¿Qué va a pasar con Twitter en las manos de Elon Musk? Ya tenemos una idea.

Apenas 48 horas después de la compra de Twitter, Elon Musk le respondió a Hillary Clinton un tuit en el que la excandidata presidencial de Estados Unidos compartía una nota del medio LA Times. El artículo era sobre la identidad de David DePape, quien el viernes 28 de octubre de 2022 ingresó a la casa de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, y atacó a martillazos a  su esposo Paul, de 82 años.

Clinton quería dejar en claro que algo había que hacer alrededor de la retórica incendiaria y promotora de teorías de la conspiración que estarían detrás del ataque, algo que ella ligó al Partido Republicano. Y bueno, por ejemplo, DePape es un fanático antivacunas que continúa defendiendo que Donald Trump ganó las elecciones de 2020. 

¿Qué le respondió Musk a Clinton? “Hay una pequeña posibilidad de que hubiera más de lo que parece”, escribió y anexó el link de una nota del Santa Mónica Observer. Ese texto dice que Paul Pelosi estaba ebrio y que la agresión se habría producido en medio de una pelea con un hombre dedicado a la prostitución, con quien había tenido sexo.

¿Qué otras notas ha publicado el Santa Mónica Observer? Pues en 2016 publicó que Hillary Clinton había muerto y que fue reemplazada por una actriz. También que Kanye West había sido nombrado como el responsable del Departamento del Interior de Estados Unidos, en la época de Trump. O que Bill Gates causó una epidemia de poliomielitis. O que el covid-19 se cura con exponerse al sol.

PUBLICIDAD

Sí, fuente fidedigna.

Y eso es lo que publicó el tipo multimillonario que el jueves 27 de octubre de 2022 completó la compra de Twitter que había comenzado seis meses antes. Pagó, finalmente, 44 mil millones de dólares. 

Elon Musk ha sido catalogado por muchos —empezando por él mismo— como un “absolutista de la libertad de expresión” y, junto a la existencia de sus empresas como Tesla y Space X,  lo ha convertido en alguien demasiado importante para millones de personas. Es una especie de Tony Stark paranoico —tirando a Lex Luthor—, que ha estado entre que compra y no compra Twitter desde abril de 2022. En estos meses, entre idas y vueltas, Musk ha dicho muchas cosas, como que espera que sus peores críticos permanezcan en  Twitter, “porque eso es lo que la libertad de expresión significa”. 

Ese paraíso para la libertad de expresión, modelo de Musk, viene con letra pequeña. Porque Musk sí cree en la moderación de contenidos. Y el detalle de esto es lo que no puede tomarse a la ligera.

Y sí, el tuit conspiracionista sobre el ataque al esposo de Nancy Pelosi fue borrado horas después. Musk no ha dado explicaciones sobre por qué lo puso y por qué lo borró.

El Twitter de Elon Musk

Desde el 27 de octubre de 2022 se han registrado una serie de datos que ofrecen un panorama sobre lo que Musk está generando en Twitter, sobre todo ligado a la idea que los discursos extremistas que han aparecido con más fuerza. Porque se supone que el Musk paladín de la libertad de expresión va a quitar las restricciones en Twitter y se podrá decir lo que se quiera. 

De acuerdo a un estudio del Centro de Comunicación Estratégica Joetta Di Bella y Fred C. Sautter III, de la Escuela de Comunicación y Medios de Comunicación de la Universidad Estatal de Montclair, Nueva Jersey, Estados Unidos, en las siguientes horas a la compra de Twitter por parte de Musk, el discurso de odio o de incitación de odio se intensificó.  

Y de una forma espeluznante. 

PUBLICIDAD

De una media de 84 veces por hora que se publicaban tuits con términos de odio, previo a la compra de Musk, se pasó a 4778 veces por hora, desde la medianoche hasta el mediodía del 28 de octubre de 2022. Los términos que se usaron con más asiduidad incluían violencia racial, religiosa y de orientación sexual, con un impacto de aproximadamente 3 millones de cuentas que pudieron ver estos mensajes.

Y hay más datos. Según el medio Business Insider, el uso de la palabra negro o negroes aumentó en un 500%. Según la agencia de noticias Bloomberg, el aumento fue de 1300%. Todo esto en 24 horas. 

