Los exteriores de la embajada de México en Quito, capital de Ecuador, estuvieron custodiados por policías, expectantes, desde el 17 diciembre de 2023. Ese día ingresó Jorge Glas, ex vicepresidente del país, a esa casa al norte de Quito, en las avenidas 6 de Diciembre y Naciones Unidas, cerca de un centro comercial y del estadio Olímpico Atahualpa. Glas pidió asilo político y dijo que se refugió ahí por “temor por su seguridad y libertad personal”.

➜ Otros Contenidos
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK

Más de tres meses después, Glas fue detenido por policías, cuyo número en las afueras de la Embajada había aumentado desde el viernes 5 de abril de 2024, luego de que México anunciara que otorgaba a Glas el asilo político que pidió tiempo atrás. 

Esta respuesta del gobierno mexicano habría encendido las alarmas en las autoridades ecuatorianas ante una potencial fuga de Jorge Glas. El ex vicepresidente tiene orden de prisión preventiva en el caso Reconstrucción de Manabí desde el 5 de enero de 2024, pero no pudo ser detenido porque cuando se la dictaron ya estaba en la Embajada mexicana. 

La noche del viernes 5 de abril, policías ecuatorianos ingresaron a la embajada, sin permiso del jefe de la misión —yéndose en contra de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, y detuvieron al ex vicepresidente de Rafael Correa y Lenín Moreno.

Glas fue trasladado al Centro de Rehabilitación Social de Varones No. 2 de Guayaquil, más conocido como La Roca. La orden de detención vino directamente del presidente ecuatoriano Daniel Noboa, según confirmó la canciller de Ecuador, Gabriela Sommerfeld.

Desde el sábado 6 de abril, decenas de países y organizaciones internacionales hicieron público su rechazo a la acción ecuatoriana.

Entre abril hubo reuniones en la Organización de Estados Americanos (OEA)  —la primera el martes 9 de abril,  a pedido de Ecuador y otra el miércoles 10 de abril, bajo pedido de Colombia y Bolivia— en las que se trató la violación de la Convención de Viena. 

El 11 de abril, México presentó una demanda en La Haya contando los hechos y asegurando que lo ocurrido el 5 de abril fue parte de una serie de actos de intimidación y hostigamiento desde que Jorge Glas estaba resguardado en la Embajada. El 23 de mayo, la Corte Internacional de Justicia rechazó las medidas cautelares solicitadas por México. 

El tribunal determinó que no existe un riesgo real e inminente de daño irreparable a los derechos de México. La resolución fue unánime y reconoció que las medidas tomadas por Ecuador hasta ahora son suficientes para garantizar la inviolabilidad de la Embajada. Ecuador ofreció a la Corte garantías, por escrito, sobre la protección de las instalaciones y de los archivos que permanecen en la Embajada. Al final, la Corte instó la importancia de respetar la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Tras la resolución de la Corte, la Cancillería de Ecuador dijo que la decisión de la CIJ confirma el carácter innecesario de la solicitud presentada por México. 

Aún queda pendiente que la Corte confirme las fechas para la audiencia de la demanda presentada por Ecuador en la que acusó a México de irrespetar las leyes y reglamentos del Ecuador, como Estado receptor.

La reacción de México

La primera reacción a la detención de Glas dentro de la embajada vino de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. AMLO, como popularmente se lo conoce, ordenó que se suspendieran las relaciones diplomáticas con Ecuador.

En el comunicado oficial de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, publicado la madrugada del 6 de abril, el país define como “brutal” la incursión policial en la embajada. La canciller mexicana Alicia Bárcena Ibarra anunció que “el personal diplomático de México en Ecuador abandonará ese país de inmediato”.

Dentro del mismo documento, México condenó lo que, aseguró, fueron “actos de violencia ejercidos contra el jefe de Cancillería de la misión, Roberto Canseco Martínez”. También consideró como arbitraria la detención de Jorge Glas “quien se encontraba en la embajada y en trámite de asilo político por la persecución que vive”. El ex vicepresidente, condenado a prisión por dos casos de corrupción —Sobornos y caso Singue—, sostiene que es un perseguido político, narrativa que ha sido adoptada por el gobierno de AMLO. 

