Eduardo Bonilla Salcedo es un economista guayaquileño. El 20 de mayo, el presidente electo Guillermo Lasso anunció que Bonilla será el secretario de Comunicación de su gobierno en una rueda de prensa donde nombró oficialmente a nueve ministros más que se suman a su gabinete. Bonilla estuvo 13 meses en el cargo: la tarde del jueves 16 de junio anunció que dejaba la Secretaría de Comunicación.

Desde 2017, Eduardo Bonilla es el presidente de Léttera, una agencia de marketing digital, relaciones públicas, eventos y manejo de crisis. Léttera manejó la comunicación de la campaña presidencial de Guillermo Lasso en las elecciones de 2021, que Bonilla dirigió. Además, según su sitio web, también ha dirigido campañas de la Cámara de Comercio de Guayaquil, American Express y el Banco Guayaquil, del que Lasso es uno de sus principales accionistas. 

Bonilla también fue el Director de Comunicación de la campaña de Guillermo Lasso en 2017. Esa era la segunda vez en la que Lasso era candidato a la presidencia y también fue la segunda vez en la que perdió contra un candidato de Alianza País. En 2013 lo hizo contra Rafael Correa y en 2017 contra Lenín Moreno. En 2021, el actual Presidente electo —en su tercer intento y en la segunda vez que Bonilla manejaba la comunicación de su campaña— llegó al cargo con el 52,36% de los votos tras derrotar al candidato correísta de la coalición UNES, Andrés Arauz. 

PUBLICIDAD

Según su perfil de LinkedIn, Eduardo Bonilla se graduó de economía empresarial en la Universidad Particular de Especialidades Espíritu Santo (UEES) en 2003. También tiene un máster en economía política por la Univesidad Rey Juan Carlos, en España. Su perfil de LinkedIn dice que también ha hecho capacitaciones en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia y en la de la Universidad Northwestern, ambas en Estados Unidos. 

Eduardo Bonilla también fue profesor de economía política y teoría política en la Universidad Casa Grande desde 2010 hasta 2013. Su perfil de LinkedIn dice que antes de ser Presidente de Léttera, entre 2013 y 2017, fue el Director de Marketing de la agencia de publicidad Central Estrategia y Comunicación.

Noticias Más Recientes

En 2017, en el gobierno de Rafael Correa y pocos días después de la segunda vuelta presidencial que Lasso perdió contra Moreno, el Grupo de Intervención y Rescate (GIR) allanó las oficinas de la agencia Central en Guayaquil. Según el medio digital La República, Guillermo Lasso dijo que también intentaron allanar las antiguas oficinas de su campaña en 2013 y que lo contaba “para que todos los ecuatorianos estemos al tanto de la manera de proceder de este gobierno”.

Eduardo Bonilla es hermano de Viviana Bonilla, exasambleísta por Alianza País, quien también fue candidata a la Alcaldía de Guayaquil. En abril de 2020, Viviana Bonilla fue sentenciada a 8 años de prisión por el delito de cohecho en el caso Sobornos 2012-2016. 

Según la Fiscalía, en esos años hubo una “estructura criminal” en la que varias empresas recibieron contratos a cambio de entregar dinero a Alianza País, en el gobierno de Rafael Correa. Según el tribunal que la sentenció, Bonilla “se subía a la tarima como candidata a la alcaldía y no le importaba el origen del dinero. Evidentemente esa no es la manera en la que un funcionario público debe comportarse por lo tanto tiene calidad de coautora”. Bonilla todavía no ha comenzado a cumplir su condena y su paradero es desconocido.

La Secretaría General de Comunicación de la Presidencia, según su sitio web, tiene el objetivo de “incrementar el acceso, la difusión y efectividad del Gobierno Nacional con calidad y transparencia”. Es la institución encargada de coordinar la mayoría de las ruedas de prensa, cadenas nacionales y otros eventos comunicacionales del Ejecutivo. Según César Ricaurte, fundador de la organización que promueve la libertad de prensa, Fundamedios, Bonilla tiene que construir mecanismos y sistemas de comunicación política apropiados para los nuevos tiempos y para el nuevo gobierno que no tiene toda la fuerza política, debido a que el electorado votó en contra de una propuesta política y no tanto a favor del presidente electo, Guillermo Lasso. “El nuevo secretario debe crear mecanismos de diálogo y escucha inteligente con los diferentes sectores”, opina Ricaurte.