Guillermo Lasso es el nuevo presidente del Ecuador. En menos de un mes, el 24 de Mayo de 2021, será posesionado y tendrá que cumplir la larga lista de promesas que escribió en su plan de trabajo de 87 páginas entregado al Consejo Nacional Electoral, cuando inscribió su candidatura. 

Son promesas de forma y fondo. Ismael Quintana, abogado experto en temas electorales, explica que el Código de la Democracia y el Reglamento de Inscripción de Candidaturas, exigen que las organizaciones políticas entreguen el plan de trabajo entre los documentos de inscripción de las candidaturas. Pero es más que un requisito de inscripción: el plan de gobierno es de obligatorio cumplimiento. Quintana dice que, según la Ley Orgánica de Participación Ciudadana, una de las causales de destitución o revocatoria del mandato de un funcionario electo es el incumplimiento del plan de trabajo presentado. Por el contrario, las promesas que se hacen en la campaña, en la primera o segunda vuelta, si no están dentro de ese plan, no son necesariamente obligatorias de cumplir. “Si la propuesta no consta en el plan, no cabe el procedimiento de revocatoria del mandato”, explica Quitana. 

Estas son las promesas (según el plan de gobierno) de Guillermo Lasso Mendoza en igualdad de género, educación superior, salud y medioambiente. 

Objetivos de Desarrollo Sostenible  (ODS) 

En un análisis de los estudiantes de sociología de la Universidad de Guayaquil, se determinó entre otros aspectos, que el plan de gobierno de Guillermo Lasso, entregado al Consejo Nacional Electoral, tenía el 52,9% de alineación a la Agenda de Desarrollo Sostenible, que contiene los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La Organización de las Naciones Unidas planea cumplir los ODS hasta 2030 en los 193 estados miembros. Son propósitos sobre dignidad e igualdad, protección del planeta, promoción de la prosperidad y las sociedades pacíficas y busca crear alianzas mundiales para erradicar la pobreza, la enfermedad y otros males que han aquejado históricamente a la humanidad. Según Manuel Macías, profesor de Sociología de la Universidad de Guayaquil, dice que el plan de gobierno de Lasso está “medianamente alineado” a la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030. 

Ambiente 

PUBLICIDAD

En el gobierno de Lenín Moreno, que ya comenzó la cuenta regresiva para su final, se olvidó y descuidó el medioambiente. En este gobierno, más de 400 trabajadores ambientales, entre ellos guardaparques que patrullan las 60 áreas protegidas del país, fueron despedidos. Luis Súarez, director ejecutivo de la organización Conservación Internacional (CI), dice que es necesario que el gobierno entrante tenga como prioridad el fortalecimiento del Ministerio de Ambiente y Agua. Suárez cree que el próximo presidente debe trabajar en mejorar la fusión del Ministerio de Ambiente con la Secretaría de Agua, que hizo Moreno en febrero de 2020

Noticias Más Recientes

  • retrato de la familia de Henry

Una vida segada en 2 minutos sin respuesta

Una reconstrucción del día en que Henry Quezada fue asesinado, durante el paro nacional, muestra que el disparo que lo mató se disparó entre las 4:08 y las 4:10 de la tarde del 23 de junio de 2022. La versión del entonces ministro del Interior sobre la distancia a la que se hizo no resiste el análisis de expertos

En el plan de gobierno de Guillermo Lasso no hay propuestas concretas de acción desde ese Ministerio. En las elecciones 2021, el colectivo Frente al Ambiente, junto con otras 57 organizaciones y redes defensoras del ambiente y derechos humanos, desarrolló el proyecto Verdescopio (una especie de termómetro que calificaba las propuestas como verdes, preocupantes o tóxicas) para analizar las propuestas de los 16 candidatos que participaron en las elecciones. El plan de Lasso sobre el ambiente está clasificado como “tóxico”. El Verdescopio consideraba diez cuestiones ambientales, entre ellas cambio climático, extractivismo, agua, energía o bosques, en los planes de gobierno de los 16 candidatos a la presidencia, sus participaciones en los debates del CNE y las entrevistas que dieron. El Verdescopio calificaba sobre 100 a los aspirantes presidenciales. Lasso obtuvo 36,5. 

Sobre el cuidado a las 60 áreas protegidas que hay en Ecuador, Guillermo Lasso no tiene ninguna propuesta específica en su plan de trabajo. Sin embargo, propone la “sostenibilidad de las Islas Galápagos”, aunque no dice cómo lo logrará. Tampoco tiene propuestas para proteger a los pueblos indígenas, mucho menos planes sobre los Pueblos Indígenas en Aislamiento (PIA). 

En su gobierno continuará la explotación minera y petrolera como fuente de ingresos. Lasso dice en su plan de trabajo que “Ecuador no puede darse el lujo de mantener recursos petroleros y mineros bajo tierra”. Lasso propone usar tecnología avanzada para no afectar al ambiente, pero los expertos dicen que la actividad extractiva siempre causa un impacto ambiental. El economista Andrés Albuja dice que el “extractivismo durante años no ha traído una mejora en el desarrollo del país sin hablar desde el punto ambientalista”. Según su opinión, “no es estratégico que Ecuador siga dependiendo del petróleo y de los  recursos mineros. Abuja dice que el país debe  apostar principalmente a la exportación y fomentar la inversión extranjera y local. 

