Su nombre es conocido en las 37 cárceles ecuatorianas y en los barrios donde ha impuesto la violencia: Junior Alexander Roldán Paredes, alias JR, es uno de los líderes delictivos con más ansias de poder. Su alianza con la banda Los Choneros lo ha convertido en un preso de alta peligrosidad. Sin embargo, pese a su historial delictivo, en el que suma al menos dos sentencias ejecutoriadas por asesinato, es una de las pocas personas presas a quien sí se le concedió un hábeas corpus parcial.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

El 20 de abril de 2022, el juez Pedro Moreira, de la Unidad de Garantías Penitenciarias de Guayaquil, no dejó en libertad a alias JR, pero sí dispuso su traslado al hospital Abel Gilbert Pontón, en la misma ciudad, por padecer diversas enfermedades. Para acceder a esta medida, el abogado de alias JR presentó un informe médico que detalló que Roldán padece tres enfermedades: hipertensión arterial, diabetes mellitus, esteatosis hepática, grado 3, y cirrosis hepática. Las dos últimas condiciones son grados de una misma patología. 

¿Quién es Alias JR?

PUBLICIDAD

Junior Alexander Roldán ha enfrentado procesos penales por asesinato, pero también por delincuencia organizada e ingreso de artículos prohibidos a la cárcel. Aunque tiene dos sentencias ejecutoriadas por asesinato, a él se le atribuyen al menos dos docenas de asesinatos. En 2015, el entonces ministro del Interior, José Serrano, fue quien señaló a JR como responsable de múltiples crímenes.

Para ese año, alias JR llevaba ya seis años en prisión y cumplía su condena en el Centro de Rehabilitación del Turi, en Cuenca. Serrano dijo, en ese año, que el líder delictivo había ordenado matar a 32 personas desde su celda. El ex ministro se valió de información de la Unidad Inteligencia Delincuencial, que reveló que un sargento de la Policía Nacional ayudaba a JR a ingresar herramientas a la cárcel. En su momento, Serrano aseguró que veinte asesinatos sí se concretaron, pero que, bajo su gestión, se habían logrado evitar 12. 

JR no es un líder forjado en Los Choneros, su vínculo con una de las bandas narcodelictivas más grandes de Ecuador surgió en la cárcel, cuando conoció a Jorge Luis Zambrano, alias JL, el líder de Los Choneros que fue asesinado en diciembre de 2020 tras haber accedido a la prelibertad en un polémico fallo. JR ya había creado una banda, aunque más pequeña, en el cantón El Triunfo, en la provincia del Guayas, donde su rostro —del que siempre ha destacado su bigote alargado— está pintado en varios murales. Su liderazgo, visceral y sanguinario, consolidó a la banda Los Águilas, que ahora es una de las grandes aliadas de Los Choneros

Tras la muerte de alias JL, alias JR y Adolfo Macías Villamar, alias Fito han buscado tomar el poder que JL había ganado en la cárcel, centralizando el negocio de tráfico de drogas, pero también pactando con quienes habían sido sus enemigos. Desde el asesinato de JL hay aún un vacío y no existe un liderazgo claro, más que el que intentan imponer Fito y JR. Pero no todos Los Choneros, aún leales a JL, siguen sus pasos y mucho menos sus órdenes. 

Varias fuentes carcelarias han dicho que alias JR y alias Fito podrían haber estado detrás del asesinato de JL. Sin embargo, aún no se ha comprobado.

Alias JR y alias Fito han impuesto el terror en las cárceles: ambos están vinculados a las cuatro masacres documentadas durante 2021 en Ecuador, donde las muertes violentas en las prisiones fueron al menos 330. Ambos gozan, además, de privilegios en la cárcel: hay imágenes que muestran las ostentosas fiestas que los miembros de las bandas que lideran organizan para ellos, como la que se hizo en el cumpleaños de JR, con globos, snacks y licor, en una sala donde hay águilas pintadas, además de sus rostros. 

Organismos internacionales han denunciado los privilegios de líderes como JR y Fito. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) mencionó este tema en su informe publicado en marzo de 2022. Los comisionados entrevistaron a alias Fito y JR y, tras escucharlos, la CIDH reconoció su “control interno” en el complejo penitenciario de Guayaquil. El informe dice que, de acuerdo a su vestimenta, variada y en mejor estado, los “líderes cuentan con un trato diferenciado y preferente por las autoridades” en contraposición a otras personas presas.

En julio de 2021 JR y Fito firmaron un pacto de paz que parece no haberse cumplido. El domingo 17 de abril de 2022, una familia fue masacrada, incluido un pequeño bebé que murió asfixiado cuando el cadáver de su madre cayó sobre él. La banda Los Tiguerones dijo, a través de un video desde la cárcel, que alias JR era uno de los responsables de aquella masacre, pues dos de las víctimas formaban parte de esa organización, enemiga de Los Choneros. 

Ahora, JR está en un hospital, mientras cientos cuestionan la decisión del juez Moreira, así como se ha reprochado la salida del ex vicepresidente  Jorge Glas y, en su momento, la de alias JL. Los tres compartieron al mismo abogado, Harrison Salcedo, asesinado en 2021 por sicarios, en Quito.

Un hábeas corpus polémico

El hábeas corpus, una garantía constitucional a la que todos los presos tienen derecho, que recibió JR de manera parcial, se ha convertido en el mecanismo más codiciado por líderes delictivos y ex funcionarios públicos para recuperar su libertad bajo el mismo argumento: un quebrantamiento de la salud. Así lo hizo el ex vicepresidente Jorge Glas, pese a que en las prisiones ecuatorianas hay miles de personas con enfermedades crónicas y catastróficas.  

No es la primera vez que alias JR solicita un hábeas corpus: desde el 2009 —año que entró a la cárcel y recibió su primera sentencia por asesinato— ha inerpuesto al menos cuatro acciones. Las dos que se tramitaron a su favor el 20 de abril pasado fueron interpuestas por dos personas: los ciudadanos Leidi Restrepo y Miguel Miranda [esta última fue con la que consiguió el habeas corpus parcial]. De los dos ciudadanos no se conoce si forman parte de una banda delictiva o si tienen algún vínculo con JR. Lo mismo hizo el ex vicepresidente Glas: salió de prisión a través de una acción interpuesta por una tercera persona, y no con su defensa técnica legal. 

La decisión del juez Moreira ha levantado una ola de indignación por el alto nivel de peligrosidad de JR.

Karol Norona 150x150
Karol E. Noroña
Quito, 1994. Periodista y cronista ecuatoriana. Cuenta historias sobre los derechos de las mujeres, los efectos de las redes de delincuencia organizada en el país, el sistema carcelario y cubre permanentemente la lucha de las familias que buscan sus desaparecidos en el país. Ha escrito en medios tradicionales e independientes, nacionales e internacionales. Segundo lugar del premio Periodistas por tus derechos 2021, de la Unión Europea en Ecuador. Coautora del libro 'Periferias: Crónicas del Ecuador invisible'. Forma parte de la organización Chicas Poderosas Ecuador.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR