El tratado de libre comercio con China entraría en vigencia a mediados de 2024. En octubre de 2023, la Corte Constitucional verificó que el tratado de libre comercio (TLC) con China cumple con lo establecido en la Constitución ecuatoriana. En ese dictamen ordenó que el tratado sea enviado a la Asamblea Nacional para su ratificación. La tarde del 7 de febrero de 2024, el Legislativo aprobó el documento. 

El 15 de febrero de 2024, el presidente Daniel Noboa emitió un decreto en el que se ratifica en el contenido del TLC. Con eso se terminan los procesos internos de revisión del acuerdo y se deberá notificar oficialmente al gobierno Chino, con lo que se espera que el TLC entre en vigencia hasta junio de 2024.

➜ Otros Contenidos sobre economía
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK

A principios de 2023, el gobierno del entonces presidente Guillermo Lasso anunció que concluyó las negociaciones para el tratado de libre comercio (TLC) con China y el 10 de mayo de 2023 se firmó el documento oficial. Según el Ministerio de Producción de ese momento, este tratado con China permitirá acceso preferencial al 99,6% de las exportaciones actuales de Ecuador a China, para que entren al país asiático con 0% de aranceles. 

El tratado de libre comercio con China era una de las prioridades del gobierno de Guillermo Lasso. Las negociaciones comenzaron en febrero de 2022 después del viaje de una delegación ecuatoriana a China para discutir la renegociación de la deuda con el país asiático y el TLC, entre otros temas. 

La mañana del 3 de enero de 2023, el entonces presidente Guillermo Lasso anunció en su cuenta de Twitter que las negociaciones para el TLC con el país asíatico habían “concluido exitosamente”. 

Diez meses y 4 rondas de negociación y reuniones técnicas después, el gobierno dijo que cerraron exitosamente el proceso de negociación a nivel técnico. La firma del documento se hizo en mayo de 2023, después de que el tratado pasó por revisiones legales y traducciones. 

La Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional dice que los tratados internacionales deben ser “puestos en conocimiento” de la Corte Constitucional. El tribunal más alto del país hará un control constitucional y tendrá 8 días desde que lo recibe para resolver si el tratado requiere o no aprobación de la Asamblea Nacional.  

El 12 de octubre de 2023, la Corte Constitucional emitió un dictamen en el que declara la constitucionalidad del TLC entre Ecuador y China. Así, el tribunal verificó que “para la negociación y suscripción del Tratado se cumplió el procedimiento previsto”. Además, analizó cada capítulo y “verificó su compatibilidad con la Constitución”. 

En esta ocasión, el tribunal decidió que sí era necesaria la aprobación legislativa porque hay puntos que debían ser tratados en una “deliberación democrática” en la Asamblea. 

Por eso, en el dictamen, la Corte Constitucional también dispone que el TLC con China sea enviado a la Asamblea Nacional una vez que el organismo sea instalado. En ese momento no había Asamblea en Ecuador porque fue disuelta en mayo de 2023, cuando se aplicó la muerte cruzada. El Legislativo actual se posesionó el 20 de noviembre de 2023. 

La tarde del 7 de febrero de 2024, con 76 votos a favor, la Asamblea Nacional aprobó el TLC con China. Con eso culmina el proceso establecido en Ecuador para la aprobación de este tipo de acuerdos y, una vez que concluyan las formalidades jurídicas en China, el TLC entre los dos países entrará en vigencia. 

¿Qué involucra el TLC con China?

Las condiciones completas acordadas en las negociaciones no se han hecho públicas, pero según el gobierno ecuatoriano, el TLC se centra en: 

    1. Reducir aranceles que permitan el acceso a mercados.
    2. Mejorar los procedimientos aduaneros y facilitar el comercio, la defensa comercial, y los protocolos para medidas sanitarias y fitosanitarias, que en China son procesos largos y exigentes, especialmente para productos como el camarón. Estos procesos, además de tomar tiempo, son costosos para las empresas exportadoras, lo que reduce sus ingresos finales. 
    3. Reducir los obstáculos técnicos al comercio relacionados a los existentes reglamentos y procesos chinos que incluyen normas de certificación, manejo de residuos, entre otros. 
    4. Cooperar para la inversión, promoción del comercio electrónico, competencia, transparencia, solución de diferencias y cooperación económica. No se ha dado más información al respecto, pero desde febrero de 2022 el gobierno ecuatoriano se ha reunido con empresas chinas para que inviertan en Ecuador. Incluso se aprobó un proyecto para que la farmaceútica china Sinovac construya una planta de fabricación de todo tipo de vacunas en Ecuador, proyecto que se espera se concrete hasta 2032. 

Un comunicado del Ministerio de Producción del 3 de enero de 2023 dice que el acceso preferencial para el 99% de las exportaciones actuales de Ecuador a China beneficiará principalmente a productos agrícolas y agroindustriales como: 

  1. Camarón
  2. Banano
  3. Rosas y flores
  4. Cacao
  5. Café 

Esos son los que más se exportan al país asiático. Pero el Ministerio dice que se espera que también abra las puertas a “productos no tradicionales” como pitahaya, piña, mango, arándanos, quinua, alimentos procesados, frutas frescas y en conserva, entre otros. 

