Las fuertes lluvias en Ecuador, según la Secretaría de Riesgos, en los últimos meses han dejado 742 personas damnificadas, casi 60 mil personas afectadas, y daños en 12305 viviendas. Muchas personas piensan que el motivo del fuerte temporal es el fenómeno de El Niño.

➜ Otros Contenidos sobre desastres naturales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK

No obstante, el fenómeno de El Niño, según Bolívar Erazo, director ejecutivo del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), está proyectado para los meses de agosto, septiembre y octubre. Es decir, aún el Ecuador no está pasando por dicho fenómeno. 

El Inamhi y la Secretaría de Riesgos, a su vez, advierten que el fuerte temporal seguirá durante los próximos días de abril de 2023.

La lluvia no solo trae consigo colapsos en las vías, tráfico, y frío. Sino que, cuando se presenta en grandes cantidades y por un periodo largo de tiempo, también trae varios fenómenos relacionados. 

Hasta marzo de este año, la Secretaría de Riesgos, informó que han atendido más de dos mil eventos peligrosos—deslizamientos de tierra, inundaciones, desbordamientos de ríos entre otros—como efecto de la época de lluvias actual. 

Fenómenos derivados de la lluvia 

Bolívar Erazo dice que la lluvia al estar muy por encima de la cantidad normal esperada puede causar desbordamientos de ríos, inundaciones de zonas muy bajas y de ciudades y pérdidas de cultivos”. En su lista también incluye a los deslizamientos de tierra, como el que ocurrió en Alausí el 26 de marzo de 2023, o aluviones como el de la Gasca del 31 de enero de 2022. 

También dice que cuando hay inundaciones en zonas pobladas se presentan problemas de salud “porque se mezcla el agua de alcantarillado con el agua de lluvia y se crean focos de infecciosos”. 

Desbordamiento de ríos 

El aumento del caudal —volumen de agua que atraviesa una superficie en un tiempo determinado— de los ríos es esperable cuando se presentan lluvias ya que el nivel de agua sube. Sin embargo, no siempre causan desbordamientos de ríos

Los desbordamientos se dan por la suma de distintos factores. Primero, estos dependen de la cantidad y distribución de la lluvia. Es decir, si fue constante, intensa y por un largo periodo de tiempo, es decir varios días seguidos. 

Según investigadores del Grupo de Análisis de Situaciones Meteorológicas Adversas (GAMA) de Barcelona, que un río se desborde también se relaciona a la orografía —estudio, descripción y representación del relieve terrestre—, la vegetación, el tipo de suelo de la cuenca, condiciones de humedad del terreno y del río incluidas las obras hidráulicas sobre el mismo como embalses o canalizaciones. 

Cristian Estévez, especialista zonal de operaciones del ECU-9-1-1, explica que los desbordes de ríos son consecuencias de las fuertes precipitaciones y que con ellas vienen efectos colaterales como inundaciones y acumulación de agua lodo

A su vez, Ángel Valdivieso, docente investigador de la Escuela Politécnica del Litoral (ESPOL), explica que existen algunas alertas antes de que el río se desborde, que los pobladores pueden tomar en cuenta; estas son: 

  1. Aumento del ruido del caudal del río.  
  2. Incremento del cauce del río y visible crecimiento de los niveles a los que normalmente se ven.
  3. Las alertas que la Secretaría de Riesgos envía por SMS a la ciudadanía sobre fuertes lluvias.
  4. Una noche de lluvia intensa que aumenta la probabilidad de que el nivel del río aumente y pueda pasar un desbordamiento.

También ante el fuerte temporal en Ecuador la Secretaría de Riesgos ha hecho una lista con algunas recomendaciones sobre qué hacer cuando aumenta el caudal de los ríos

  • Informarse en las oficinas de los GAD municipales si su casa está ubicada en una zona de riesgo.
  • No bote basura a los ríos, quebradas y alcantarillas.
  • Evite cruzar puentes si el nivel del río ha subido o hay agua en exceso en esteros y quebradas.
  • No camine ni conduzca por áreas inundadas.
  • Aléjese de las líneas de suministro eléctrico.