La mañana del domingo 7 de abril de 2024, la canciller mexicana anunció que los 18 funcionarios diplomáticos habían salido de Ecuador y agradeció a representantes de Alemania, Panamá, Cuba y Honduras, quienes acompañaron a la delegación en su camino al aeropuerto Mariscal Sucre.

“Nuestro personal diplomático deja todo en Ecuador y regresa a casa con la frente y el nombre de México en alto tras asalto a nuestra Embajada. Gracias amigos y aliados por su solidaridad”, publicó Bárcena en su cuenta en X.

Pasado el mediodía del domingo 7 de abril de 2024 y ya en territorio mexicano, miembros de la delegación en Ecuador dieron una rueda de prensa. En ella intervinieron, además de Bárcena, la embajadora Raquel Serur —declarada persona non grata por el gobierno de Daniel Noboa el jueves 4 de abril de 2024—, y el jefe de la cancillería en Ecuador, Roberto Canseco, quien fue el diplomático que estuvo la noche del ingreso a la embajada.

Alicia Bárcena declaró que se sentían “francamente ultrajados”. Continuó diciendo que ni “el dictador Pinochet se atrevió nunca a violar la Embajada de México. El ingreso fue con una gran violencia, sin autorización, con una agresión física, incluso, a nuestro jefe de cancillería, Roberto Canseco, que todavía tiene un tema en el cuello (…) Condenamos enérgicamente esta irrupción de personal de seguridad a nuestra embajada”​​.

Cuando tuvo la palabra, la embajadora Raquel Serur —viuda del filósofo y ensayista ecuatoriano Bolívar Echeverría—, aseguró que el pueblo ecuatoriano es noble y que muchos ecuatorianos aman a México y asumen su cultura como propia. 

“Yo pienso que el presidente Noboa se equivocó al tomar una decisión que no solo rompe con todo lo establecido por las convenciones internacionales, sino que implica el desconocimiento de la realidad de su pueblo. El atropello cometido a nuestra embajada es de tal magnitud, que el gobierno de Ecuador todavía no puede dimensionar lo que le hizo a su pueblo, que no merece el gobierno que tiene”, dijo, enfática, Serur.

Bárcena también dijo que el lunes 8 de abril irían a la Corte Internacional de Justicia —en La Haya— donde presentarán el caso y que continuarán acudiendo a varios países y foros para conseguir una condena de toda la comunidad internacional ante este hecho. Además, aseguró que siguen considerando a Jorge Glas como un asilado político y que la decisión se sostiene porque “tuvimos noticias de que el Tribunal Federal de Brasil había eximido a Jorge Glas de las acusaciones de Odebrecht. Así que esa acusación no estaba vigente”.

La canciller mexicana no hizo referencia a los casos por los que Glas ha sido juzgado en Ecuador, como el caso Singue, caso Sobornos y caso Reconstrucción de Manabí, por el que la Fiscalía General del Estado había pedido prisión preventiva para Jorge Glas el 5 de enero de 2024, ya cuando se encontraba en la embajada de México.

El 8 de abril de 2024, durante la habitual conferencia de prensa de los lunes, AMLO y la canciller hablaron del tema. 

Dijeron que siempre mantuvieron diálogos con las autoridades ecuatorianas y aseguraron que si “Ecuador tenía una interpretación diferente sobre la Convención de Viena, debió recurrir a procedimientos pacíficos”, como lo explicó Bárcena. También anunció que México solicitará el respaldo de los 33 países que forman parte de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y que enviará una carta al secretario general de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, para denunciar lo sucedido. 

Glas se suma a la lista de otros ex funcionarios públicos, afines al correísmo, que pidieron asilo político en México en los últimos años: Gabriela Rivadeneira, Soledad Buendía, Carlos Viteri Gualinga, Viviana Bonilla, Ricardo Patiño, Walter Solís y Edwin Jarrín.

Los países y organizaciones que han rechazado la acción de Ecuador

La reacción ha sido unánime tanto en América como en Europa. No hay país que no haya manifestado su rechazo a lo actuado por el gobierno de Ecuador. Esto, sin importar su tendencia política.

Desde España, el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, aseguró que “la entrada policial por la fuerza en la embajada de México en Quito es un hecho muy grave”. Por su parte, Peter Stano, portavoz de Exteriores de la Comisión Europea, publicó un comunicado en el que aseguró que condenan “la violación de la sede de la Embajada de México en Quito e insiste en la importancia del respeto de la Convención de Viena de 1961. La protección de la integridad de las misiones diplomáticas es fundamental para [el] orden internacional”.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Matthew Miller, publicó un post en su cuenta de X. “Estados Unidos condena cualquier violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y toma muy en serio la obligación de los países anfitriones según el derecho internacional de respetar la inviolabilidad de las misiones diplomáticas”, dice la publicación.

A través de su portavoz, Stéphane Dujarric, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, aseguró estar alarmado por el ingreso de las fuerzas policiales de Ecuador a la embajada de México en Quito. “El secretario general subraya que las violaciones al principio de la inviolabilidad de los recintos diplomáticos ponen en peligro la continuación de las relaciones internacionales”, dijo Dujarric a una agencia de noticias.

Por medio de un comunicado de la Oficina de Asuntos Exteriores, Commonwealth y Desarrollo, Reino Unido criticó la acción ecuatoriana: “Todos los gobiernos deben respetar la inviolabilidad de las misiones diplomáticas, tal y como establece la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961. La seguridad de los locales diplomáticos y de su personal es un principio fundamental que rige las relaciones diplomáticas”.  

La Secretaría General de la Organización de Estados Americanos, encabezada por el secretario Luis Almagro, también se manifestó en contra de los sucedido. “...la Secretaría General rechaza cualquier acción violatoria o que ponga en riesgo la inviolabilidad de los locales de las misiones diplomáticas y reitera la obligación que tienen todos los Estados de no invocar normas de derecho interno para justificar el incumplimiento de sus obligaciones internacionales. En este contexto, manifiesta solidaridad a quienes fueron víctimas de las acciones improcedentes que afectaron a la Embajada de México en Ecuador”.

Mandatarios de América Latina condenaron lo sucedido en sus cuentas de X. Luis Arce, presidente de Boliviapaís que llamó a consultas a su embajador en Ecuador ante este hecho— escribió que “condena enérgicamente la irrupción de la policía ecuatoriana en la Embajada de los Estados Unidos Mexicanos en la República del #Ecuador, hecho que no tiene precedentes en la historia del derecho internacional”.

La presidenta de Honduras, Xiomara Castro de Zelaya, se manifestó de una forma parecida. “El asalto a la Embajada de México por parte del Gobierno de Ecuador, con el objetivo de secuestrar al ex vicepresidente J. Glass, constituye un acto intolerable para la comunidad internacional, dado que ignora el histórico y fundamental derecho al asilo”.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, definió al hecho como una barbarie y escribió que “el gobierno de derecha pro yankee de Ecuador violó brutalmente el Derecho Internacional, asaltando la Embajada de México en Ecuador y secuestrando a un asilado político, así reconocido por el gobierno mexicano”. 

Los mandatarios de Chile, Gabriel Boric, y de Colombia, Gustavo Petro, también se manifestaron en sus cuentas de X. Boric escribió que toda la solidaridad de Chile estaba “con México ante la inaceptable violación de su soberanía mediante la irrupción de la policía ecuatoriana en la embajada de México en Quito”. Petro, por su lado, publicó que “Colombia promoverá acción para que la CIDH expida medidas cautelares en favor de Jorge Glas al que se le violó de manera bárbara su derecho al asilo”.

A través de un comunicado de prensa, la Cancillería de Argentina hizo público su rechazo a lo sucedido de esta manera: “la República Argentina se une a los países de la región en la condena a lo sucedido anoche en la Embajada de México en Ecuador y llama a la plena observancia de las disposiciones de aquel instrumento internacional así como de las obligaciones que surgen de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”.

Otros países que expresaron su malestar ante los hechos, condenándolos a través de un comunicado de sus respectivas cancillerías o voceros fueron Uruguay, Costa Rica, Cuba, Guatemala, Paraguay, Chile, Panamá, Perú y Brasil.

Las justificaciones desde Ecuador

La tarde del lunes 8 de abril de 2024, el presidente Daniel Noboa hizo pública una carta con las razones para la intervención policial en la embajada de México. Entre otras cosas, dice que tomó decisiones para “proteger la seguridad nacional, el Estado de Derecho y la dignidad de un pueblo que rechaza cualquier tipo de impunidad a criminales, delincuentes, corruptos o narcoterroristas”.