Educación Superior

El presidente electo plantea eliminar el examen de Acceso a la Educación Superior, conocido entre los estudiantes como examen Ser Bachiller. Lasso propone “libre ingreso a las universidades e independencia académica de las universidades de sus entes reguladores”. Para eliminar el examen de Acceso a la Educación Superior deberá eliminar el Sistema de Admisión y Nivelación bajo el que se toma el examen. Para ello, necesitará el apoyo de la Asamblea Nacional para que reforme esa parte de la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES). Lasso dice que creará un nuevo sistema de admisiones. 

En su discurso de la noche del 11 de abril, cuando fue evidente su victoria, Lasso dijo que cerrará la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) que, entre otras funciones, administra el Sistema de Admisión y Nivelación. Pero cinco días después rectificó su postura, aduciendo un malentendido: “No vamos a eliminar a la institución como tal, solo eliminar ese requisito y que ellos vayan directo a la universidad”, dijo el presidente electo. Sofía Cabrera, divulgadora científica y profesora universitaria dice que la Senescyt hace más que asignar cupos para la universidad pública. 

En el artículo llamado Oscurantismo científico y tecnológico de Inty Grønneberg, ingeniero del Massachusetts Institute of Technology (MIT), dice que eliminar la Senescyt representaría un retroceso de al menos 50 años. En la red social Twitter, varios científicos como la bióloga Claudia Segovia, la ingeniera electrónica Ana Valdiviezo, Pablo Robayo experto en TICS y otros científicos comenzaron una conversación sobre los impactos en la Ciencia, si se elimina la Senescyt. Grønneberg escribió en Twitter: “el presidente electo debería hablar con los investigadores sobre este tema y no sólo con los dueños de algunas universidades privadas”. 

Esta institución, con rango de ministerio, también lleva el registro de investigadores, hace convocatorias para proyectos de investigación, trabaja con institutos de investigación como el Instituto Geográfico, asigna becas y créditos educativos, entre otras actividades. Para Cabrera, eliminar la Senescyt habría sido desvalorizar e invisibilizar el trabajo de investigación científica que se hace en Ecuador.  Guillermo Santa María Suárez, experto en educación superior, dijo a GK en enero de 2021, que la demanda por enseñanza superior pública supera la oferta en más del 40%. Es decir que incluso cuando todo el sistema de educación superior público está ocupado al 100% con estudiantes, aún quedan 40% de aspirantes que no logran entrar a una universidad o escuela politécnica pública. 

PUBLICIDAD

Salud 

Con la pandemia del covid-19, el sistema de salud del Ecuador colapsó. La falta de camas de hospitalización y camas en las unidades de cuidados intensivos evidenció que el sistema no estaba preparado para una emergencia sin precedentes como ésta. Luego de saber los resultados de las elecciones 2021, Lasso ofreció que se vacunarán contra el covid-19 a nueve millones de personas en los primeros 100 días de su gobierno. “Todos coinciden que acelerar la vacunación es la prioridad, pero a la par hay que mejorar nuestra capacidad de diagnóstico y tratamiento de casos”, dice Rodrigo Henríquez, investigador de la Universidad de las Américas (UDLA). Henríquez cree que Lasso debe pensar en aumentar la oferta de pruebas de diagnóstico del covid-19 para que se hagan gratis o a un costo menor. 

Otro de los aspectos sobre la pandemia que debe preocupar al siguiente gobierno, dice Henríquez, es mejorar el sistema de información: reporte inmediato de resultados de pruebas, reporte de disponibilidad de camas en hospitales o clínicas, transparentar las cifras de muertes en exceso. En el plan de Lasso se propone fortalecer la telemedicina, forma de atención médica que tuvo gran demanda en los días más álgidos de la crisis sanitaria. 

Lo que sí dice su plan de trabajo de forma breve es que “habrá tratamientos en insumos médicos para pacientes con capacidades especiales y enfermedades catastróficas”. Lasso dice que revisará los casos de pacientes con enfermedades crónicas y registrarlos en un nuevo censo.  

Lasso propone un sistema de “salud eficiente, de acceso universal y con atención de calidad”.  Según Rodrigo Henríquez, hay muchas dudas a qué se refieren con eficiencia, acceso o calidad. “Hay elementos que no están claros: cuáles van a ser las fuentes de financiamiento para mantener un sistema de salud”. En el documento de propuestas, no dice cómo van a lograr la eficiencia, atención y calidad en el sistema de salud. 

El nuevo gobierno propone impulsar un plan nacional de formación y evaluación académica de médicos, enfermeras y auxiliares de enfermería. Sobre esta propuesta, el doctor Rodrigo Henríquez dice que el próximo gobierno debería hacer un análisis de los recursos humanos en salud y planificar los que se necesiten. “De nuevo: no queda muy claro a qué se refieren con formación”, dice. La Organización Mundial de la Salud recomienda que haya 23 médicos por cada 100 mil habitantes, pero en el país la distribución de médicos en Ecuador es desigual en grandes y pequeñas ciudades. 

Lasso no menciona en su plan de trabajo cómo enfrentará la crisis de salud mental que provocó el covid-19. En Ecuador, en situaciones normales 1 de cada 10 personas necesitaba atención en salud mental, con la  llegada de la pandemia 7 de cada 10 personas requería atención un psicólogo, dijo en noviembre de 2020, Ignacia Páez, gerente de la Mesa de Salud Mental creada por el Comité de Operaciones de Emergencias (COE Nacional). 


También podría interesarte 

La conversión de Guillermo Lasso

Cumplir y cuidar la palabra


Lasso propone que los jóvenes y adolescentes sean orientados “a una sexualidad informada, sana y responsable” en los centros educativos y en sus hogares. Pero no dice de qué forma logrará esa aspiración.  Virginia Gómez de la Torre dice que Lasso o su Ministro de Salud debe pensar la educación sexual con base a la evidencia, es decir la educación sexual “no es una declaración de valores, debe tener contenido apegado a la evidencia médica y científica, hay que plantear el enfoque con que se va a promover la educación sexual”. Gómez de la Torre dice que el enfoque no debe ser el que tuvo el Plan Familia, creado en la presidencia de Rafael Correa, que entre sus principales planteamientos proponía la abstinencia. “Sería antiético y antitécnico”, dice Gómez de la Torre. 

Igualdad de género 

Guillermo Lasso no tiene metas para erradicar la violencia en Ecuador, donde cada 3 días sucede un femicidio, solo dice “hay que tomar acciones”. También tiene una larga explicación sobre la violencia de género en el país e incluye estadísticas sobre la violencia en el ámbito educativo, laboral, social y en los hogares. 

En la campaña de segunda vuelta, Lasso se comprometió a poner cámaras de videovigilancia, poner iluminación en rutas en la ciudad y el campo, poner botones de auxilio en el transporte público para prevenir el acoso y abuso sexual. Estas propuestas no constaban en su plan de de trabajo entregado al CNE.  

El plan de gobierno de Lasso dice que hay “un descuido a la hora de investigar y sancionar” los casos de violencia, pero no propone alguna forma o acciones concretas para resolver la violencia de género y el acceso a la justicia para las mujeres. 

El 8 de marzo de 2021, Día de la Mujer,  Lasso firmó un compromiso en el que dice que asignará presupuesto para el “Sistema Nacional Integral para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres” y para la función judicial para “evitar la impunidad”. Virginia Gómez de la Torre, presidenta de Fundación Desafío, que trabaja en temas de derechos sexuales y reproductivos y parte de la Coalición Nacional de Mujeres del Ecuador, dice que la Coalición entregó una propuesta a Lasso para que el presupuesto para prevenir la violencia contra las niñas y mujeres no se recorte. “Es un pacto fiscal que asigna recursos, no es que hay una pandemia y lo primero que topan es ese dinero”, dice Gómez de la Torre. 

En el documento de 87 páginas del plan de trabajo de Guillermo no hay propuestas para eliminar la brecha salarial. Pero en su campaña de segunda vuelta, dijo que la eliminará y prometió mejores condiciones laborales para las mujeres. Lasso propone generar al menos un millón de empleos productivos con flexibilidad en los horarios para las mujeres y jefes de hogar. Hasta septiembre de 2020, la tasa de desempleo de las mujeres fue del 8% frente al 5,7% de los hombres. Históricamente, la tasa de desempleo de las mujeres ha sido más alta que la de los hombres. 

En el compromiso firmado el 8 de marzo, Lasso prometió construir más casas de acogida para las mujeres que hayan sufrido violencia  y sus hijos. Además, firmó la creación de una línea telefónica directa para la asistencia de casos de violencia y ofreció a las madres darles un sueldo “por su trabajo incondicional”. 

Sobre el último ofrecimiento, Virginia Gómez de la Torre dice que hay que reconocer que los cuidados que hacen las mujeres permiten el desarrollo del país, pero “las mujeres necesitamos más que 120 dólares para sobrevivir, en el país ha aumentado la pobreza y tiene un rostro de mujer”, dice Gómez de la Torre.  En su opinión, el trabajo de cuidado es un trabajo que tiene que ser parte de las políticas de Estado y de la democracia. Virginia Gómez de la Torre dice que el próximo presidente debe estar consciente que en el país existe un movimiento de mujeres que va a seguir insistiendo en la igualdad de derechos. 

Los cuatro años de Guillermo Lasso en Carondelet estarán repletos de desafíos. Para abordarlos, tiene algunos planes más específicos que otros. Hasta el 2025, Lasso, su equipo de asesores y sus ministros deberán crear estrategias claras para cumplir lo que prometió en las campañas de primera y segunda vuelta en estas áreas que son esenciales para garantizar una mejor calidad de vida para los ecuatorianos.