La Izquierda Democrática (ID) es un partido político cuyo principal líder y fundador, Rodrigo Borja Cevallos, fue presidente del país entre 1988 hasta 1992. Fue la época en la que llegó a ser una de las fuerzas políticas más importantes de Ecuador durante la primera mitad de los años noventa. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Como agrupación política existe desde 1970 y se autodefine como un partido de centro-izquierda. Su corriente política se sustenta en “la doctrina socialista democrática ecuatoriana desarrollada por Rodrigo Borja”, según el sitio web de la organización política. En las elecciones presidenciales de 2021, ID apostará por el binomio conformado por el empresario Xavier Hervas y la abogada Sara Jijón. 

Según la página web del partido, fue Rodrigo Borja quien sugirió por primera vez formar un nuevo partido en 1968. Borja, quien públicamente ha aceptado ser de centro izquierda, propuso tanto el color como el nombre, en función de la ubicación ideológica de la organización. Así, en 1970 se realizó la primera campaña en la Plaza San Francisco de Quito, según la página web del partido. En esas  elecciones, obtuvieron el mayor número de votos para legisladores, y la prefectura de Pichincha con Álvaro Pérez Intriago.

El partido se mostró en oposición a los gobiernos de Velasco Ibarra (1968 – 1972)  y Rodriguez Lara (1972 – 1976). En este último, a pesar de que invitara a miembros de la agrupación a formar parte de su gobierno en cargos ministeriales, según ha dado a conocer el mismo partido. El General Rodríguez Lara había llegado al poder, tras un golpe de estado de las Fuerzas Armadas a  Velasco Ibarra en 1972. Después de él, gobernaría un triunvirato militar por tres años, hasta convocar elecciones democráticas.

PUBLICIDAD

Tras cumplir los requisitos necesarios, en 1978, el  Tribunal Supremo Electoralel equivalente al actual Consejo Nacional Electoral—  reconoció a la agrupación como un partido político y le asignó la lista 12. Se eligió a Rodrigo Borja como candidato a Presidente de la República y a Raúl Baca Carbo como su binomio para los comicios de 1978. Estas elecciones fueron reconocidas en la historia ecuatoriana como el “retorno a la democracia”. En esa ocasión, quedaron como candidatos para la segunda vuelta Jaime Roldós Aguilera, del partido Concentración de Fuerzas Populares (CFP) y Sixto Durán Ballén, candidato del Partido Social Cristiano, PSC, y parte del Frente Nacional Constitucionalista (FNC). Borja quedó en cuarto lugar.

En las elecciones siguientes, en 1984, Rodrigo Borja volvió a ser candidato por la Izquierda Democrática En esta ocasión, llegó a segunda vuelta electoral, pero perdió frente a León Febres Cordero, candidato socialcristiano que ganó con 51.54% de votos. No obstante, el partido logró convertirse en la mayor fuerza opositora del gobierno de Febres-Cordero al alcanzar la mayoría de diputados en el Congreso con 24 escaños

No sería hasta 1988 que Rodrigo Borja lograría ganar las elecciones presidenciales con la Izquierda Democrática, con un 54% de votos al populista y entonces candidato presidencial Abdalá Bucaram Ortiz del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE). 

En su gobierno Borja nacionalizó la industria petrolera y otorgó amnistía al grupo subversivo Alfaro Vive Carajo, AVC, una organización clasificada como terrorista, que, durante el gobierno de Febres Cordero incurrió en acciones armadas como el secuestro del banquero Nahim Isaías. También eliminó el Servicio de Investigación Criminal, SIC, acusado de actuar por debajo de la ley durante el gobierno de Febres Cordero. 

Aunque hubo cierta estabilidad política —a pesar de las protestas indígenas y manifestaciones en contra de la amnistía a Alfaro Vive Carajo— y hasta 1990 tenían mayoría en el Congreso, ese año

no lograron la mayoría de los escaños. En ese gobierno se gestó el primer levantamiento indígena que exigían educación bilingüe, una reforma agraria y legalización de tierras. 

Luego del mandato de Borja, en 1992 la ID volvería a intentar llegar a la presidencia postulando a Raúl Baca Carbo, quien había sido vicepresidente con Borja pero quedó en cuarto lugar. El ganador de aquellas elecciones fue Sixto Durán-Ballén.  Borja se postuló nuevamente en 1998 y luego en 2002 y perdió en ambas ocasiones. Esas derrotas ahondaron el debate público sobre la falta de renovación política dentro del movimiento. Se le acusaba de tener como figura única y central a Borja que, tras la última derrota, decidió retirarse de la vida política  en 2003. Para las presidenciales de 2006, la Izquierda Democrática se uniría al movimiento Red Ética y Democracia para respaldar la candidatura a la presidencia del exvicepresidente León Roldós. En 2006 ganó Rafael Correa en segunda vuelta. Roldós quedó en cuarto lugar.