Inundaciones 

Una inundación es la ocupación por parte del agua de zonas o regiones que habitualmente se encuentran secas. Esto sucede cuando hay una cantidad inusual y más o menos repentina de agua “superior a la que puede drenar el propio cauce del río”, según la página ¡Agua

Ángel Valdiviezo, docente investigador de ESPOL, dice que existen tres tipos principales de inundaciones

  1. Rápidas o repentinas: cuando una gran cantidad de agua cae sobre una superficie alta en la montaña y provoca que el río crezca y baje con fuerza. Se dan en las zonas de quebradas de montaña. 
  2. Anegación o pluviales: cuando hay intensas lluvias en una cuenca —territorio cuyas aguas fluyen todas hacia un mismo río, lago o mar—al acumularse el agua en la cuenca provoca una inundación. Es común en zonas bajas. 
  3. Fluviales: el cauce de un río alcanza su máximo nivel y se desborda hacia sus laterales. Un ejemplo de ello es el desbordamiento de un río por las lluvias. Es común en zonas como Guayaquil o Durán y en “zonas de invasión de personas, porque están asentados en una zona que naturalmente se inunda”, explica Valdiviezo. 

El docente también menciona que en el caso de las zonas cercanas a los ríos o las zonas de humedales “por naturaleza se inundan y mantienen los niveles de los ríos caudales y eso también da vida a los ecosistemas”. 

En las ciudades de la Sierra, por otro lado, los ríos vienen desde las montañas y hay ríos “más viejos que otros” y de esto depende el nivel de inundación que pueden tener. Cuando un río es más viejo, explica el docente, “tiene llanuras de inundación grandes o valles entre montañas” pero cuando el río es más joventienen quebradas más rápidas”. 

Por ejemplo, el Pita al ser un río de montaña un poco más antiguo, tiene un valle de inundación mayor, que en este caso es Sangolquí y por ello cuando se desbordó la noche del 5 de abril afectó a varios sectores del Valle de los Chillos

Valdiviezo explica que en ese caso con las fuertes lluvias “el agua se convierte en escorrentía que llena el río y este de desborda hacia su llanura de inundación”. 

El docente resalta que las inundaciones, a diferencia de otros fenómenos como los deslizamientos de tierra que pueden tomar semanas, ocurren en apenas unas horas. Es por ello que destaca seis puntos clave para estar listos frente una inundación

  • Si se prevén lluvias y vivimos cerca de ríos hay que estar alerta a las indicaciones de las autoridades. 
  • Pedir a las autoridades que se hagan las inspecciones sobre la zona donde vivimos y saber si corre algún tipo de riesgo en caso de inundación.
  • Solicitar a las autoridades que se instalen sistemas de alerta temprana para poder reaccionar a tiempo.
  • Tener drenajes diseñados para los periodos de retorno—probabilidad de que un evento pueda ocurrir de nuevo.
  • Viviendas adecuadas para inundaciones, más altas y no a nivel del suelo. 
  • Ventanas y puertas selladas a pruebas de agua.

Aluviones 

Los aluviones son flujos de lodo, arena, grava, arcilla transportados por una corriente de agua. El hidrólogo Emilio Cobo explicó a GK que un aluvión se origina cuando existe un evento climático extremo y el exceso de lluvia provoca movimientos de masa y crecidas en los ríos. Destaca también que “generalmente pasa cuando el agua se acumula”.

Uno de los aluviones más fuertes que ha ocurrido en el país en los últimos años fue el de La Comuna y La Gasca del 31 de enero de 2022. Este dejó 28 fallecidos, decenas de heridos,  inundó viviendas, parques y arrasó con vehículos y varios bienes públicos.

Cobo menciona que los aluviones suelen ocurrir porque los colectores de agua no aguantan, ya que seguramente no se ha evaluado su capacidad al momento de construirlos, que fue lo que ocurrió en La Gasca con el colector de agua de las laderas del Pichincha, El Tejado, construido en 1995. El experto también menciona que un aluvión puede ocurrir cada 10 o 20 años.