Noboa, además, escribió que la decisión de México —de otorgar asilo diplomático a Jorge Glas— viola “el Artículo III del Acuerdo de Caracas, el Artículo I de la Convención de Montevideo y Artículo 41 de la Convención de Viena”. Noboa también aseguró que se corría el riesgo de que Glas se fugue.

Los acuerdos a los que Noboa hace referencia dicen lo siguiente:

  • El artículo III de la Convención sobre el asilo diplomático —discutido y firmado en la Décima Conferencia Interamericana realizada en Caracas, Venezuela, el 28 de marzo de 1954— dice que: “por delitos comunes, o estén condenadas por tales delitos y por dichos tribunales, sin haber cumplido las penas respectivas, ni a los desertores de fuerzas de tierra, mar y aire, salvo que los hechos que motivan la solicitud de asilo, cualquiera que sea el caso, revistan claramente carácter político”. Sin embargo, varias críticas hacia la decisión de Noboa provienen de expertos que aseguran que el artículo IV deja en claro que decidir sobre el asilo es potestad del país asilante; en este caso, México.
  • El artículo I de la Convención Sobre Asilo Político de Montevideo dice: “No es lícito a los Estados dar asilo en Legaciones, naves de guerra, campamentos o aeronaves militares, a los inculpados de delitos comunes, que estuvieren procesados en forma o que hubieren sido condenados por Tribunales ordinarios, así como tampoco a los desertores de tierra y mar”.
  • El artículo 41 de la Convención de Viena dice: “Sin perjuicio de sus privilegios e inmunidades, todas las personas que gocen de esos privilegios e inmunidades deberán respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor”.

En su carta, el presidente Noboa no hace referencia a las críticas recibidas a nivel internacional.

Desde el sábado 6 de abril hasta la mañana del 8 de abril, fueron Gabriela Sommerfeld, canciller del país, y Roberto Izurieta, secretario de Comunicación, quienes aparecieron en rueda de prensa y ante medios de comunicación dando la cara sobre lo sucedido. Ambos con un discurso similar al expuesto por Noboa en su carta.

La situación también tuvo repercusiones a la interna de Ecuador. Desde las filas del correísmo, para empezar.

A través de una rueda de prensa, el sábado 6 de abril de 2024, Luisa González, ex candidata presidencial y actual cabeza de Revolución Ciudadana —el partido de Rafael Correa— criticó la acción del gobierno de Noboa. “Lo que hemos vivido el día de ayer no tiene nombre por el conflicto en el que están introduciendo al pueblo ecuatoriano”, aseguró la política.

De entrada, la bancada de la Revolución Ciudadana en la Asamblea Nacional pasará a ser oposición al gobierno de Noboa y además anunciaron el inicio de procesos de fiscalización y juicios políticos a la canciller Sommerfeld, a la ministra de Gobierno, Mónica Palencia y de Defensa, Giancarlo Loffredo. 

Los pedidos de juicios a Sommerfeld y Palencia fueron ingresados la noche del domingo 7 de abril.

El Partido Social Cristiano (PSC) también publicó un comunicado en el que critica tanto lo actuado por México como por Ecuador. Al final, el texto firmado por Alfredo Serrano, presidente del PSC, dice: “En síntesis, Jorge Glas ya está en manos de la justicia ecuatoriana. Ahora corresponde a los Gobiernos de Ecuador y México, por el bien de los ciudadanos de ambos países, solucionar a la brevedad posible esta situación”.

El inicio de la crisis entre ambos países

Todo empezó el 17 de diciembre de 2023, cuando Jorge Glas se refugió en la embajada de México y solicitó asilo político. Glas había recobrado su libertad en noviembre de 2022, luego de que el juez Emerson Curipallo, de la Unidad Penal de Santo Domingo de los Tsáchilas, entregó una medida cautelar al ex vicepresidente. 

El juez Curipallo está actualmente detenido como parte de la investigación del caso Metástasis, que investiga a varias personas por presunta delincuencia organizada.

La situación de Glas se complicó el 5 de enero de 2024, cuando un juez ordenó prisión preventiva en su contra por el caso Reconstrucción de Manabí. Por este pedido, el 1 de marzo de 2024, a través de un comunicado de Cancillería, el gobierno de Ecuador pidió permiso a México para ingresar a la embajada y detener a Glas. Esto fue rechazado por las autoridades mexicanas.

Esto se complicó aún más luego de que el 3 de abril, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijera que Fernando Villavicencio fue asesinado en un supuesto arreglo que perjudicó al correísmo en las elecciones presidenciales de 2023 que ganó Daniel Noboa. Esto significó que al día siguiente, 4 de abril, el gobierno de Ecuador declarara a Raquel Serur, embajadora de México en Ecuador, como persona non grata. Esto le daba 72 horas para salir del país.

El 5 de abril de 2024, en un comunicado en el que rechazaban la declaratoria de persona non grata a Raquel Serur, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México anunciaba que le habían otorgado el asilo diplomático a Jorge Glas. En el mismo escrito, México aseguraba que iba a notificar formalmente a Ecuador y empezaría a tramitar el salvoconducto para que Glas pueda ir al aeropuerto y viajar a México. 

Una vez hecho público el comunicado, la Cancillería ecuatoriana le negó el salvoconducto a Jorge Glas. “No es lícito conceder asilo a personas condenadas o procesadas por delitos comunes y por tribunales ordinarios competentes”, fue la respuesta de Ecuador.

En horas de la noche del 5 de abril de 2024,  y ante la posibilidad de que Glas escape, Daniel Noboa dio la orden de ingreso a la embajada de México para detenerlo.

El video de la incursión a la embajada

El martes 9 de abril de 2024, en una de sus intervenciones televisadas, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, hizo públicas imágenes tomadas de las cámaras de seguridad de la embajada en Quito. En ellas se puede ver lo que sucedió durante la incursión de los agentes policiales ecuatorianos.

Lo que se ve contradice la justificación de las autoridades ecuatorianas que dijeron que recibieron información de que Glas estaba intentando salir esa misma noche. 

En las imágenes se ve una de las salas del interior de la embajada y se puede observar cómo un agente apunta y empuja a Roberto Canseco, jefe de la misión mexicana, quien está cerca del ingreso a la biblioteca del recinto. Los empujones siguen y cuando los policías llegan desde otra parte de la embajada, con Jorge Glas, cargado de pies y de manos por cuatro agentes, Canseco intenta detenerlos, pero es lanzado al piso.

Ya afuera de la embajada, se lo ve a Canseco en el piso, gritando: “Soy un funcionario diplomático”, así como “esto es un atropello a la norma. No puede ser”.

La resolución de la OEA

La Comisión Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el miércoles 10 de abril de 2024 una resolución en la que condenó la “intrusión” en la embajada de México en Quito y los “actos de violencia” contra personal diplomático mexicano. 29 de los 31 países representados en la comisión votaron a favor de la resolución.

El único voto en contra fue de Ecuador, representado en la sesión por el vicecanciller Alejandro Dávalos. El Salvador se abstuvo, y tanto México y Venezuela —que en 2017 pidió salir del organismo— no estuvieron presentes.

La reunión del miércoles se realizó a pedido de Colombia y Bolivia para analizar la crisis diplomática entre Ecuador y México. 

Mientras se desarrollaba, la delegación colombiana pidió que se muestre el video del ingreso de fuerzas policiales a la Embajada, y otro con las declaraciones de José de la Gasca, embajador de Ecuador en las Naciones Unidas. El 2 de abril de 2024, ante el pleno de ese organismo, el embajador aseguró que el país rechazaba el ataque de la embajada de Irán en Siria, al mismo tiempo que “condena toda violación que se realice contra misiones y representantes diplomáticos y consulares”.

El vicecanciller Dávalos, por su parte, pidió que se proyectara un video con varias declaraciones del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en las que hacía referencia a situaciones y hechos de la política interna de Ecuador. De esta forma, Dávalos quería probar la injerencia en la situación del país por parte de AMLO.