En 2009, después de la promulgación de la constitución de 2008, se convocaron nuevas elecciones con el objetivo de elegir a las dignidades del Estado, bajo la nueva ley suprema.  Entre ellos,  los  miembros de la nueva Asamblea Nacional, organismo que reemplaza al Congreso en el Poder Legislativo.  En los resultados finales, ID alcanzó apenas 2 de los 124 escaños de la Asamblea Nacional, una prefectura —la de Carchi-—y 10 alcaldías. En aquel momento el presidente del partido era Andrés Paez.

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Después de estas elecciones, surgió una crisis interna que dividió al partido que enfrentó a dos líderes de la organización política. Dalton Bacigalupo, a fin al gobierno de Correa, por un lado, y por otro lado, Henry Llanes y Andrés Páez, opositores al correísmo. Ellos se disputaban el liderazgo de la ID. Esto ocasionó que en 2013 el Consejo Nacional Electoral suspendiera al partido y no pudieron participar en las elecciones seccionales de ese año. Paéz y Llanes se unirían después al movimiento CREO . En julio de ese mismo año el CNE oficializó la eliminación de ID del registro oficial de organizaciones políticas en el Ecuador por un aparente incumplimiento de las disposiciones del Estado. Entre estas,  la recopilación de 158 mil firmas válidas correspondiente al 1.5% del último padrón electoral. No obstante, el CNE no les otorgó las claves para ingresar al sistema informático de recopilación de firmas, asegurando que su conflicto interno debe arreglarse antes de comenzar la inscripción. 

La ID se mantuvo en esta situación hasta que, bajo la dirección de Wilma Andrade,  inició el proceso de reinscripción del partido en 2015. Finalmente, fue inscrito nuevamente como organización política, el 18 de agosto de 2016 tras reunir las firmas necesarias, manteniendo la lista 12. Desde ese momento hasta 2020, Andrade ocupó el cargo de presidenta nacional del partido. En la convención nacional de 2020, fue electo, en su reemplazo, Guillermo Herrera como nuevo presidente de la organización.

Entre los nombres que figuraban como posibles candidatos para las elecciones presidenciales de 2017 estaban la actual Ministra de Gobierno, María Paula Romo y el exalcalde de Quito, Paco Moncayo. Romo, el actual Secretario General de Gabinete de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán y el ex ministro de Inclusión Económica  y Social, Ivan Granda. Todos son o fueron funcionarios del gobierno de Lenín Moreno. Roldán y Romo fundaron el movimiento Ruptura 25 (actual Movimiento Construye) que se unió  a la Izquierda Democrática  para las elecciones de 2017.

Romo, incluso afirmó a Diario El Comercio, que estaba dispuesta a aceptar la candidatura a la Presidencia de la República por parte de Izquierda Democrática. No obstante, Izquierda Democrática se decidió finalmente por Moncayo para las elecciones de 2017. Su candidatura estuvo respaldada por el Acuerdo Nacional por el Cambio, una coalición política que entre sus integrantes tenía al movimiento Pachakutik y Unidad Popular. Como binomio presidencial se escogió a Monserrat Bustamante. Este movimiento va a representar al correísmo en las elecciones de 2021, no obstante, en octubre de 2016, decidieron apoyar al binomio Moncayo – Bustamante y no a Lenin Moreno, candidato por el oficialismo. 

Aún con todas estas alianzas, Paco Moncayo y su compañera de fórmula obtuvieron apenas el 6.71 % de votos, quedando en cuarto puesto de la contienda electoral.  Para la segunda vuelta —entre Lasso y Moreno—, la ID no declaró su apoyo a ningún candidato. Sin embargo, el 13 de marzo de ese año, en medio de los preparativos para la segunda vuelta, el partido emitió un comunicado afirmando que  ‘Izquierda Democrática es un partido de centro-izquierda, que defiende la democracia y se coloca en oposición al régimen autoritario del Presidente Rafael Correa’. En esas elecciones, Wilma Andrade, directora del partido y tres personas más, lograron escaños por la ID en la Asamblea. 

Dos años después, en las elecciones seccionales de 2019 Izquierda Democrática obtendría 2 prefecturas, una de ellas, la de Carchi, junto a Guillermo Herrera. Además alcanzaría 6 alcaldías, tres de ellas a través de alianzas. Por ejemplo, en Muisne, la ID se alió con el PSC  y para la alcaldía de Santa Isabel con Unidad Popular

A inicios de agosto de 2020, Guillermo Herrara, actual prefecto del Carchi fue elegido como el nuevo presidente nacional del partido. De cara a las elecciones presidenciales de 2021, el Consejo Ejecutivo Nacional de Izquierda Democrática oficializó la candidatura de Hervas el 23 de agosto de este año. Ese mismo día Hervas expresó públicamente en sus redes sociales su aceptación. Él y Sara Jijón, abogada quiteña, conforman el binomio que representará  a esta agrupación en las elecciones presidenciales de 2021. Teniendo como una de sus principales propuestas fomentar el crecimiento de la empresa privada en el Ecuador. 

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí|

Hervas, en su cuenta de Twitter anunció que “mientras que algunos compiten ofreciendo empleos que no pueden cumplir, cuando el camino es generar miles de empresas y empresarios honestos y responsables”. Hervas considera que se pueden crear tres empleos indirectos por cada empleo directo, según su experiencia como empresario.