Hace casi un año comenzó la vacunación masiva contra el covid-19 en Ecuador y hasta el momento más del 84% de ecuatorianos ya tiene completo el esquema de vacunación: dos dosis de Sinovac, Pfizer, AstraZeneca, o una de Cansino. Sin embargo, la tercera dosis de refuerzo es una tarea pendiente para el 70% de ecuatorianos porque hasta el momento solo 4. 792.972 ciudadanos han acudido. Esto es apenas el 29,77% de la población, según datos del portal Vacunómetro.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Nikolaos Kyriakidis, PhD en inmunología e investigador, explica que la tercera dosis cumple la función de reforzar o restaurar la inmunidad previamente adquirida por dosis anteriores. “Ciertas líneas de inmunidad como la de anticuerpos suelen descender después de 4 o 5 meses de la última dosis”, explica. 

PUBLICIDAD

El investigador dice que la tercera dosis cumple un triple rol:

  1. Restaurar los niveles de anticuerpos.
  2.  Amplificar la respuesta inmune— niveles de anticuerpos, defensas por linfocitos T. “Ampliar significa que estos anticuerpos después de una tercera dosis de refuerzo apuntan a más blanco a más objetivos por lo que no solo tenemos más altas defensas  sino que estamos más protegidos a más blancos del virus”, explica Kyriakidis. 
  3. Prolongar la inmunidad.

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Kyriakidis dice que siempre usa una analogía para explicar cómo funcionan las vacunas para el covid-19: “La primera dosis es como si entrenamos a nuestro sistema inmunológico y ese entrenamiento sería similar como ir a la escuela primaria. La segunda dosis sería ir al colegio, y la tercera dosis sería graduarse de la universidad”. El investigador explica que con cada nueva dosis enseñamos “más cosas a nuestro sistema inmune y reforzamos sus conocimientos y los ampliamos”.

El experto aclara que las terceras dosis son las que generan los niveles de anticuerpos neutralizantes necesarios y adecuados frente a las dos subvariantes de Ómicron, es decir la BA.1 y BA.2 —la última  fue detectada  ayer, 15 de marzo en el país.

Paúl Cárdenas, microbiólogo, explica que tener la tercera dosis de la vacuna aumenta a más del 90% la protección para que la enfermedad que causa el covid-19 no sea grave y no se requiera hospitalización, y por ende el sistema de salud no colapse. Además, Cárdenas recalca que la tercera protege de que la enfermedad se desarrolle y llegue a la muerte en un 98%

Según datos del el Vacunómetro, el grupo de edad que más ha acudido a recibir la tercera dosis es el de 25 a 49 años, con más de dos millones de vacunas aplicadas. El grupo etáreo que le sigue es el de 18 a 25 años con más de 542 mil vacunas aplicadas. Alrededor de 806 mil inyecciones de refuerzo se han aplicado a personas de 50 a 59 años. Las personas entre 60 y 69 años que han recibido la tercera dosis contra el covid-19 suman solo 660 mil. Finalmente, las personas de más de 70 años que han acudido a recibir la tercera dosis equivalen a 427.154.

¿Por qué otras razones debo vacunarme?

El  15 de marzo de 2022, el Centro de Investigaciones de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES) detectó que en la ciudad portuaria de Guayaquil hay 5 casos de personas que se han contagiado del sublinaje BA.2 de la variante Ómicron. Por lo que el Ministerio de Salud anunció, hoy, 16 de marzo,  que  ya creó un cerco epidemiológico de los contactos de las personas identificadas. En estos momentos, dijo el Ministerio, ya están bajo monitoreo de personal médico.

El Ministerio de Salud también explicó que en los países en los que se ha detectado la presencia del linaje BA.2 de la variante Ómicron se ha confirmado que es más contagioso que sus antecesores pero que no hay evidencia científica que sea más letal

El microbiólogo Paúl Cárdenas le dijo hoy a GK que el sublinaje BA.2 de la variante Ómicron no provoca una enfermedad más grave que el sublinaje BA.1. Cárdenas dice que hay que tomar en cuenta que esa situación “tiene un mejor efecto en poblaciones con mejores niveles de vacunación que incluyen la tercera dosis”.

Cárdenas dice que la aparición de este nuevo sublinaje de la variante Ómicron en el Ecuador contribuirá a un aumento de casos. “Sin embargo, no creo que por el momento se lleguen a los niveles de Ómicron en enero [de 2022]”, dijo Cárdenas. Además, explicó que este nuevo sublinaje “cambiará con el paso del tiempo porque mucha gente empezará a perder la poca inmunidad ganada con Ómicron y aumentarán reinfecciones”. 

“Se debe aprovechar este tiempo inmediato en aumentar la vacunación de la tercera dosis porque aún no llegamos aún al 30% de población adulta” alerta el microbiólogo Cárdenas.  Él  recomienda que las personas que se contagiaron en el mes de enero se vacunen “inmediatamente” para evitar que la enfermedad que genera el virus sea grave.

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.