Este acuerdo, mejorará el acceso a las exportaciones ecuatorianas a un mercado de más de 1.400 millones de consumidores, según el comunicado del Ministerio de Producción

China es un importante socio comercial para Ecuador. Actualmente el comercio entre China y Ecuador supera los 10 mil millones de dólares anuales. “La profundización y ampliación del comercio, gracias al acuerdo comercial, traerá múltiples beneficios para ambos países”, dijo el Ministerio de Producción después del anuncio del cierre de las negociaciones. 

Según el gobierno, las negociaciones de este tratado de libre comercio se hicieron “precautelando las sensibilidades en los sectores agrícola e industrial”. Es decir, esperaban no perjudicar a estos sectores con lo acordado en el TLC. Por eso se hicieron exclusiones de ciertos productos de manufactura y se quitaron los aranceles para materias primas, insumos, herramientas, equipos, entre otros. Eso, dice el Ministerio de Producción, “reduce los costos de producción para la industria ecuatoriana y ofrecerá mayor variedad y calidad para los consumidores ecuatorianos.”

Sin embargo, hay críticas en contra de la firma del TLC con China. La noche del 10 de mayo de 2023, cuando se firmó el documento oficial, el colectivo Ecuador Decide Mejor sin TLC proyectó mensajes de rechazo en edificios y un grupo de personas salió a las calles con carteles en contra del acuerdo. Dicen que el TLC “se negoció en secreto, pero ha trascendido que no contempla derechos laborales ni ambientales”. Además, argumentan que “provocará la expansión de los agronegocios y del extractivismo minero y petrolero”. 

Otra de las críticas es que el TLC permitiría que China envíe cenizas, chatarra, vidrio y otros desechos a Ecuador. El inventor Inty Grønnenberg dijo en su cuenta de X (antes Twitter) que “con un Ecuador contaminado, no habrá salud para nadie, peor exportación de productos contaminados. El riesgo es enorme, por eso, el tratado debe renegociarse”. 

Juan José Prado, ministro de Producción del gobierno de Guillermo Lasso, dijo que en Ecuador hay leyes que prohíben la importación de plásticos de un solo uso y que otras normas prohíben la importación de desechos. Por eso, dijo Prado, sólo se podría importar desechos que cumplan con esos requisitos y que puedan ser aprovechadas como materia prima. 

Basura Cero, una coalición de 100 organizaciones que rechazan el TLC con China, dicen que su preocupación es el impacto que tendrían esos desechos en el país y la limitada capacidad que el Estado tiene para inspeccionar la basura que ingrese a Ecuador. 

El analista económico Víctor Hugo Albán le dijo a GK en diciembre de 2022 que los TLC son beneficiosos cuando nos permiten ingresar a nuevos mercados con nuestros productos, especialmente cuando no hay competencia directa entre lo que produce cada país. Por ejemplo, a los países europeos —con los que hay dos TLC vigentes— se exporta banano que no crece en esa región, y se importa maquinaria que no se produce en Ecuador.

En cambio, Albán dice que pueden ser perjudiciales cuando uno de los países no está en condiciones de competir con el producto del otro. Esa es una de las preocupaciones del acuerdo comercial con China.

Albán dice que en Ecuador, se pueden producir 10 mil camisetas al mes y la mano de obra desde enero de 2023 cuesta 450 dólares. Mientras que en China se producen esas mismas 10 mil camisetas en una hora y la mano de obra cuesta 250 dólares. “Nuestro costo de producción es más alto”, dice Albán. 

Por eso, aunque sean de la misma calidad, los productos chinos son más baratos y la gente en Ecuador los va a preferir. En una situación normal, sin acuerdos, en un caso así se pondría aranceles a los productos chinos para no afectar la producción local. Sin embargo, con un TLC esos aranceles no estarían permitidos. “Ahí [un TLC] se vuelve peligroso porque mataría la industria nacional”, dice. Por eso, dice, es importante considerar las condiciones con las que se firman los tratados. 

¿Qué es un TLC?

Un tratado de libre comercio es un pacto entre dos o más países para reducir las barreras para exportaciones e importaciones entre ellos, según Investopedia, una enciclopedia digital sobre términos económicos y de inversión. Bajo una política de libre comercio, los bienes y servicios pueden ser comprados y vendidos a través de las fronteras con aranceles y prohibiciones gubernamentales mínimas o nulos para facilitar su intercambio. Es decir, es una forma para expandir los mercados a los que llegan esos bienes o servicios.  

Cada acuerdo comercial de este tipo tiene sus propias reglas y condiciones. Investopedia dice que los gobiernos con estas políticas no necesariamente van a abandonar todo el control de las importaciones y exportaciones. Simplemente hay más facilidades para los países que estén bajo estos acuerdos. 

Esas condiciones suelen estar especificadas en un documento de acuerdo mutuo entre los dos países. En el caso del acuerdo entre Ecuador y China, el texto final todavía no ha sido firmado.  

Por años, los TLC han sido fuertemente criticados por algunos sectores de la sociedad y grupos políticos. Entre los principales reclamos está la competencia desleal que se puede dar cuando los productos importados resultan más baratos que los de producción local porque en el país que se elaboran la mano de obra es más barata. Los clientes, naturalmente, entre dos productos de la misma calidad, elegirán el más barato.  

Susana Roa 150x150
Susana Roa Chejín
(Ecuador, 1997) Periodista lojana y jefa de la redacción de GK. Cubre economía, sexualidad y derechos. Le interesan los temas de empleo, educación financiera y salud sexual y reproductiva.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR