Después de una aparente tranquilidad durante el primer trimestre de 2022, en el que no se registraron oficialmente brutales masacres y enfrentamientos en las cárceles del país, la madrugada de hoy, 3 de abril, esa tensa calma terminó. Alrededor de la 1:30 de la madrugada, en el centro de privación de la libertad N.1 de la provincia del Azuay, más conocida como la cárcel de Turi, en la ciudad de Cuenca, se escuchó una balacera, según los vecinos de la  zona de Ictocruz, aledaña a la prisión.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Mientras transcurrían los minutos entre las sombras de la noche y los sonidos de los disparos, comenzaron a aparecer las patrullas de la Policía Nacional con las luces encendidas, pero el sonido de sus sirenas no parecía acercarse al centro penitenciario. 

PUBLICIDAD

Mientras la brutal balacera ocurría, los familiares de las personas que están recluidas aseguraron que ellos los llamaron para contar lo que sucedía. Según información de la agencia española EFE, varios familiares intentaron llegar hasta los exteriores de la cárcel de Turi para exigir que se controle la situación y para saber el estado de sus familiares.

A las seis de la mañana, dos presos confirmaron a GK que los enfrentamientos comenzaron durante la noche del sábado 2 de abril y que se sabía de este nuevo amotinamiento con al menos una semana de anticipación

Según un primer reporte de la Policía Nacional, habría al menos 12 personas muertas, cifra que puede aumentar con el paso de las horas. Además, la Policía también confirmó que otros 10 presos están heridos y que tres de ellos fueron trasladados a diversos centros de salud de Cuenca. Pasadas las 6:50 de la tarde, la cifra fue actualizada a 19

Por su parte, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI) informó en un comunicado que activó los protocolos de seguridad a las 1:30 de la madrugada en conjunto con el ECU-911 Austro, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas ante «alteraciones al orden interno” en la cárcel de Turi. A las 4:30 se instaló un puesto de mando unificado en Cuenca.

Cuatro horas después, a las 9 de la mañana, la Fuerza Aérea desplegó aviones para trasladar más policías que apoyen a los 800 agentes —entre policías y militares— que están en la cárcel de Turi intentando controlar la situación.

La Secretaría de Derechos Humanos desplazó a personal que se encontraba en la provincia de Loja para activar el protocolo de emergencia en el sistema penitenciario. Además de brindar apoyo psicológico a los familiares que esperan noticias.

Patricio Carrillo, nuevo ministro del Interior que fue posesionado hace menos de una semana, viajó a Cuenca, donde se reunió con el  puesto de mando unificado para intentar controlar la dura situación que atraviesa la cárcel de Turi.“Vamos a limpiar el establo de augías en que se ha convertido el sistema penitenciario. El Gobierno Nacional hará todo lo necesario para lograrlo. El Ecuador ya no soporta más irracionalidad y violencia”, dijo Carrillo en su cuenta de Twitter.

En otro mensaje escribió que “el sistema de pesos y contrapesos debe coincidir en las reformas legales. Necesitamos disposiciones contundentes para quienes protagonizan estos hechos violentos. Están identificados y deben perder todo tipo de beneficio penitenciario.

¿Qué ha pasado hasta la tarde de este domingo en la cárcel de Turi?

Hasta las dos de la tarde del domingo 3 de abril, el gobierno no ha logrado controlar del todo los incidentes: las detonaciones continúan en los pabellones, mientras los presos suben a las torres para rogar por ayuda. “Señor, por favor, ayúdanos, sálvanos señor Jesucristo”, gritan, mientras miembros de la Policía lanzan gases lacrimógenos para disuadirlos, le dijo una persona presa a GK.

Un familiar que está a las afueras de la cárcel de Turi le dijo a GK que tiene información constante de uno de sus parientes. El hombre, que prefiere mantener en reserva su nombre, contó que su “hermano está a buen recaudo pero no sabemos de mi sobrino que estaba en el segundo piso del JA”, que es el de máxima seguridad. 

familiares de presos

Familiares de las personas presas exigen información de sus familiares. Fotografía tomada por Samantha Andrade paraGK.

El hombre ha pedido información a la Policía. Sin embargo, aseguró, que no le han dicho nada y sigue en zozobra y con la angustia de que su sobrino esté herido o, peor, entre las muertes que el enfrentamiento ha causado. 

Desde afuera de la cárcel de Turi, se podía ver que los policías lanzaban bombas lacrimógenas y disparaban para disuadir a los presos que están en los pabellones J-A y J-B —ambos de máxima seguridad— mientras que varios internos corren en los techos para evadir los ataques.

A las 2:30 de la tarde, al menos 60 personas privadas de libertad salieron con sábanas blancas a los techos de la prisión a pedir ayuda mientras a las afueras del complejo penitenciario llegaban más refuerzos policiales. Desde una de las canchas de la prisión se escucha a más presos pedir ayuda, mientras que sus familiares continúan orando en los exteriores. 

Un preso que está en la cárcel de Turi dijo a que GK que la situación no está controlada en lo absoluto y que su hermano está en uno de los edificios con una de las banderas blancas pidiendo que saquen a los líderes delictivos de máxima seguridad. Además, los presos piden que los policías dejen de lanzar bombas porque no son ellos los que han comenzado el enfrentamiento.

¿Cuál es la situación de la cárcel de Turi?

La cárcel de Turi, es considerado uno de los complejos penitenciarios más grandes del país, en donde cumplen sentencia 1.708 personas, según datos oficiales del SNAI

En febrero de 2021, informes oficiales de Rehabilitación y de la Asamblea Nacional explicaban que esta cárcel tiene 12 importantes falencias. Entre las que destacan:

  • El primer filtro de seguridad militar y el segundo filtro de seguridad policial no mantienen sistema automatizados de registro de visitantes. 
  • Los sensores de accesos “no funcionan”. 
  • No sirven el scanner de objetos, ni el escáner corporal. 
  • El scanner de vehículos estaba dañado.  
  • El sistema de cámaras al interior de pabellones no estaba activo desde los amotinamientos de febrero del 2021. 

Esta información se obtuvo después de que en febrero de 2021 hubo un enfrentamiento violento en este centro penitenciario que dejó 34 personas muertas y se desconoce si las condiciones de esta prisión han cambiado.

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.