Jorge Bustillos, docente investigador de la Facultad de Geología, Minas, Petróleo y Ambiental de la Universidad Central del Ecuador, también le dijo a GK que los aluviones son fenómenos que están asociados a las precipitaciones, donde el suelo se satura y por la acumulación de agua pueden fluir por cauces o por zonas donde la pendiente lo permite.

Según la Cruz Roja de Tungurahua, estas son algunas recomendaciones de qué hacer durante un aluvión: 

  • Alejarse de la trayectoria del aluvión.
  • Diríjase rápidamente al lugar alto más cercano, fuera de la trayectoria del aluvión.
  • Si las rocas o escombros están acercándose, corre al refugio más próximo, como un grupo de árboles o un edificio.
  • Si escapar no es posible, acuclillarse y proteger su cabeza.
  • En caso de estar en auto y llegar a un área inundada, debe dar vuelta y tomar otra dirección.
  • Si el auto se detiene o se atasca, abandonarlo de inmediato y subir a un lugar alto.
  • Estar atentos a la información de las autoridades

Pérdidas de cultivos 

Las pérdidas de cultivos son comunes en la época invernal debido a que las intensas lluvias causan inundaciones. Según la Secretaria de Riesgo, casi 9.400 hectáreas de cultivo han sido afectadas durante el primer trimestre del año, especialmente en la zona tropical del país. 

El Ministerio de Agricultura también informó que hay 8.273 hectáreas de productos vegetales con pérdida total, de las cuales un 87% corresponden a arroz, cacao y pasto para ganado. 

Entre los sembríos más afectados por el invierno están los de arroz, plátano y maíz. El Ministerio también indicó que “están trabajando en estrategias y acciones para enfrentar las consecuencias del invierno”.

Alexandra Pluas, ex presidenta de la junta de riego y drenaje Higuerón del cantón Santa Lucía, en Guayas, menciona “tenemos inundaciones de grandes pérdidas en el sector arrocero y eso a la larga nos perjudica a todos”. 

El proceso de la producción de arroz es de 120 días, es decir cuatro meses. Pluas explica que en las zonas bajas no suelen sembrar en las épocas invernales “porque son zonas inundables”. Sin embargo, hay personas que aprovechan las lluvias para hacerlo y con este invierno tienen pérdidas.

Esto se debe, según Pluas, a que el sector arrocero tiene a su vez dos sectores: el que siembra con agua de riego con bombeo y el otro que siembra con aguas de lluvia. Es por ello que el segundo grupo  se ve directamente afectado  con las inundaciones debido a las fuertes lluvias. 

También resalta que “exactamente pierden un 70 y 80 por ciento de producción con el invierno tan fuerte”. Esto se da porque cuando el arroz “ya está listo para producir la gramínea, el arroz suele caer al piso y la máquina no puede cogerlo. Entonces “un arroz caído ya no se lo puede cosechar normalmente”.

Para evitar las inundaciones en los cultivos, Pluas explica que “tratamos de que los esteros y canales siempre estén limpios de sedimentos”, para que el agua pueda fluir. 

Pero resalta que hay lugares que tienen cerca de 10 años que no han tenido ese mantenimiento, “cuando estamos con el agua hasta el cuello es cuando realmente comienzan a movilizarse las instituciones a ver qué ha pasado”, concluye. 

Deslizamientos de tierra 

Este tipo de fenómenos son comunes en el Ecuador. En lo que va del 2023, según la Secretaría de Riesgos, se han registrado más de 200 deslizamientos de tierra, en distintas zonas del país. Los deslizamientos de tierra pueden ocurrir de dos formas: inducidos por la naturaleza o por el ser humano

En el caso de Ecuador, Valdiviezo menciona que “muchos de los deslizamientos que nos afectan, están causados por afectaciones del hombre hacia la naturaleza”. Esto sucede porque “no se han tomado las medidas técnicas o no se han realizado los estudios técnicos para evitar que ocurran”.