¿Los riesgos de la libertad de expresión? La aparición de comunidades más radicalizadas que, en última instancia pondrían en riesgo el mismo sostenimiento de Twitter. Musk ha sido muy claro en decir que va a replantear las políticas de moderación de contenido y que se moverá hacia un enfoque maximalista de la libertad de expresión. Y sí, desaparecerán las prohibiciones y cierres de cuentas a usuarios que han violado las condiciones de uso de Twitter. 

Los primeros cambios realizados en Twitter lo dejan en claro. Entre las obvias salidas del presidente ejecutivo —Parag Agrawal— y del director financiero —Ned Segal—, se destaca la de Vijaya Gadde, la jefa de políticas y asuntos legales, la mujer responsable de las políticas de uso y de comunidad en Twitter. El 28 de octubre los tres quedaron fuera.

Musk quedará a cargo de todo. El lunes 31 de octubre de 2022, la directiva de Twitter fue desarmada y, de acuerdo al Wall Street Journal, no será reemplazada. Musk se quedaría como el único director de la red.  

Elon Musk, entonces, ya ha dado pistas sobre cómo va a moverse en el terreno de la libertad de expresión. Mayor libertad para decir lo que sea, pero observando las leyes locales de cada lugar del que se tuitea. Porque eso escribió en un tuit el 9 de mayo de 2022: . «Mi preferencia es ceñirme a las leyes de los países en los que opera Twitter. Si los ciudadanos quieren que se prohíba algo, que se apruebe una ley para ello; si no, que se permita».

Esto plantea una serie de dudas. 

La mirada de Elon Musk ahora desde Twitter

Musk, al también ser un empresario, ha reconocido que, a la cabeza de Twitter, le dará mucha importancia a las normas de cada país. Y en Estados Unidos, donde todo se mueve bajo el paraguas de la primera enmienda, que de una forma amplia protege el derecho a la expresión, incluso en situaciones límite, no habrá que darle más vueltas. Pero, ¿y en otros países, sobre todo con los que Musk quiere mantener negocios, cómo se va a mover Twitter? 

De seguro la libertad de expresión se verá afectada. No solo por las normas, sino por la posición de Twitter, bajo los deseos de Musk.

¿Será parte de las negociaciones de Space X con un gobierno como el de Rusia que Twitter revele el contenido de los dm de un ciudadano ruso crítico al gobierno de Putin? No existe nada que haga pensar lo contrario.

El Twitter de Elon Musk viene con una señal de caos y de violencia. Si bien Twitter suele acceder a las peticiones de gobiernos para bloquear o eliminar material, no siempre lo hace. De acuerdo a Vittoria Elliott, en un texto para Wired, entre enero y julio de 2021, Twitter hizo caso a un 54% de pedidos judiciales. 

Pero los porcentajes varían en función de los países. En Rusia, por ejemplo, Twitter solo responde solo al 8% de los pedidos. Eso le ha significado problemas: “la empresa se negó a censurar contenidos relacionados con las protestas de 2021 en apoyo del político opositor Alexei Navalny. Esto provocó una rápida represalia: Roskomnadzor, la entidad gubernamental que supervisa la tecnología y las comunicaciones, redujo la velocidad de la plataforma”, cuenta Elliott.

Lo más probable es que con este cambio de dirección, Twitter sea una herramienta donde la libertad de expresión, sobre todo fuera de Estados Unidos, pueda verse en peligro. Y que con la excesiva permisividad que enarbola Musk como bandera, colectivos afro y comunidades como la LGBTI vean crecer discursos de odio en su contra.

Esos discursos que hoy se encuentran en crecimiento porque un multimillonario quiere pontificar al mundo sobre lo que es la libertad de expresión. 

Por lo pronto, Elon Musk ha pedido a los ingenieros de Twitter que encuentren novedosas maneras de monetización, que incluiría el pago de 20 dólares mensuales por tener cuenta verificada —el visto azul. 

Anuncios como estos han generado amenazas de abandonar esta red social. Con un Stephen King muy molesto, a la cabeza: “A la mierda, deberían pagarme a mí. Si eso se instituye, me voy como Enron”.

No, Twitter con Musk no será un cuento de hadas.

Eduardo Varas 100x100
Eduardo Varas
Periodista y escritor. Autor de dos libros de cuentos y de dos novelas. Uno de los 25 secretos mejor guardados de América Latina según la FIL de Guadalajara. En 2021 ganó el premio de novela corta Miguel Donoso Pareja, que entrega la FIL de Guayaquil.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR