Domingo de los Tsáchilas en la Costa. En su dictamen de agosto de 2020, la Corte Constitucional no dijo nada sobre un estado de excepción focalizado como este. 

El 7 de abril, la Corte declaró la constitucionalidad parcial de la medida y condicionó su validez a varios parámetros. El principal fue que duró solo hasta las 11:59 de la noche del 9 de abril, no por 30 días como decía el decreto firmado por Moreno. Según un comunicado de la Corte, se tomó esa decisión porque Moreno solo justificó mantenerlo hasta esa fecha.

El 21 de abril, 12 días después de que se terminó el último, el presidente Moreno decretó otro estado de excepción por 30 días. La decisión se basó en las recomendaciones del COE. Este estado de excepción incluye un confinamiento de 28 días en 16 provincias desde el 23 de abril hasta el 20 de mayo. En ese periodo, de lunes a jueves habrá restricción de movilidad para carros y personas entre las 8 de la noche y las 5 de la mañana. 

Los fines de semana, la restricción será todo el día. Comenzará el viernes a las 8 de la noche y terminará el lunes a las 5 de la mañana. La Corte Constitucional todavía no ha concluido el control constitucional de esta medida ni ha confirmado si se mantendrá hasta la fecha establecida en la declaratoria. 

El último estado de excepción por la pandemia de covid-19 fue decretado por el nuevo presidente Guillermo Lasso, el 14 de julio de 2021. El estado de excepción fue focalizado solo en las provincias costeras de El Oro y el Guayas después de que se detectaran casos de las variantes Delta y Delta Plus del covid-19. El estado de excepción se renovó hasta el 27 de agosto de 2021.