De los 137 asambleístas electos, 48 llegan respaldados por Unión por la Esperanza(UNES), la alianza respaldada por el correísmo y que incluye al partido Centro Democrático de Jimmy Jairala, exprefecto del Guayas. La asambleísta más votada en estas elecciones viene de esa alianza: Pierina Correa, hermana del expresidente que gobernó al país durante diez años. También logró una curul la exgobernadora de Esmeraldas, Paola Cabezas, y el exasambleísta Carlos Zambrano. Entre 2009 y 2013, según el Observatorio Legislativo, Zambrano asistió únicamente a 22 de las 231 sesiones en la Asamblea Nacional y no presentó ningún proyecto de ley en los cuatro años. Entre esos 48 hay también asambleístas reelegidos: Marcela Holguín, Juan Cristóbal Lloret, Pabel Muñoz y Sofía Espín, quien fue destituida en noviembre de 2018 —apenas año y medio después de ser posesionada— tras conocerse la visita que había hecho a la exagente de Inteligencia, Jessica Falcón, procesada por el secuestro de Fernando Balda. Victoria Desintonio, que duró apenas un mes y medio como vocal del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) antes de ser destituida junto a otros tres miembros del CPCCS, también llegó a la Asamblea. 

48 asambleístas electos son de Centro Democrático-Fuerza Compromiso Social, la alianza que respalda al correísmo. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

48 asambleístas electos son de Centro Democrático-Fuerza Compromiso Social, la alianza que respalda al correísmo. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Otros representantes del correísmo son Pamela Aguirre, exparlamentaria Andina por Alianza País; Ricardo Ulcuango —dirigente indígena, exdiputado por Pachakutik y exembajador en Bolivia en el gobierno de Rafael Correa; Lenin Lara, exministro de Justicia del gobierno de Rafael Correa y exalcalde de Esmeraldas; y Roberto Cuero, exgobernador del Guayas, al que le pidieron la renuncia tras verse involucrado en supuestos actos de abuso de poder en la Comisaría de Guayaquil. También logró llegar a la Asamblea Nacional Jajhaira Urresta, una de las personas que perdió un ojo en las manifestaciones de octubre de 2019; Alexandra Arce, exalcaldesa de Durán, detenida en octubre de 2019 por supuesta asociación ilícita —posteriormente fue sobreseída; Humberto Alvarado, hermano de Vinicio y Fernando Alvarado Espinel, ambos altos funcionarios en el gobierno de Correa; y Fausto Jarrín, abogado de Rafael Correa en procesos como el secuestro de Fernando Balda o el caso Sobornos 2012-2016, que terminó con la sentencia ejecutoriada en contra de varios exfuncionarios del gobierno de Correa, incluido el expresidente. 

Hay 27 asambleístas electos por Pachakutik. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

Hay 27 asambleístas electos por Pachakutik. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

 


Podría interesarte también:

PUBLICIDAD

La subida y la caída de Guillermo Lasso

Tres formas de ver el retroceso del correísmo


La segunda fuerza política será Pachakutik, con 27 legisladores. Entre ellos estarán Salvador Quishpe, exdiputado y exprefecto de Zamora Chinchipe; Guadalupe Llori, exalcaldesa de Puerto Francisco de Orellana, exPrefecta de la provincia en 2004 y en 2007, quien  fue detenida en Dayuma por participar en las protestas en contra del gobierno de Rafael Correa y acusada de terrorismo y sabotaje. También ganó una curul Rafael Lucero, coordinador de Pachakutik en Chimborazo expulsado del cargo en 2016 tras anunciar —supuestamente, sin consultar a las bases— la disolución de la alianza con el movimiento Alianza País, entonces en manos de Rafael Correa. Otro de los candidatos que llegó a la Asamblea  es Ricardo Vanegas, hermano de Héctor Vanegas, ambos abogados guayaquileños. 