A su vez, Renata Pacheco, geógrafa brasileña con máster en teledetección, explica que en el caso de los inducidos por la naturaleza los más frecuentes son por la lluvia ya que esta “sirve como una especie de lubricante del material que está suelto en la pendiente y provoca que caiga”. 

Los terremotos y temblores, explica, también pueden provocar deslizamientos. Sin embargo, la lluvia es más común en Sudamérica ya que “infiltra el suelo y lo deja tan mojado que provoca que pese más y esto ayuda a que el material suelto se desplace”. 

Al igual que los fenómenos anteriores, según Ángel Valdivieso y Renata Pacheco, los deslizamientos también tienen algunas alertas antes de que sucedan y estas son algunas de ellas: 

  • Surgimiento de grietas en el suelo, jardín o en paredes. 
  • En las laderas se puede notar cuando los postes de luz o los árboles comienzan a inclinarse
  • Aparición de ojos de agua, hueco por donde sale agua subterránea. 
  • Inclinación de una cerca o portón.
  • Notar que las puertas o ventanas ya no se cierran.

Enfermedades e infecciones

Un ejemplo de enfermedad relacionada con la lluvia e inundaciones es la leptospirosis. Esta enfermedad infecciosa se produce por la contaminación del agua con la orina de las ratas. Las personas se contagian al estar en contacto con el agua cuando caminan por las calles inundadas. 

No obstante, la leptospirosis no es la única enfermedad relacionada a la lluvia, en épocas invernales es común el dengue y las enfermedades respiratorias, según Francisco Pérez, Subsecretario Nacional de Vigilancia, Prevención y Control del Ministerio de Salud Pública (MSP).

También menciona que en la etapa invernal “dependiendo de la frecuencia de las lluvias y la fuerza de estas pueden desencadenarse varios tipos de enfermedades”. Entre ellas las que son transmitidas por vectores –picadura de un insecto infectado—como el dengue, el Zika o la chikungunya

Las enfermedades zoonóticas que se transmiten entre animales y seres humanos, como la leptospirosis, también conocida como enfermedad endémica ya que se presenta en una población dentro de un área geográfica determinada, ya tiene, en lo que va del año, 157 casos en el país, según Pérez. 

Finalmente, están las enfermedades que son transmitidas por el agua y alimentos como infecciones intestinales y respiratorias como la influenza o el resfriado común, explica. 

Para evitar el dengue, que se da en lugares donde se acumula agua y esto sirve como criadero para las larvas y los moquitos que lo transmiten, según Pérez, lo que se debe hacer es: 

  • Utilizar repelente.
  • Permitir que los equipos y personal del Ministerio de Salud ingresen a los domicilios para fumigar
  • Destruir los criaderos dentro de la casa y las calles, estos pueden ser contenedores con agua empozada, latas, baldes viejos, cochas, entre otros. 
  • Si presenta fiebre muy fuerte o coloración amarillenta de la piel, acudir inmediatamente al centro de salud

En el caso de la leptospirosis, lo recomendable es: 

  • No sumergirse, ni tener contacto con el agua empozada.
  • Si es imposible evitar el contacto con el agua empozada es importante usar botas de caucho y apenas se llegue a un lugar seguro asearse con agua y jabón.
  • Evitar que los niños jueguen en las conchas de agua o se sumerjan porque “se transmite por las mucosas, la boca o por la piel que está lesionada”. 
  • Mantener la basura en contenedores altos y tener una buena disposición de desechos
  • En caso de presentar síntomas como fiebre acudir al centro de salud más cercano. 

Finalmente, para las enfermedades respiratorias, es importante: 

  • Al estornudar cubrirse con el codo.
  • Lavarse constantemente las manos con agua y jabón. 
  • Usar alcohol antiséptico o gel antibacterial con frecuencia. 
  • Si presenta sintomatología respiratoria, usar mascarilla
Emilia Pazymino 150x150
Emilia Paz y Miño
Periodista y fotógrafa. Cubre temas de medio ambiente. También le interesan temas de género y derechos humanos.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR