El partido Izquierda Democrática (ID) reafirmó hoy, 2 de mayo, que su presidente nacional es Guillermo Herrera. Lo hizo en un comunicado publicado en Twitter que dice que “la militancia del partido respalda a su legítimo presidente”. La publicación del documento se dio luego de que el 30 de abril, en una convención extraordinaria del partido a la que asistieron algunos de sus miembros, se escogiera a un nuevo presidente de la organización política.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Desde principios de 2022, el histórico partido socialdemócrata ha atravesado una crisis interna, por diferentes razones, que amenaza con quebrarlo. Una de ellas habría sido la ley para interrumpir el embarazo en casos de violación. Después de la discusión de esta ley, los asambleístas Alejandro Jaramillo —quien coordinaba la bancada— y Johanna Moreira, quien fue la ponente del proyecto en la Asamblea fueron expulsados de la bancada. 

PUBLICIDAD

En este tiempo también se han hecho públicas las tensiones internas entre la asambleísta Wilma Andrade y el ex candidato a la presidencia por el partido, Xavier Hervas. Ambos son figuras importantes dentro del partido. Algunos miembros del partido han criticado que no exista un relevo generacional, y eso ha causado que al menos una decena de militantes jóvenes que llevan entre cinco y siete años en la organización, admitan que han pensado desafiliarse.

La convención de este 30 de abril se suma a este conflicto de varias aristas. El encuentro fue convocado por 16 presidentes provinciales del partido; el estatuto de la Izquierda Democrática establece que la Convención Nacional Extraordinaria puede ser convocada por al menos 14 presidentes provinciales. Todos los miembros del partido fueron convocados, incluyendo al presidente Guillermo Herrera. Sin embargo, una parte del partido no asistió a la Convención, y Herrera denunció públicamente que esta reunión “era ilegal e ilegítima”.

Según su estatuto, los miembros del partido debían votar para renovar o reelegir a su presidente nacional en 2022. Herrera asumió el cargo en 2020 y debía ejercerlo por dos años —aunque tenía la posibilidad de reelección por otros dos. Pero los asistentes votaron por la renovación: eligieron a uno de los vicepresidentes nacionales del partido, Enrique Chávez. 

Guillermo Herrera y otros miembros del partido —como los asambleístas Ramiro Frías y Ramiro Narváez— dicen que su elección no es válida. 

¿Qué dice el comunicado publicado hoy por la ID?

El comunicado fue firmado por Liceth Morillo, secretaria ejecutiva nacional de la Izquierda Democrática, y publicado en una cuenta de Twitter del partido —que fue creada apenas en abril de 2022. Además, fue retuiteado por Herrera y por la cuenta de la bancada de la Asamblea Nacional de esta organización. La cuenta de Twitter que la Izquierda Democrática utilizaba desde 2015 no tiene publicaciones desde el 14 de abril de 2022.

Uno de los asesores de la bancada de Izquierda Democrática le confirmó a GK que la cuenta creada en 2015 fue hackeada y por eso el partido abrió otra.

El comunicado dice que el encuentro del 30 de abril de 2022 fue una “reunión de amigos” en la que se unieron “algunos disidentes del partido y dirigentes provinciales que pretenden prorrogarse en sus cargos”. En el comunicado, la organización dice que esa reunión “es nula, ilegal e ilegítima y por tanto no afecta al partido”. 

Según la publicación, la reunión del 30 de abril no cumplió con los requisitos formales y procedimientos que exige el partido. Una de las condiciones que habría incumplido es que “no contó con una convocatoria válida ya que esta no la puede hacer cualquier miembro del partido”.

Sin embargo, el estatuto de la Izquierda Democrática establece que la Convención Nacional Extraordinaria podrá ser convocada por decisión del Presidente Nacional, el Consejo Ejecutivo Nacional la autoridad máxima del partido cuando la convención nacional está en receso o a petición escrita de por lo menos 14 presidentes provinciales. La reunión del 30 de abril fue convocada por 16 presidentes provinciales. 

Otro incumplimiento sería que los delegados que participaron no son designados por los Consejos ejecutivos provinciales. Según el comunicado, quienes asisten son “los amigos del presidente provincial, algunos ni siquiera militantes del partido”.

Además, dice la publicación,“el mismo desarrollo de la sesión incumple con los mínimos requisitos estatutarios y de procedimiento parlamentario” como no tener un orden del día válido porque no se habría confirmado el quórum. 

