A las 7:55, la Secretaría de Comunicación de la Presidencia anunció que la cifra de muertos confirmada era de 21. Se espera que la cifra siga creciendo. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

 A las 6:30 de la tarde, en otra rueda de prensa, Eduardo Bonilla, secretario de Comunicación, dijo que llegará el “primer componente de los féretros” pero no dio más detalle de a qué se refería. 

Por su parte, el Ministerio del Interior, escribió en Twitter que hasta el momento ya se han aislado a 90 personas privadas de la libertad del pabellón que se encuentra en conflicto y que se les reubicará, pero no dio más especificaciones. Además, el Ministerio del Interior anunció que también se están evacuando los pabellones de mujeres, los Centros de Detención Provisional y de mínima seguridad de la cárcel de Turi. 

Bonilla también aseguró que la situación en la cárcel de Turi ya se encuentra bajo control y que pronto comenzará una requisa de fusiles, armas y objetos cortopunzantes. Además detalló que los líderes del enfrentamiento fueron alias Ariel y alias Anchundia. Finalmente, Bonilla informó que el gobierno de Guillermo Lasso tiene la intención de que la cárcel de Turi se transforme en un centro de detención regional.

Hasta las 4 de la tarde del domingo 3 de abril de 2022, el gobierno no ha logrado controlar del todo lo que pasa en la cárcel de Turi, en Cuenca. Las detonaciones continúan en los pabellones, mientras los presos suben a las torres para rogar por ayuda. “Señor, por favor, ayúdanos, sálvanos señor Jesucristo”, gritan, mientras miembros de la Policía lanzan gases lacrimógenos para disuadirlos, le dijo una persona presa a GK.

A esta hora, se han confirmado 13 muertos y al menos 10 heridos.

Un familiar que está a las afueras de la cárcel de Turi le dijo a GK que tiene información constante de uno de sus parientes. El hombre, que prefiere mantener en reserva su nombre, contó que su “hermano está a buen recaudo pero no sabemos de mi sobrino que estaba en el segundo piso del JA”, que es el de máxima seguridad. 

El hombre ha pedido información a la Policía. Sin embargo, aseguró, que no le han dicho nada y sigue en zozobra y con la angustia de que su sobrino esté herido o, peor, entre las muertes que el enfrentamiento ha causado. 

Desde afuera de la cárcel de Turi, se podía ver que los policías lanzaban bombas lacrimógenas y disparaban para disuadir a los presos que están en los pabellones J-A y J-B —ambos de máxima segurida— mientras que varios internos corren en los techos para evadir los ataques.

A las 2:30 de la tarde, al menos 60 personas privadas de libertad salieron con sábanas blancas a los techos de la prisión a pedir ayuda mientras a las afueras del complejo penitenciario llegaban más refuerzos policiales. Desde una de las canchas de la prisión se escucha a más presos pedir ayuda, mientras que sus familiares continúan orando en los exteriores. 

Un preso que está en la cárcel de Turi dijo a GK que la situación no está controlada en lo absoluto y que su hermano está en uno de los edificios con una de las banderas blancas pidiendo que saquen a los líderes delictivos de máxima seguridad. Además, los presos piden que los policías dejen de lanzar bombas lacrimógenas porque no son ellos los que han comenzado el enfrentamiento.

Hasta las 3:45 de la tarde del 3 de abril los reclusos seguían en el techo mientras que sus familiares están en los exteriores y piden a la Policía que “hagan algo”. Sin embargo, la Policía continúa lanzando gas lacrimógeno al techo para dispersar a los presos que  se encuentran ahí.

Ante la falta de respuestas, los familiares de las personas privadas de libertad comenzaron a quemar troncos en la calle en forma de protesta. Los familiares están exaltados por la situación y comienzan a haber conflictos entre los de mínima y máxima seguridad, porque estos no están de acuerdo con el pedido de que a los presos de máxima los envíen a otro lugar. 

En una breve rueda de prensa  el ministro del Interior, Patricio Carrillo, informó desde el ECU 911  de Cuenca  que la razón por la que se produjo  este nuevo hecho violento es porque «una de las células delictivas” —que prefirió no identificar—, «se rebelaron contra ellos» y se observa que las bandas criminales se están disputando el poder. 

Además, el ministro Carrillo dijo que para enfrentar esta situación no se ejecutarán declaratorias de emergencia o estados de excepción sino que se «actuará con la ley normal».

