El Partido Social Cristiano (PSC) apareció en 1951 con una ideología de centro-derecha. Fue fundado por  Camilo Ponce Enríquez y Sixto Durán Ballén. En su página de Twitter se autodefine como de tendencia conservadora, que se inspira en la doctrina social de la Iglesia. Apenas dos de sus figuras han logrado llegar a la Presidencia de la República. El primero fue Camilo Ponce en 1956; el segundo, León Febres Cordero en 1984.

En septiembre de 1976, murió Camilo Ponce, lo que llevó al Movimiento Social Cristiano —como se conocía al PSC en ese entonces— a una crisis que puso en riesgo su existencia. Pero para 1978 se reinscribió en el Tribunal Supremo Electoral —hoy Consejo Nacional Electoral— como Partido Social Cristiano. León Febres Cordero se afilió ese año al partido. En una entrevista, Febres Cordero contó que él es liberal y que cuando había querido ser candidato a la Asamblea por ese partido, le habían ofrecido “el segundo puesto en Galápagos”, dijo. Allí contó también que para afiliarse al PSC había pedido que se cambien ciertos preceptos del ideario del partido, el documento que guiaba su ideología y principios políticos.  “Vinieron a verme los dirigentes del consejo de esa época”, dijo en la misma entrevista, “y condicioné mi afiliación, le dije si cambiamos el Ideario del Partido, y lo modernizamos y así se hizo”, contó.

De la mano del PSC, Febres Cordero se convertiría ese año en diputado, hasta 1983, cuando se lanzó a la Presidencia de la República. Ganó las elecciones en segunda vuelta, en la que enfrentó a Rodrigo Borja, de la Izquierda Democrática. 

Desde entonces se consolidó, a lo largo de su vida, como una de las figuras más emblemáticas y poderosas del PSC. La marca de su gobierno —en el que hubo serias violaciones a los derechos humanos documentadas por la Comisión de la Verdad, un evidente discurso autoritario e irrespeto a la separación de funciones —al inicio de su mandato militatizó el Palacio de Justicia— se convirtió en un fantasma del PSC. 

Hasta su muerte, en 2008, Febres Cordero siguió liderando el partido y ocupando cargos públicos: fue dos veces alcalde entre 1996 y 2000. En 2002 fue electo como congresista y en 2006, nuevamente ganó una curul. Renunció, sin embargo, poco antes de posesionarse porque su salud estaba ya deteriorada.

Noticias Más Recientes

Sin embargo, en 2006, tras la derrota de Cynthia Viteri, postulada por el PSC como candidata presidencial en las elecciones de ese año, el PSC vivió una fuerte crisis interna. Viteri quedó en la mitad de los dos líderes del partido: León Febres Cordero y Jaime Nebot. Este último, se había convertido en una de las figuras más representativas del partido desde finales de los años noventa. Había sido electo Alcalde de Guayaquil en 2000 y luego en 2004, nuevamente. Por eso la pérdida de Viteri, en 2006, significó un golpe pues además alcanzó la menor votación del partido desde 1979. En 2007, Viteri anunció su desafiliación del PSC, tras quince años de militancia. 

Los roces terminaron en una fragmentación del partido. Jaime Nebot, junto a otros líderes se distanciaron —Nebot no se desafilió—  crearon una nueva organización: Madera de Guerrero, a la que se unieron varios exmilitantes del PSC. Esta fue posteriormente inscrita ante el CNE  y en 2009, Nebot, ya distanciado del PSC, lanzó nuevamente su candidatura a la Alcaldía de Guayaquil, esa vez respaldado por MDG. Volvió a ganar y MDG no se disolvió, al contrario, respaldó candidaturas a la Asamblea Nacional de Cynthia Viteri, entre otras figuras fueron candidatas a la Asamblea Nacional respaldadas por MDG. Ya en la Asamblea, consolidaron una alianza PSC-MDG. 

Tras la muerte de Febres Cordero, los quiebres internos se acentuaron y aunque Nebot se mantenía cercano a una parte de la dirigencia, Viteri se mantuvo alejada. Luis Fernando Torres, dirigente socialcristiano en Tungurahua dijo en 2009 que había “regionalismo en los dirigentes de la Costa” después de que no tuviera el apoyo para presentarse como candidato del PSC en las presidenciales de ese año. Alfonso Harb, otro de los dirigentes del partido, desafiliado en 2009, dijo que “la actitud de un grupo de personas del partido de zafarse del PSC, de utilizar el poco activo  político como su número para luego dejarlo botado y darle una puñalada por la espalda”.

En las elecciones presidenciales de 2013, el PSC no presentó candidatos pero sí, junto a Madera de Guerrero, propuso a Cynthia Viteri para encabezar su lista de asambleístas nacionales. En 2017, la postuló como candidata a la Presidencia de la República junto al empresario quiteño Mauricio Pozo. Perdió la contienda pero dos años después, en 2019, ganó la Alcaldía de Guayaquil.

Después de que Nebot dejará la alcaldía de Guayaquil, se comprometió a tomar una decisión sobre su posible candidatura presidencial. Pero el líder del Partido Socialcristiano anunció la noche del 25 de junio que no sería candidato a Presidente en las elecciones de 2021. Lo hizo en una transmisión en vivo en sus redes. Nebot aseguró que ha resuelto no volver a ser candidato en “ninguna actividad electoral, ni desempeñar cargo público alguno”, pese a que, según él, “es público” que encabeza todas las “encuestas serias”. 

Las últimas elecciones seccionales de marzo de 2019 el Partido Social Cristiano quiso posicionar la idea de que era el gran triunfador.  Henry Cucalón —asambleísta por el PSC— dijo, en una entrevista, que “en estas elecciones seccionales, es la primera fuerza política, la 6 y aliados”. Ganaron ocho prefecturas y cincuenta alcaldías en todas las regiones del Ecuador.

En las elecciones generales de febrero de 2021, el PSC decidió no inscribir la precandidatura de la asambleísta Cristina Reyes y Diego Salgado y apoyar la candidatura de CREO con el banquero Guillermo Lasso y el médico neurocirujano Alfredo Borrero. La alianza consistió en presentar un solo candidato presidencial —Lasso— pero cada organización presentó sus candidatos a la Asamblea Nacional. 

Lasso ganó pero CREO apenas logró 12 curules —10 menos que en las elecciones de 2017— y el PSC ganó 19. Sin embargo, la alianza que podría haberse extendido al período legislativo por la cercanía ideológica entre ambas organizaciones, se quebró diez días antes de la posesión de Guillermo Lasso, la jornada en que debían elegirse nuevas autoridades legislativas. 

PUBLICIDAD

El 14 de mayo de 2021, mientras la Asamblea Nacional se alistaba para elegir a las autoridades del nuevo período, el PSC confirmó que la alianza que tenían con CREO se rompió. La ruptura del acuerdo legislativo se hizo pública poco después de que los asambleístas de CREO se abstuvieran de apoyar la moción que proponía a Henry Kronfle, asambleísta del PSC, para presidente del Legislativo.  

El PSC dijo en su comunicado que el presidente electo Guillermo Lasso y CREO, el partido con el que ganó las elecciones, seleccionaron a Kronfle como candidato a presidente del Legislativo. En su cuenta de Twitter, el PSC incluyó una fotografía y una transcripción del correo electrónico enviado por César Monge, quien en ese entonces era presidente nacional de CREO, a Lula Alarcón, coordinadora del bloque del PSC. En el mensaje, Monge dice que pone a consideración “nuestra preferencia y decisión” para que Henry Kronfle sea el candidato a la presidencia de la Asamblea. 

En el comunicado del Partido Social Cristiano dice que la alianza también incluía a la coalición Unión por la Esperanza (UNES) y a asambleístas independientes. Pero en el correo enviado por César Monge no se menciona a UNES ni a los independientes. Sin embargo, el comunicado del PSC dice que Guillermo Lasso ha dicho públicamente que en “el Ecuador del encuentro no pueden quedar fuera el 47,5% de los ecuatorianos”.

En una entrevista posterior en el portal La Posta, el líder del PSC, quien fue alcalde de Guayaquil por 16 años, Jaime Nebot, contó que: “El viernes 14, día de la elección, (Guillermo Lasso) me llama a las 07:43. Le devuelvo la llamada cinco minutos después. Aparece cerca de las 10 de la mañana y me dice: ‘Jaime tengo problemas graves con el bloque, con la prensa. Lo de Henry yo lo cumplo; el resto yo no lo puedo cumplir’. Yo llamo y les digo a los demás: ‘Señores, esto es lo que pasa’. Me pregunta el señor Pabel Muñoz: ‘¿Y usted qué va a hacer?’. Cumplir con mi palabra como siempre, vamos a perder la segunda vicepresidencia pero yo voy a votar, mi gente va a votar. Eso es de caballeros, así se da la palabra”. 

Finalmente, hubo los votos de UNES y del PSC a los nombres que habían acordado —entre ellos, Henry Kronfle— pero faltaron los votos de CREO, y Kronfle no pudo ser elegido.

El expresidente Rafael Correa también habló con periodistas después de la ruptura del acuerdo y dijo que uno de sus pedidos había sido la creación de una comisión de la verdad para analizar los casos judiciales en contra de altos funcionarios de su régimen

Para las elecciones seccionales de 2023, el PSC participa con candidaturas en varias provincias —en Quito y Pichincha, sus candidatos son el empresario Patricio Alarcón y el abogado Andrés Castillo, para la Alcaldía y la Prefectura, respectivamente. En Guayaquil y Guayas, son Cynthia Viteri y Susana González.