La familia de Walter Vallejo Pino lo llora en una de la sala de velaciones del Sindicato de Choferes Profesionales de Balzar, el cantón que intentó liderar en su candidatura a la alcaldía en 2019. El cadáver del abogado, asesinado con al menos ocho disparos a los pies de un lujoso hotel en el norte de Guayaquil, regresó a su tierra, donde sus amigos y colegas lo están despidiendo. 

Diez personas fueron detenidas por el asesinato, ejecutado a modalidad de sicariato. Una de ellas fue detenida mientras se movilizaba en una motocicleta, según la Policía Nacional. Durante esta detención, los agentes también hallaron un bolso con tres granadas y esposas. Horas después, otras nueve personas fueron aprehendidas —tres de ellas son menores de edad— en una casa asentada en la cooperativa Colinas de Mapasingue, en el norte de la ciudad. En esa casa, también hallaron más granadas, municiones de arma de fuego, una alimentadora para pistola, una chompa similar a las que usan los agentes policiales, celulares y tres motocicletas.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

Más allá de su carrera profesional, en la que decidió asumir la defensa de líderes delictivos y personas vinculadas a las redes de delincuencia organizada —dice un familiar, que pidió no ser identificado— era un padre amoroso y un barcelonista acérrimo, una pasión que solía presumir en sus redes sociales. 

¿Quién fue Walter Vallejo? 

Walter Vallejo Pino fue un abogado penalista nacido en el cantón Balzar, asentado en el margen derecho del río Daule, en el norte de la provincia del Guayas. Tenía 49 años cuando fue asesinado y es el padre de dos menores de edad. El 7 de abril de 2003, comenzó su emprendimiento: el estudio jurídico Purelex y lo mantuvo hasta antes de su muerte. 

El abogado Vallejo era bastante activo en sus redes sociales. A diario, solía colgar fotografías con frases motivadoras. En otras ocasiones, en cambio, presumía su relación cercana con su pequeña hija. También solía presentar transmisiones en vivo en las que durante largos minutos interactuaba con su audiencia. 

En uno de sus últimos videos, de hecho, nombra a Gabriel Cortez, el futbolista goleador de Barcelona, su equipo favorito, luego de que fuera detenido por su presunta vinculación y jerarquía en la banda Los Tiguerones

Desde su visión, Vallejo cuestionaba la pronta afirmación de las autoridades sobre la culpabilidad de Cortez. “Voy a pedir una copia del proceso. Yo estoy casi seguro de que ante tanta porquería que hay en este país (…), lo de Cortez sea la fachada para desviar la atención de los medios de comunicación, de los políticos, de todos, para amortiguar y poder respirar un poco ante tanta estupidez que nuestros gobernantes hacen todos los días”, dijo Vallejo en el video. 

Una controvertida carrera profesional

Walter Vallejo no dudaba en hablar de narcotráfico en sus redes sociales para cuestionar a la Fiscalía y al sistema judicial del país. Decía el abogado Vallejo, en un video, que eran los millonarios del país “los que lucran del narcotráfico, salvo pocas excepciones. Pero es el microtraficante al que le dan cuatro gramos para que vengan quien es detenido, a quien meten preso. Y la Fiscalía lo sabe, el Estado sabe que ellos son solo los peores, que a la reina nadie la toca”. Sin embargo, Vallejo no dio nombres o hizo acusaciones puntuales es a un caso en específico. 

Sin embargo, también afirmaba en sus redes sociales que él podía citar a la ley para liberar a personas que cometían diferentes delitos. “Yo soy abogado y la ley me permite que salga libre una persona a la cual yo defiendo por haber cometido determinado delito, obviamente yo hago uso de esa ley que me hacen ustedes”, dijo en un video. 

Trató de hacerlo con diferentes personajes vinculados a las redes de delincuencia organizada: fue uno de los defensores más cercanos a la familia de Édison Prado, alias Gerald. De hecho, fue el abogado Vallejo quien confirmó el asesinato de su hermano, Manuel Prado, en Colombia, en 2017. 

En ese año, alias Gerald había sido detenido en territorio colombiano, después de burlar a la justicia ecuatoriana, e intentaba no ser extraditado hacia Estados Unidos por narcotráfico. Entonces, contrató a 26 abogados para evitar su extradición desde Colombia hacia los Estados Unidos. En ese grupo estaba Walter Vallejo Pino. 

Su defensa técnica persiguió dilatar su traslado internacional con varias argucias. Pero no lo logró. En diciembre de ese año, alias Gerald fue sentenciado a 19 años de reclusión. Para recibir una pena atenuada, Prado aceptó su culpabilidad de haber enviado droga a Estados Unidos, también cumplió requerimientos de la Fiscalía y el Departamento Antidrogas de Estados Unidos (DEA). 

Fuentes carcelarias han asegurado a GK que alias Gerald aún mantendría un brazo operativo de narcotráfico funcionando. Y todavía tiene deudas con la justicia ecuatoriana. En Ecuador, es investigado por presunto narcotráfico, tráfico ilegal de personas, tres procesos penales por asesinato, un homicidio, enriquecimiento privado no justificado. Sin embargo, los casos aún se mantienen en pausa. 

El nombre del abogado Vallejo, además, ganó notoriedad durante los peores meses de la pandemia en Ecuador, en 2020, cuando fue mencionado por el ex presidente Abdalá Bucaram en medio de una conversación telefónica con Shy Dahan, el ciudadano israelí asesinado en la Penitenciaría del Litoral ese mismo mes. Dahan era investigado por la venta irregular de insumos médicos, que eran pruebas para la detección del covid-19, y en su primer testimonio dijo que uno de sus primeros clientes había sido Jacobo Bucaram Pulley, uno de los hijos del ex presidente. En ese audio, difundido primero por el portal de investigación Código Vidrio, Bucaram padre ofrecía a Dahan poner a Vallejo como su abogado, aunque él no se pronunció públicamente sobre la filtración. 

Su corta carrera política

Solo basta con revisar sus redes sociales para conocer que Walter Vallejo aspiraba a un puesto político: hay decenas de videos en los que opinaba sobre la coyuntura nacional y criticaba al gobierno nacional. Apoyó al movimiento político Alianza País en 2013, cuyo rostro más visible era el ex presidente Rafael Correa, pero también apostó por el Partido Sociedad Patriótica, fundado por el ex presidente militar Lucio Gutiérrez, en 2019. 

Su objetivo era la alcaldía de Balzar. En una entrevista que ofreció en enero de 2019 con una radio local, Vallejo, dijo que “tenía un plan de trabajo serio. No podemos decir y proponer lo que no ponemos. Para nosotros, la prioridad es el agua potable y el alcantarillado”. Sin embargo, Vallejo no fue elegido, el político Octavio Zambrano Alcívar obtuvo el cargo. 

El secuestro

Dos años antes de ser asesinado, Walter Vallejo Pino fue secuestrado a finales de diciembre de 2020. Un familiar, que pidió no ser identificado, dijo a GK que, con mucha desesperación, “nos pedía un poco de dinero, pero no entendíamos bien qué estaba pasando”. 

Hasta que, a través de su cuenta de Facebook, el abogado publicó una serie de videos en el que decía, sentado y con ropa desgastada, que lo habían secuestrado en Colombia. Según él, la cantidad que pedían los secuestradores superaba el millón de dólares. En ese mismo video, Vallejo Pino le decía a su esposa que había logrado escapar y le pedía que abrazara a su hija. 

Luego de casi cinco meses, Vallejo Pino anunció su regreso a Ecuador, sano y salvo. Entonces, los perfiles del abogado, en redes sociales, se silenciaron durante algunos meses, hasta que en diciembre del 2021, publicó otro video de ese secuestro, en el que aparecía con un bividí blanco, mientras un hombre con acento colombiano le decía: “¿Se le ha maltratado?”. Él respondía que no, y que le pedía a su esposa que lo ayudara. 

Vallejo no hizo pública la fecha oficial de su liberación. Sin embargo, el abogado continuó manteniendo un perfil bajo en redes sociales durante los meses de su secuestro,  pero en mayo de 2021 volvió a reactivar sus transmisiones en vivo, como la última en la que nombró a Gabriel Cortéz.

Karol E. Noroña
Quito, 1994. Periodista y cronista ecuatoriana. Cuenta historias sobre los derechos de las mujeres, los efectos de las redes de delincuencia organizada en el país, el sistema carcelario y cubre permanentemente la lucha de las familias que buscan sus desaparecidos en el país. Ha escrito en medios tradicionales e independientes, nacionales e internacionales. Segundo lugar del premio Periodistas por tus derechos 2021, de la Unión Europea en Ecuador. Coautora del libro 'Periferias: Crónicas del Ecuador invisible'. Forma parte de la organización Chicas Poderosas Ecuador.