Aunque los enfrentamientos no han sido controlados completamente el ministro Carrillo aseguró que los cuerpos de las personas fallecidas ya han sido recuperados por los organismos de control. 

A las 9 y 30 de la noche del 3 de abril, Bernarda Ordóñez dijo que los funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos ya tenían la primera lista de personas fallecidas en esta cárcel. La Secretaría comenzó a llamar a los familiares para el reconocimiento de los cuerpos. Hoy, 4 de abril, comenzarán las autopsias y la entrega de los cuerpos, según Ordóñez. Además, abogados de la Defensoría Pública darán asesoría legal a los familiares de las personas asesinadas. 

A las 10 de la noche, la Fiscalía General del Estado dijo en su cuenta de Twitter que dentro de la investigación previa dispuso el levantamiento de los 20 cuerpos de las personas presas que fueron asesinadas en la cárcel de El Turi. Dentro de la investigación, dice que también la Fiscalía: 

  • Tomó las versiones de varias personas presas 
  • Solicitó los videos de las cámaras de seguridad de la cárcel  
  • Recolectó evidencias, pero no detalló de qué tipo. 

A las 12 del día del 4 de abril, Eduardo Bonilla, Secretario General de Comunicación, dijo en Twitter que ya tienen el control de la cárcel. Bonilla dijo que ya hay cinco cuerpos de los fallecidos para ser entregados a sus seres queridos. Además dijo que contaron 197 huellas de balas en la cárcel, requisaron 50 celulares, 127 armas cortopunzantes y droga.

¿Cuándo comenzaron los enfrentamientos?

En la madrugada de hoy, 3 de abril, a la 1:30 de la madrugada, en el centro de privación de la libertad N.1 de la provincia del Azuay, más conocida como la cárcel de Turi, en la ciudad de Cuenca, se escuchó una balacera, según los vecinos de la  zona de Ictocruz, aledaña a la prisión.

Mientras transcurrían los minutos entre las sombras de la noche y los sonidos de los disparos, comenzaron a aparecer las patrullas de la Policía Nacional con las luces encendidas, pero el sonido de sus sirenas no parecía acercarse al centro penitenciario. 

Mientras la brutal balacera ocurría, los  familiares de las personas que están recluidas aseguraron que ellos los llamaron para contar lo que sucedía. Según información de la agencia española EFE, varios familiares intentaron llegar hasta los exteriores de la cárcel de Turi para exigir que se controle la situación y para saber el estado de sus familiares.

A las seis de la mañana, dos presos confirmaron a GK que los enfrentamientos comenzaron durante la noche del sábado 2 de abril y que se sabía de este nuevo amotinamiento con al menos una semana de anticipación

Según un primer reporte de la Policía Nacional, habría al menos 12 personas muertas, cifra que puede aumentar con el paso de las horas. Además, la Policía también confirmó que otros 10 prisioneros están heridos y que tres de ellos fueron trasladados a diversos centros de salud de Cuenca. 

Por su parte, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI) informó en un comunicado que activó los protocolos de seguridad a las 1:30 de la madrugada en conjunto con el ECU-911 Austro, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas ante “alteraciones al orden interno” en la cárcel de Turi. A las 4:30 se instaló un puesto de mando unificado en Cuenca.

Cuatro horas después, a las 9 de la mañana, la Fuerza Aérea desplegó aviones para trasladar más policías que apoyen a los 800 agentes —entre policías y militares— que están en la cárcel de Turi intentando controlar la situación.

La Secretaría de Derechos Humanos desplazó a personal que se encontraba en la provincia de Loja para activar el protocolo de emergencia en el sistema penitenciario. Además de brindar apoyo psicológico a los familiares que esperan noticias.

Patricio Carrillo, nuevo ministro del Interior que fue posesionado hace menos de una semana, se  desplazó a Cuenca, donde se reunió con el  puesto de mando unificado para intentar controlar la dura situación que atraviesa la cárcel de Turi.“Vamos a limpiar el establo de augías en que se ha convertido el sistema penitenciario. El Gobierno Nacional hará todo lo necesario para lograrlo. El Ecuador ya no soporta más irracionalidad y violencia”, dijo Carrillo en su cuenta de Twitter.

En otro mensaje escribió que “el sistema de pesos y contrapesos debe coincidir en las reformas legales. Necesitamos disposiciones contundentes para quienes protagonizan estos hechos violentos. Están identificados y deben perder todo tipo de beneficio penitenciario.

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.