Del Partido Social Cristiano y aliados, llegaron 19 asambleístas. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

Del Partido Social Cristiano y aliados, llegaron 19 asambleístas. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

Por el Partido Social Cristiano, entran 19 legisladores —en algunos casos con alianzas locales con organizaciones como Unidos por Pastaza o Únete de Santa Elena. Entre los asambleístas electos están Nathalie Viteri, la hermana de la Alcaldesa de Guayaquil Cynthia Viteri, que fue concejal suplente de Doménica Tabacchi en Guayaquil. Entre los asambleístas que se reeligieron a período seguido están Henry Kronfle, César Rohon, Dayllana Passailague y Esteban Torres —quien en el período pasado se quedó con la curul de su papá, Luis Fernando Torres, cuando éste renunció para ser candidato a la Alcaldía de Ambato. También están Johnny Terán Barragán, exvicealcalde de Babahoyo e hijo del Prefecto de Los Ríos y Soledad Diab, exreina de belleza, excoordinadora del departamento de Acción Social de la Alcaldía de Viteri y exdiputada en 2009 —posteriormente destituida por el entonces Tribunal Supremo Electoral junto a otros cincuenta diputados acusados de obstruir el proceso electoral de consulta popular que daría paso a la Constituyente de Montecristi. Luis Almeida fue elegido por tercera vez. El primer periodo que fue asambleísta, entre 2003 y 2007, fue alterno de su esposa, Jenny Morán, pero cuando ella renunció, él se principalizó. Según una publicación del diario El Universo, “en 2005 fue expulsado del Congreso junto con otros diez diputados que se sumaron a la mayoría legislativa que dio paso a la elección de la llamada ‘Pichicorte’, que anuló los juicios por peculado de Abdalá Bucaram”. En 2007 se reeligió nuevamente, esa vez por el Partido Sociedad Patriótica (PSP) pero al igual que Diab, fue parte de los diputados cesados por el TSE; vuelve después de 14 años

En cuarto lugar está la Izquierda Democrática que vuelve a convertirse en una bancada electoral, ahora con 18 asambleístas. En las elecciones de 2017  apenas lograron 2 curules, uno de ellos el de Wilma Andrade que logró ser reelecta. Además, entra el manabita de 33 años, Eitel Zambrano; la abogada orense Johanna Moreira; Xavier Santos, exgobernador de Manabí en los gobiernos de Rafael Correa y Lenín Moreno; y Dalton Bacigalupo, militante de la organización que ya fue diputado entre 1998 y 2002.

De la Izquierda Democrática, entraron 18 legisladores y de CREO, 12. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

De la Izquierda Democrática, entraron 18 legisladores y de CREO, 12. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

Por CREO, entraron 12 legisladores, 20 menos que en el período anterior: muchos de los que entraron en 2017  y que no se separaron de la organización, ni siquiera fueron candidatos. La única asambleísta que fue reelecta es Rina Campain. Entre los nuevos nombres aparecen el de Juan Fernando Flores, hijo del exasambleísa Fernando Flores;  Diego Ordóñez, exdiputado de la Unión Demócrata Cristiana —nombre que adoptó la Democracia Popular tras la caída de Jamil Mahuad; y Jorge Pinto, excandidato a concejal de Quito por la misma organización.

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí|

Los 11 asambleístas restantes son una minoría electa por distintas  organizaciones: 2 de Alianza Honestidad —el activista Fernando Villavicenio y Diego Esparza, exfuncionario del CONADIS en Zamora. Daniel Noboa fue electo por Ecuatoriano Unido, la organización política que respaldó al Pastor Almeida a la Presidencia de la República. Noboa es hijo del empresario Álvaro Noboa y fue acusado por su exesposa, Gabriela Goldbaum, de violencia psicológica y de irrespetar los acuerdos de visitas y manutención para la hija que tienen en común. Ese movimiento también logró otra curul: Marco Troya, exprefecto de Los Ríos por Alianza PAís. El movimiento Construye logró una curul solo para Hugo Cruz, exalcalde de El Carmen, en Manabí; la otra es para Guadalupe Llori en alianza con Pachakutik 

Las minorías suman 13 legisladores. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

Las minorías suman 13 legisladores. Imagen de Paula de la Cruz para GK.

La fragmentación para este período está a la vista. Eso dista mucho de los períodos anteriores: en 2017, Alianza País y aliados tenía 74 legisladores —y CREO, 32. Después Alianza País se quebró y se dividió en morenistas y correístas, por lo que perdieron rápidamente la posibilidad de controlar la Asamblea. Eso no ocurrió en 2013, cuando Alianza País logró 104 legisladores, de largo una mayoría para tener el control total de la Asamblea. Eso implica que, sin las alianzas, no habrá posibilidad ni de legislar ni de fiscalizar.