La semana pasada el doctor Iván Vega se reunió varias veces con un abogado experto en derecho tributario y su contador para tratar de entender cuánto tendrá que pagar en impuestos desde el próximo año y cómo lo hará. Todavía no lo sabe, pero quiere prepararse para poder cumplir con las reformas tributarias que entraron en vigencia el pasado 29 de noviembre

La ley, según el gobierno, es un esfuerzo para incrementar la recaudación tributaria y avanzar con la recuperación económica. El Ministerio de Economía dice que la ley permitirá la recaudación de 1.900 millones de dólares en sus dos primeros años de vigencia

Para hacerlo, la nueva ley, entre otras cosas: 

  1. Impone contribuciones especiales para las personas naturales y las sociedades con más patrimonio del país; 
  2. Modifica los términos para el cálculo del impuesto a la renta; y, 
  3. Elimina el IVA de ciertos productos y servicios. 

La reforma fue aprobada en medio de contradicciones y confusiones la noche del 26 de noviembre de 2021. Después de horas de debate, el pleno del Legislativo no llegó a ninguna decisión y al ser un proyecto de carácter económico urgente, entró en vigencia por el ministerio de la ley tal y como la envió el gobierno. 

Fue un final anticlimático para el primer proyecto económico del gobierno de Guillermo Lasso.  

PUBLICIDAD

La economista Ana Patricia Muñoz, directora ejecutiva de Grupo Faro —un centro de investigación y acción de políticas públicas y transformación social, dice que una ley de “tremenda magnitud e importancia” debía ser discutida a profundidad y se debían añadir las recomendaciones de los debates en la Asamblea y de las comparecencias de expertos y la sociedad civil. 

Sin embargo, dice que considerando las enormes necesidades de financiamiento del país —el déficit de 2022 supera los 3.700 millones de dólares— las medidas impuestas de la reforma son necesarias. Especialmente porque la mayoría afectará a un pequeño porcentaje de la población.

flecha celesteOTROS CONTENIDOS SOBRE ECONOMÍA

Las personas que tienen un patrimonio superior a un millón de dólares o dos millones en sociedad conyugal deberán pagar una contribución de entre el 1 y el 1,5% de ese patrimonio

El doctor Iván Vega dice que él tiene un consultorio médico, un departamento, una casa, entre otras cosas que suman más de un millón de dólares. Es decir, el doctor Vega es uno de los ecuatorianos que en 2022 deberá pagar esa contribución especial. 

Vega afirma que está preocupado porque sus ingresos han disminuido a la mitad desde octubre de 2019, cuando once días de protestas marcadas por la violencia y la represión policial dejaron muertos, heridos y miles de millones en pérdidas. Su economía no se ha recuperado porque pocos meses después, llegó la pandemia del covid-19 al Ecuador. “Ya entró en vigencia la ley y tenemos que cumplirla, la pregunta es cómo voy a hacerlo”, se pregunta Vega. Por eso está siendo asesorado y está analizando las opciones que tiene para poder financiar la contribución. 

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

La ley dice que las contribuciones especiales para las personas naturales se harán una sola vez en marzo de 2022. A José Luis Iturralde, director de Olimpo Business Bugatti y director de la Cámara Binacional Ecuatoriana Italiana, le preocupa que eso cambie en el futuro. “Tengo miedo que nos digan ahora una vez y luego otra vez, luego otra vez”, dice. Aunque dice que prefiere hacer este aporte —espera que por una sola vez— para que se equilibre la balanza económica del país. 

Las empresas que más ganan también deben pagar un valor adicional. 

Las sociedades que hayan tenido un patrimonio igual o mayor a 5 millones de dólares hasta el 31 de diciembre de 2020 tendrán que pagar una contribución del 0,8% de su patrimonio en dos ocasiones: en 2022 y 2023. 

Un empresario ecuatoriano que entra en esta categoría —y que prefirió no dar su nombre— dice que no le agrada la idea de pagar más impuestos. Sin embargo, dice que lo hará porque prefiere “pagarlo para darle viabilidad a la recuperación económica y que no nos ahoguemos a una crisis social y económica”. 

§

Probablemente el punto más discutido y criticado de la reforma tributaria es los cambios que se hicieron en el impuesto a la renta

El primero es que el porcentaje máximo que una persona debe pagar por este tributo pasó de 35 a 37%

Pero aún más polémica ha sido la eliminación de las deducciones de gastos personales y la posibilidad de reducir hasta 14 mil dólares del valor sobre el que se calcula el porcentaje a pagar por consumos en salud, educación y otros rubros. Yael Fierro, abogada experta en derecho tributario, dice que ese “es el impacto más grande” porque con la nueva ley el valor a pagar cada año será mayor para quienes ganen desde 2.600 dólares mensuales. 

Aquí hay un ejemplo para entenderlo mejor. Una persona que gane 3 mil dólares mensuales —es decir 36 mil dólares al año—, con la ley anterior debía pagar hasta un 15% de impuesto a la renta. Con la ley anterior, esa persona podía deducir hasta 14 mil dólares por gastos personales y pagaba el impuesto a la renta sobre 22 mil dólares.

Con la nueva ley, los gastos personales deducibles desaparecen. En su lugar solo se podrán reducir entre 500 y mil dólares, dependiendo de los ingresos mensuales. En el ejemplo, la persona que gana 36 mil dólares mensuales ya no podrá deducir los 14 mil dólares, sino solo hasta mil dólares. No importará si tiene gastos por salud, educación y otros valores muy superiores a mil dólares.

El incremento en el impuesto de la renta no se aplicará a todos los contribuyentes, solo a aquellos que ganen más de 2.600 dólares. El 3,5% de la población, según el gobierno. 

Esta parte de la ley ha sido muy criticada por el impacto que tendría en la clase media que serían “las personas que ganamos desde 2 mil dólares en adelante”, dijo Carlos de la Torre, exministro de Finanzas, en una entrevista con GK. Sin embargo, esa afirmación es incorrecta: según el Banco Mundial, la clase media está conformada por quienes ganan entre 13 y 10 dólares al día: entre 390 y 2.100 dólares al mes. Quienes pagarán más impuesto a la renta no entran en esa categoría.  

Aunque el incremento del impuesto a la renta afectará solo a una parte de la población, los expertos coinciden en que por su importancia este es uno de los puntos que debió modificarse en los debates de la Asamblea Nacional. 

Ana Patricia Muñoz dice que si el valor de gastos personales se reducía en vez de eliminarse por completo, “eso hubiera permitido una mejor aceptación” de la ley. Sin embargo, como la ley entró en vigencia tal como la envió el gobierno, no se incluyó ninguna de las propuestas que habrían modificado esa parte de la propuesta. 

§

Además del incremento en el valor de los impuestos y contribuciones, otro de los reclamos es que el dinero recaudado con incrementos tributarios, muchas veces no llega a cumplir sus objetivos

“Nos han sacado impuestos por todo: terremoto en Manabí, tributos; baja en el petróleo, tributos”, dice el doctor Iván Vega. “Ese dinero que hemos pagado se ha ido a todo, menos al desarrollo del país”, afirma Vega. José Luis Iturralde coincide con esa preocupación. “Cuando fue el terremoto se pidieron cosas iguales y ese dinero se fue al basurero”, dice Iturralde. Los dos hacen referencia a los casos de corrupción que han marcado al país en los últimos años. 

El dinero de las contribuciones especiales se pagará a principios de 2022. Sin embargo la recaudación y el impacto del impuesto a la renta para quienes lo tienen que pagar y para el país se verá recién en 2023

El Código Tributario dice que los cambios a los impuestos que se pagan cada año se aplicarán “desde el primer año calendario”. La abogada Yael Fierro dice que ese era el motivo del apuro del presidente Lasso de que la reforma pase antes de que se termine 2021. Si no lo lograba, cualquier cambio se habría aplicado desde 2024.  

No todos los cambios se verán a largo plazo. Algunos comenzaron a aplicarse dos días después de que la ley entró en vigencia porque el Código Tributario dice que los cambios a impuestos que no son anuales se aplican desde el primer día del mes siguiente. 

Por eso, desde el 1 de diciembre, insumos sanitarios como toallas higiénicas, tampones, copas menstruales y pañales desechables ya no pagan IVA. Tampoco lo hacen las mascarillas, el alcohol desinfectante ni el gel antibacterial. Esas fueron solo algunas de las modificaciones que hizo la ley. 

§

La ley tributaria fue el primero de los tres proyectos que el presidente Lasso planea enviar a la Asamblea. Los siguientes serán una reforma laboral y otra para generar inversiones que todavía no han sido enviadas a la Asamblea. 

Sin embargo, la confusa tormenta política que acompañó la aprobación de la reforma tributaria por el ministerio de la ley —algo similar a lo que pasó con la proforma presupuestaria días después— fue un indicador del complicado escenario que le espera a los próximos proyectos del gobierno en la Asamblea.

Ana Patricia Muñoz dice que lo tributario era la parte “más sencilla para llegar a acuerdos”, e incluso ahí no se los logró. “Por eso hay muy poca luz verde para que este año entre en vigencia una reforma laboral como lo tenía planeado el gobierno”, dice Muñoz. Con la Asamblea saliendo a vacancia legislativa el 16 de diciembre, esa será una tarea para el próximo año.

Los cambios laborales y para las inversiones no son los únicos necesarios. Muñoz dice que también faltan medidas para asegurar que no habrá evasión de impuestos y que el dinero recaudado será usado para obras que beneficien al país. “Todavía queda esa duda, ¿va a ser otra forma de ilusión o realmente va a tener un impacto?”, dice Muñoz. El gobierno todavía no ha anunciado cómo controlará que se paguen los nuevos impuestos ni la forma en la que garantizará la transparencia de la ejecución de ese dinero. 

El doctor Iván Vega dice que seguirá con las conversaciones con su abogado y su contador porque todavía no tiene claro cómo será su futuro tributario. Dice que lo más probable es que tendrá que endeudarse con un banco para poder costear la contribución y más adelante también cumplir con los intereses de esa institución financiera. Por eso, dice, para él es de suma importancia que vea ese dinero reflejado en obras y que ayude al país a recuperarse de la crisis económica. 

Susana Roa Chejín
(Ecuador, 1997) Periodista lojana y jefa de la redacción de GK. Cubre economía, sexualidad y derechos. Le interesan los temas de empleo, educación financiera y salud sexual y reproductiva.