En medio de hombres y mujeres que usaban mascarilla, el presidente Guillermo Lasso anunció que decidió que el precio del diésel y la gasolina extra queden congelados. 

De esta forma, Lasso detuvo el incremento mensual de los combustibles, que se hacía mediante un sistema de bandas móviles impuesto en el gobierno de Lenín Moreno

Moviendo su mano derecha, Lasso dijo que desde hoy, 22 de octubre de 2021, queda suspendida la aplicación del sistema. El Ministerio de Recursos y Energía dijo que los precios regirán desde las 12 de la noche de mañana 23 de octubre.

Con la decisión, los precios de ambos combustibles quedarán así:  

  • Galón de gasolina extra, 2,55 dólares
  • Galón de diésel 1,90 dólares, para el transporte público, comunitario, escolar, turismo, carga pesada, mixto y para el público en general.
  • El costo de la gasolina súper no se rige con el sistema de bandas de Petroecuador, pues su precio fue liberado en diciembre de 2018

Pachakutik, movimiento político indígena reaccionó positivamente al anuncio del presidente. “Nuestra lucha constante junto al pueblo ecuatoriano logró que hoy el presidente Guillermo Lasso anuncie el congelamiento del precio de los combustibles” En un comunicado publicado en su perfil de Twitter dice que la propuesta de la eliminación del sistema de bandas se realizó desde las organizaciones sociales y populares del movimiento indígena.

Noticias Más Recientes

  • marcha del 25 de noviembre de 2022

La marcha del 25 de noviembre de 2022, en fotos

PUBLICIDAD

Cientos de mujeres salieron a las calles del centro de Quito por el Día para Eliminar la Violencia contra la Mujer.

El conflicto sobre los precios de los combustibles, explicado rápidamente

En 2020, Petroecuador comenzó a implementar un sistema de bandas móviles para fijar los precios en los combustibles. El mecanismo permitía que el precio de los combustibles baje o suba un 5% cada mes. Luego, una reforma cambió el porcentaje en que se modificó el precio del diésel a un margen del 3%. Aunque el sistema estaba diseñado para que el precio suba o baje en ese porcentaje, en la práctica solo subía por el aumento del precio internacional del petróleo WTI, que el Ecuador utiliza como referencia y que hoy cotiza en 83,61 dólares. 

El precio se reflejaba el 11 de cada mes en las estaciones de servicio público y privadas del país. “He ordenado a las autoridades del gobierno nacional que protejan la economía familiar”, dijo Lasso. Los gobernadores e intendentes deben hacer cumplir los precios oficiales del arroz, leche, las frutas y todos los productos de la canasta básica, dijo el presidente Lasso. Por varias ocasiones en estos cinco meses de gobierno, el sector agropecuario (en especial, arroceros y cañicultores) paralizaron  el tránsito en algunas carreteras del Ecuador para exigir que se congelen los precios de los combustibles y que se ajusten los precios de sus productos. 

A esta exigencia también se unió el movimiento indígena que ya había anunciado paralizaciones para exigir la eliminación de las bandas móviles. Las organizaciones indígenas, estudiantes y transportistas, en octubre de 2019, protagonizaron la mayor paralización del país contra las medidas económicas del expresidente Lenín Moreno. Una de esas medidas era el aumento del precio de los combustibles por la directa eliminación de los subsidios. Para terminar con el paro nacional, Moreno derogó esa eliminación pero luego implementó el sistema de bandas. 

Al comienzo de la transmisión en vivo, Lasso dijo que en los meses que va como presidente ha generado más de 200 mil puestos de trabajo. “Esto significa una sola cosa: que la economía está encendiendo sus motores”, dijo el presidente del Ecuador. 

Lasso habló también sobre la crisis de seguridad

Lasso dijo que tiene un plan “recuperar la paz en nuestras calles”. La medida con la que pretende hacerlo es que policías y militares estén en las calles. Para implementar su supuesta solución, Lasso decretó un estado de excepción que rige en el país desde el 18 de octubre por 60 días. “El narcotráfico será acorralado por nuestras fuerzas del orden”, dijo el presidente en determinado tono temerario. 

En todo el mundo, la guerra contra el narcotráfico ha producido cientos de miles de muertos desde que fue impulsada con mayor fuerza por el presidente estadounidense Richard Nixon. Cada año, cuesta 100 mil millones de dólares en implementación. Desde que empezó, en la década de 1970, el consumo de drogas en el mundo no solo no se ha detenido, sino que se ha multiplicado. Estas cifras ponen en duda la efectividad de las medidas ordenadas por Lasso. Además, varios expertos sostienen que no hay evidencias de que militarizar las calles reduzcan los niveles de delincuencia.

En el anuncio de estado de excepción, Lasso dijo que Ecuador pasó de ser un país que traficaba droga a ser un país que la consume, y que por eso la delincuencia ha aumentado en los últimos años. El presidente no aportó mayor evidencia para su afirmación. Lasso dijo que los sicariatos, los homicidios, y los robos a vehículos, bienes y personas tienen relación directa o indirecta con “la venta de estupefacientes”.