Como último presunto incumplimiento, el comunicado de la tarde de hoy dice que la reunión estaba expresamente prohibida por disposición de la Unidad Judicial Civil de Portoviejo. El 29 de abril de 2022, un juez de la ciudad manabita aceptó medidas cautelares interpuestas por Imelda Dávila —que solo es identificada como una ecuatoriana licenciada en Tecnología Administración Sistemas y vive en Guayaquil— contra los presidentes provinciales de Izquierda Democrática y el consejo ejecutivo del partido. Sin embargo, en la solicitud de medidas cautelares, Chávez no aclaró si es parte de la Izquierda Democrática. 

El juez de Portoviejo ordenó “suspender la realización de cualquier Convención Nacional del partido Izquierda Democrática, que tenga por objeto impedir la realización de los procesos de renovación de sus directivas provinciales, de manera especial la que está prevista para día sábado 30 de abril de 2022”. Sin embargo, sí hubo esa reunión extraordinaria en esa fecha. 

Al aprobar las medidas cautelares, el juez también dispuso que el partido “y sus personeros o directivos se abstengan de interferir en los procesos eleccionarios que lleva a cabo su órgano central electoral y cumpla con su estatuto, que le prohíbe la interferencia en los órganos internos; de manera especial, en el proceso actualmente en marcha de renovación de directivas”. 

¿Qué pasó el 30 de abril?

El 30 de abril un grupo de miembros de la Izquierda Democrática se reunió en lo que llamaron la convención extraordinaria Marcelo Iván Farfán Intriago en la provincia de Manabí. En esa reunión se escogió a Enrique Chávez como el nuevo presidente del partido. 

En un comunicado firmado por la Secretaría de la Convención Nacional Extraordinaria dice que en esa reunión “los representantes provinciales rechazaron las pretensiones de coartar la libertad de decisión del máximo organismo del partido a través de una medida cautelar presentada horas antes”. 

Según el comunicado del 30 de abril, las medidas cautelares se aplican solo para los procesos de elecciones del partido. Es decir, cuando escogen a sus candidatos para las elecciones. Según el comunicado, no se aplica para la elección de las nuevas autoridades del partido por eso, dice, la nueva directiva “es legítima y cumple con lo que determina el ordenamiento jurídico ecuatoriano y los estatutos de la organización”.

Siguiendo esa normativa, dice el comunicado que fue difundido en redes sociales por simpatizantes del partido, el presidente provincial del partido en Esmeraldas, Tairon Quintero, mocionó a Enrique Chávez como el nuevo presidente de Izquierda Democrática. Chávez obtuvo el voto unánime de los asistentes a la convención extraordinaria, según el mismo comunicado.

Horas después de que terminara la convención extraordinaria, Guillermo Herrera denunció “acciones ilegales que pretenden desestabilizar” al partido. Lo hizo en un comunicado que también fue publicado en la cuenta de Twitter creada en abril de este año.

Esto dice el estatuto de la ID sobre la elección de su presidente

El estatuto de Izquierda Democrática dice que el Presidente Nacional “es la más alta autoridad ejecutiva, administrativa y de representación del Partido”. Ocupará el cargo por dos años y puede ser reelegido por otros dos. La persona que ocupa este cargo debe ser seleccionado en la Convención Nacional del partido. 

La elección del presidente es controlada por el Consejo Nacional Electoral del partido, la máxima autoridad en materia electoral de la ID. El Reglamento de Democracia Interna de la Izquierda Democrática dice que algunos de los requisitos para la elección de autoridades son:

  1. Que se inscriban listas de candidatos.
  2. Que cada lista registre a un delegado como observador.
  3. Que entregue  los nombres y apellidos, el número de cédula, el correo y teléfono de sus candidatos. 
  4. Que la votación sea “de manera directa, secreta y universal”.

Ese reglamento dice que el Consejo Nacional Electoral del partido es el encargado de “conocer y resolver sobre los recursos o reclamos presentados” sobre la elección de la Directiva Nacional. El máximo organismo electoral de la Izquierda Democrática todavía no se ha pronunciado públicamente sobre si la reunión del 30 de abril incumplió con lo establecido en el reglamento. 

Susana Roa Chejín
(Ecuador, 1997) Periodista lojana y jefa de la redacción de GK. Cubre economía, sexualidad y derechos. Le interesan los temas de empleo, educación financiera y salud sexual y reproductiva.