En el feriado de noviembre de 2022 en mi casa, improvisamos una comida el viernes y terminamos cantando canciones de nuestra adolescencia con amigos queridos. O sea, terminamos “cantando Shakira” (como solemos decir). Por supuesto, hablamos también del retiro de Piqué.

flecha celesteOTRAS HAMACAS

Si no sabes quién es y qué tiene que ver con la diva colombiana, bienvenido al planeta Tierra. Te cuento: Gerard Piqué es la ex pareja de Shakira. Pero sobre todo, es uno de los grandes cracks que tuvo el fútbol mundial. 

PUBLICIDAD

Ya sé: qué tiene que ver esto con el futuro

Mucho. Me voy a explicar, prometo. Pero primero, una breve reseña sobre el hombre que jugó su último partido en el Camp Nou, el estadio culé, el sábado 5 de noviembre de 2022. 

Central en el Barcelona de Pep Guardiola, aquel equipo sinfónico que reinventó el deporte más hermoso del mundo desde la Ciudad Condal (destruyó en el camino, por ejemplo, al mezquino catenaccio italiano), Piqué ganó todos los títulos posibles. Incluso, fue campeón del mundo en 2010 con España —la selección con la que jugaba, a pesar de su declarado apoyo a la independencia de Cataluña. 

En resumen: hizo una carrera espléndida. Fuera de la cancha, pobló titulares y fotografías cuando, en 2011, anunció su relación con Shakira. Tuvieron dos hijos. Se convirtieron en un #powercouple. Pero en los últimos dos años el mundillo cruel y entrometido de la farándula reportó que su relación agonizaba. El final se concretó hace unos meses

No es que me haya vuelto adepto a la farándula. Ni que este newsletter se vaya a tratar ahora de fútbol. 

Es que hay muchas lecturas sobre nuestro mundo en este retiro. 

Envejecer es el único destino, pero ¿qué es envejecer?

Piqué se retira a los 35 años. 

Es curioso que alguien tenga que tomar decisiones tan trascendentales tan pronto. 

Pero esa es la dureza del fútbol: un oficio breve, donde los viejos tienen más de 30 —y dónde los jóvenes son buscados tan pronto como a los 16 (pronto escucharemos mucho de un adolescente llamado Endrick). 

Es especialmente paradójico en un mundo donde cada vez  somos jóvenes durante más tiempo. Aún no logramos vencer del todo el envejecimiento, pero estamos en esa búsqueda. Y hemos visto cómo nuestra expectativa de vida ha aumentado drásticamente en los últimos siglos: en 1880 el promedio global era 29 años. Para 2015, se había triplicado: 71.

Vivimos tanto que en nuestra época, morirse es una verdadera tragedia. Hace apenas unos años, era una posibilidad muy real. Por eso, las familias tenían muchos hijos, pues perdían a una buena parte antes de los 5 añosLa polio condenaba a millones de niños y niñas. El doctor Jonas Salk y su vacuna resolvieron una de las grandes amenazas con las que convivía la humanidad. 

PUBLICIDAD

Ahora, ya no solo pensamos en que aumente esa expectativa, sino que soñamos con la inmortalidad. O con producir oxígeno para ir y venir, y hasta vivir en otro planeta.

35 hoy es mucho más joven que 35 hace 10 años. Ni hablar hace 20. 

La gente de 40, cuando yo era un niño, eran verdaderos señores. Ahora, soy yo. No me veo ni me expreso ni tengo las certezas de los cuarentones de mi infancia.  

En el mismo fútbol, retirarse a los 35 era normal. Luego, a esa edad era lógico terminar la carrera en Arabia Saudita, China o algún emirato. Ahora, jugadores como Zlatan Ibrahimovic, Gianluigi Buffon, Luca Modric y Cristiano Ronaldo, siguen jugando al máximo nivel con 37, 40 y 41.

Entonces: Piqué se va pronto —quizá demasiado. Es ya un empresario exitoso, y seguramente va a querer ser presidente del Barça. O sea, no tiene que pensar mucho qué hará después de su corta carrera. 

Pero el cambio de carrera, elegir una nueva ocupación, reinventarnos a media vida va a ser algo que no solo le va a suceder a los futbolistas. 

Cuando vivamos mucho más, y muchos puestos de trabajo empiecen a ser ocupados por robots e inteligencias artificiales, la transición hacia nuevos empleos —incluyendo los períodos formativos— va a ser una necesidad social cada vez más importante

¿Qué pasa si soy un redactor de noticias de 36 años y un robot me deja sin empleo? ¿Cómo me convertiré en algo más? ¿Y qué pasará en los años en que me quede sin trabajo y tenga que formarme como, digamos, operador de drones o programador de inteligencias artificiales? 

Josemaria 100x100
José María León Cabrera
(Ecuador, 1982) Editor fundador de GK. Su trabajo aparece en el New York Times, Etiqueta Negra, Etiqueta Verde, SoHo Colombia y Ecuador, entre otros. Es productor ejecutivo y director de contenidos de La Foca.