La noche del 29 de noviembre, el presidente Guillermo Lasso anunció que el Ecuador tomará medidas para prevenir la llegada de la variante Ómicron del covid-19, que ha generado preocupación entre expertos y autoridades sanitarias de todo el mundo por su alta transmisibilidad. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

En una breve rueda de prensa, Lasso dijo que el país tomará las siguientes medidas por Omicron:

PUBLICIDAD

Para los viajeros: 

  1. Prohibición de entrada a toda persona cuyo punto de origen, tránsito o escala sea uno de los países africanos que estarán en una lista que el gobierno ecuatoriano entregará.
  2. La reapertura de la frontera terrestre Colombia se hará en fases. La primera fase se hará solo para el transporte internacional de mercadería —es decir, el paso de personas seguirá restringido. El presidente no especificó cuándo se hará la segunda fase.
  3. Todos los viajeros del resto de mundo deberán presentar: 
    1. Su certificado de vacunación completo al entrar al Ecuador.
    2. Una prueba PCR con resultado negativo hecha hasta 72 horas antes de la fecha de embarque del pasajero.
  4. Los niños y adolescentes de entre 2 a 16 años deberán presentar también el resultado negativo de una prueba PCR realizada hasta 72 horas antes del embarque. 
  5. Si hay un caso sospechoso, se hará una prueba PCR en el Ecuador y, de ser positiva, el paciente deberá hacer 14 días de aislamiento.

La variante, dijo el presidente, “debe ser vista como un llamado a hacer un esfuerzo adicional contra la pandemia”. Lasso pidió a todos los ecuatorianos que aún no se han vacunado, que lo hagan. Dijo que el 70% de la población mayor a 5 años del Ecuador, ya se ha vacunado contra el covid-19. “Ya nos falta muy poco para alcanzar la inmunidad colectiva”, dijo el presidente Lasso. 

“Si usted pertenece a la minoría que aún no se ha vacunado, hágalo ya, tenemos las vacunas suficientes para todos”, afirmó el presidente de la República. Insistió que los padres de familia vacunen a sus hijos y a quienes hayan cumplido 6 meses de haberse vacunado, que se pongan la dosis de refuerzo. “Todas las vacunas son seguras”, enfatizó el presidente del Ecuador.

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

También habrá medidas dentro del Ecuador. Son estas: 

  1. Los eventos masivos se harán con un aforo máximo del 50% de la capacidad de los sitios donde se hagan. Además, se deberán respetar las medidas de bioseguridad. 
  2. El presidente exhortó a los gobiernos autónomos descentralizados (como prefecturas y municipios), para que el aforo de los lugares abiertos y cerrados con ventilación sea del 50% y se cumpla con el distanciamiento físico de 1,5 metros. 
  3. Para entrar a cualquier edificio público, se deberá presentar obligatoriamente el certificado de vacunación completo contra el covid-19. 
  4. El presidente exhortó a que se haga lo mismo para bares, discotecas, estadios, centros comerciales y otros sitios afines. 
  5. El transporte público podrá funcionar con el 100% del aforo de sus unidades. Siempre que haya ventilación natural y el uso de la mascarilla sea obligatorio.

Lasso dijo que diciembre era un mes de “mucho movimiento, un mes de encuentro, pero que todos merecemos vivir en paz”. Insistió en completar la vacunación contra el covid-19 y en los refuerzos y pidió el cumplimiento de las órdenes de las autoridades sanitarias. 

No hubo ninguna disposición sobre la presencialidad en las clases de niños, niñas y adolescentes, por lo que se entiende que el esquema de retorno no ha sido modificado. 

Qué es la variante ómicron y por qué preocupa a los expertos

La variante B.1.1.529 —ahora conocida como Ómicron— fue reportada por primera vez a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado 24 de noviembre desde Sudáfrica. En este país los casos de covid-19 aumentaron exponencialmente en las tres semanas anteriores a la nueva variante sea confirmada oficialmente. El primer caso de B.1.1.529 se constató con una muestra tomada el 9 de noviembre. 

Varios países ya han confirmado casos de esta variante incluyendo Canadá, Australia, los Países Bajos, Austria, Israel, el Reino Unido y muchos otros. Algunos han decidido implementar nuevamente medidas restrictivas a la movilidad para controlar la expansión de esta variante del virus. Por ejemplo, Israel prohibió que entren extranjeros, Australia —igual que Ecuador— restringió la entrada de pasajeros de ciertos países africanos y el Reino Unido volvió a pedir pruebas PCR negativas para los viajeros. 

Esta variante tiene 32 mutaciones en la proteína S, que le da la forma de pica (spike en inglés) al virus. Paúl Cárdenas, investigador del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito, dice que la cantidad de mutaciones los sorprendió porque es mucho más de lo que esperaban. Dice que diciembre de 2020 pensaban que las variantes tendrían entre 7 y 8 mutaciones. Sin embargo, apareció Alfa con 14 mutaciones y ese había sido el promedio de modificaciones hasta ahora. 

¿Qué es una “variante de preocupación”?

Son aquellas que la OMS monitorea de cerca porque: 

  • Hay un incremento en su transmisibilidad.
  • Tienen más riesgo de provocar enfermedades graves.
  • Hay una reducción significativa de los anticuerpos generados por el contagio o por la vacunación. 
  • Reducen la efectividad de tratamientos y vacunas.
  • Hay fallas en la detección del virus. 

Según la OMS, cuando hay casos de variantes de preocupación en un país es necesario notificar a la Organización, tomar medidas a nivel local y nacional para controlar su esparcimiento e investigar para determinar la efectividad de las vacunas contra la mutación del virus. La OMS dice que según las características de la variante y los resultados de las investigaciones, se tomarán “consideraciones adicionales” que podrían incluir el desarrollo de nuevos diagnósticos o que se modifiquen las vacunas y los tratamientos.

El 26 de noviembre la OMS declaró a Ómicron una variante de preocupación porque la información preliminar dice que aumenta la transmisibilidad de la enfermedad. Paúl Cárdenas dice que es más contagiosa que la variante Delta —la que ostentaba el título de la mayor transmisibilidad hasta que apareció B.1.1.529. 

Cárdenas dice que una persona infectada por la variante que salió de Wuhan —identificada a finales de 2019— contagiaba a más o menos 2 o 3 personas. Con la variante Delta de 6 a 8 personas. Con Ómicron al parecer se llega a contagiar a más de 14 personas. Con esas cifras, “sería uno de los virus más contagiosos que se ha registrado en la historia”, dice el investigador. 

Además, tiene otras mutaciones que están relacionadas con escapar al sistema inmunitario y a las vacunas, lo que aumenta el riesgo de reinfecciones. Cárdenas dice que otra de las características de la nueva variante es que hay dificultades para detectarla con ciertas pruebas PCR. En Bélgica se la detectó al secuenciar muestras de un paciente que tenía síntomas, pero que su PCR salía negativa. Por eso el investigador asegura que es necesario actualizar las pruebas constantemente para que se mantengan al día con las mutaciones del virus y puedan reconocerlo. 

Sin embargo, Cárdenas dice que “hasta ahora no hay evidencia de que produzca una enfermedad más grave” o que haya un incremento de mortalidad. Aunque aclara que al ser más contagiosa llega a más gente en menos tiempo y eso puede provocar que se saturen rápidamente los servicios de salud. “Eso también está relacionado con el aumento de la mortalidad”, dice.

GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.