La Comisión Permanente de la OEA resolvió 10 puntos:

  1. Condenar enérgicamente la intrusión en las instalaciones de la Embajada de México en el Ecuador y los actos de violencia ejercidos en contra de la integridad y la dignidad del personal diplomático de la Misión.
  2. Reafirmar la obligación de todos los Estados de velar por el respeto de los privilegios e inmunidades de las misiones diplomáticas y del principio de inviolabilidad, de conformidad con el derecho internacional, como requisito fundamental y crucial para las relaciones pacíficas entre los Estados.
  3. Hacer un llamado a todos los Estados a respetar y hacer efectivas sus obligaciones y responsabilidades en el marco de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y asegurar que la inviolabilidad de las sedes diplomáticas y su personal sea respetada sin excepción.
  4. Reafirmar la obligación que tienen los Estados Parte de la Convención de Asilo Diplomático de 1954 de respetar en su integridad todas sus disposiciones.
  5. Reafirmar que, sin perjuicio de sus privilegios e inmunidades, todas las personas que gocen de esos privilegios e inmunidades deberán respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor; y que también están obligados a no inmiscuirse en los asuntos internos de ese Estado. 
  6. Reafirmar que los locales de la misión diplomática no deben ser utilizados de manera incompatible con las funciones de la misión tal como están enunciadas en el Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, en otras normas del derecho internacional general o en los acuerdos particulares que estén en vigor entre el Estado acreditante y el Estado receptor.
  7. Exhortar al Ecuador y México a que, de acuerdo con el derecho internacional, inicien un diálogo y tomen acciones inmediatas para resolver este grave asunto de manera constructiva.
  8. Poner a disposición de los Gobiernos del Ecuador y México los buenos oficios de la Organización de los Estados Americanos para facilitar todo esfuerzo que pueda ser útil. 
  9. Instruir al Secretario General de la Organización de los Estados Americanos que transmita esta resolución al Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas.
  10. Seguir ocupándose de este asunto y considerar otras acciones que puedan ser necesarias.

El día anterior, martes 9 de abril se realizó otra sesión en la OEA, esta vez pedida por Ecuador, para explicar sus razones para la incursión. El resto de países presentes, una vez escuchada la posición ecuatoriana, criticaron la acción de ingreso a la embajada, asegurando que rompía la inviolabilidad de las sedes diplomáticas, según la Convención de Viena. La misma tónica se mantuvo al día siguiente.

Las denuncias de México y Ecuador ante la Corte Internacional de Justicia

El jueves 11 de abril de 2024, México presentó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, una demanda en contra de Ecuador por la “inviolabilidad de una misión diplomática”, haciendo referencia al incidente del 5 de abril.

En la demanda, México asegura que “alrededor de 15 agentes de operaciones especiales” ecuatorianos ingresaron a la embajada de México en Quito “sin autorización”.

México también asegura que el jefe de la misión, Roberto Canseco, fue agredido y que Ecuador violó los derechos mexicanos, según el derecho internacional. Por esta razón, pide que se suspenda a Ecuador como miembro de la Organización de Naciones Unidas. 

También pide algunas medidas provisionales, como que Ecuador “se abstenga de realizar cualquier acto o conducta que pueda agravar o ampliar” el actual problema entre ambos países. La Corte Internacional de Justicia fijó la audiencia para el martes 30 de abril y el miércoles 1 de mayo de 2024.

Sin embargo, el lunes 29 de abril de 2024, un día antes del inicio de la audiencia, Ecuador presentó una demanda contra México también ante la CIJ. En ella dice que las autoridades ecuatorianas consideran que el gobierno de AMLO sí interfirió en asuntos internos del país al darle asilo diplomático a Jorge Glas.

De acuerdo al documento, Ecuador considera que México “ha incumplido sus obligaciones de respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor, no interferir en los asuntos internos del Estado receptor y no utilizar los locales de la misión de manera incompatible con las funciones de la misión diplomática”. 

Dice también que México ha “violado los principios de igualdad soberana, integridad territorial y no intervención en los asuntos internos de otros Estados conforme a la Carta de las Naciones Unidas, la Carta de la Organización de los Estados Americanos y el derecho internacional consuetudinario”.

Ecuador quiere, además, que la Corte Internacional de Justicia defina si Andrés Manuel López Obrador violentó el principio de “no intervención en los asuntos internos de otro país” por sus declaraciones del 3 de abril, cuando dijo que Fernando Villavicencio fue asesinado para perjudicar al correísmo en las elecciones presidenciales de 2023, en las que ganó Daniel Noboa.

Gk Logo 2021 150x150
GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR