Más del 13% del territorio del Ecuador está ocupado por áreas protegidas que garantizan la conservación de varios ecosistemas importantes. En el país hay 68 de ellas que forman parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Snap). 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Sin embargo, no todas las áreas protegidas son iguales. Existen diferentes tipos de áreas protegidas dependiendo de la forma en que se manejan y quién las maneja. 

PUBLICIDAD

En Ecuador, hay 11 tipos de áreas protegidas.

Te contamos cuáles son.

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

  • Parques Nacionales

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Snap) define a los parques nacionales como áreas de conservación grandes. Por lo general, los parques nacionales se extienden por más de 10 mil hectáreas. 

Los parques nacionales tienen el objetivo de conservar paisajes, ecosistemas completos y una gran diversidad de especies de flora y fauna. Para asegurar la protección, los parques nacionales cuentan con guardaparques, que son los que cuidan el área protegida y supervisan que no se hagan actividades no permitidas, como la tala de árboles, la extracción de especies, entre otras, que dependen del plan de manejo de cada parque nacional. 

Según el Snap, los ambientes de los parques nacionales deben mantenerse poco alterados y deben tener poca presencia humana. Las actividades turísticas están limitadas a ciertas zonas y bajo ciertas normas. En los parques nacionales se priorizan actividades como la investigación científica y el monitoreo ambiental. 

Los parques nacionales son manejados por el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica. 

En Ecuador, hay 14 parques nacionales en las 4 regiones del país. 

  • Reservas Marinas

Una reserva marina es un espacio protegido que limita la explotación de los recursos marinos que hay en ese lugar. Según el Snap, en Ecuador las reservas marinas no tienen una extensión definida y puede ser variable. 

Estas reservas conservan los ecosistemas marinos y las especies que allí habitan. 

Al igual que los parques nacionales, las reservas marinas deben estar poco o medianamente alteradas y la presencia de actividades humanas debe ser limitada. Debido a que Ecuador es un país que depende de la pesca, la actividad pesquera está permitida en algunas reservas marinas. Sin embargo, es limitada a ciertas zonas —que se definen en los planes de manejo de cada reserva— y tiene que cumplir con una serie de normas. 

En la reserva marina de Galápagos, por ejemplo, hay ciertas artes de pesca que están prohibidas, como el palangre, y en la reserva marina Hermandad —también en Galápagos—, hay una zona donde no está permitida ninguna actividad pesquera porque protege un corredor migratorio marino de gran importancia. 

Las reservas marinas son manejadas por el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica. El control de las reservas marinas lo hacen guardaparques del ministerio. 

En todo el país hay 8 reservas marinas. 

  • Reservas de Producción de Fauna 

Las reservas de producción de fauna también tiene una extensión limitada. Según el Snap, su tamaño promedio oscila entre 5.000 y 10.000 hectáreas. 

En este tipo de áreas protegidas, el objetivo principal es conservar los ecosistemas y especies susceptibles, en particular de fauna, de la zona. Al igual que otras clases de áreas protegidas, las reservas de producción de fauna, deben estar poco alteradas. 

En este tipo de reservas la actividad humana es menos restringida que en áreas como los parques nacionales y reservas biológicas. Sin embargo, las actividades humanas que se permitan dependerán de la diversidad y recursos biológicos de cada lugar. 

Las actividades principales que se realizan en estas áreas son el manejo sostenible de la vida silvestre, la educación ambiental, la restauración de ecosistemas y el turismo sostenible con un enfoque en la conservación de la naturaleza.

Las reservas de producción de fauna son manejadas por el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica. Para asegurar su manejo, las reservas de producción de fauna también cuentan con guardaparques. 

En el país hay 4 reservas de producción de fauna. 

  • Reservas Ecológicas

Las reservas ecológicas son definidas por el Snap como áreas naturales de extensiones variables en las que hay poca intervención humana.

Son áreas que tienen importantes recursos naturales o que albergan especies de flora y fauna que tienen un gran significado para el país. Un ejemplo de esto es la reserva ecológica El Ángel que protege a los frailejones, plantas de páramo que solo se encuentran en el área de la reserva.

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Snap) dice que las reservas ecológicas tienen el objetivo de conservar la materia genética, la diversidad ecológica, las “bellezas escénicas” —es decir los paisajes—, y la regulación ambiental. Al igual que en los parques nacionales, en las reservas biológicas también se hace investigación científica de especies y fenómenos naturales. Además se hacen proyectos de educación ambiental. 

Al igual que otras áreas protegidas, las reservas ecológicas tienen guardaparques que cuidan de ellas. Son administradas por el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica. 

Las reservas ecológicas también son puntos de turismo. Sin embargo, las actividades turísticas se limitan a ciertas áreas. 

Hay 7 reservas ecológicas en Ecuador. 

  • Reservas biológicas

Al igual que los parques nacionales, las reservas biológicas también son zonas de conservación grandes que comprenden más de 10 mil hectáreas. 

Son importantes porque protegen ecosistemas completos —que han sido poco alterados— y a las especies que habitan en ellos. En las reservas biológicas hay poca presencia de personas, especialmente en las zonas donde se ha identificado mayor diversidad biológica. 

De acuerdo al sitio web del Snap,  en este tipo de área protegida, la actividad prioritaria debe ser la investigación biológica, ecológica y ambiental, y la actividad secundaria puede ser la educación ambiental. 

En las reservas biológicas el uso de los recursos naturales está altamente restringido para no alterar los procesos ecológicos naturales. Los guardaparques son quienes controlan que no haya un mal uso de los recursos y que no se hagan actividades no permitidas dentro de las reservas. 

Las reservas biológicas son administradas por el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica. 

En Ecuador, hay 5 reservas biológicas. 

  • Refugios de vida silvestre

Los refugios de vida silvestre son áreas de conservación pequeñas. El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Snap) estima que la extensión promedio de estas áreas es de menos de 5 mil hectáreas. 

Estos refugios existen principalmente para proteger y conservar especies que están en peligro de extinción y los ecosistemas en los que habitan. Para poder asegurar la conservación de especies, los refugios de vida silvestre deben estar poco alterados y las actividades humanas deben ser limitadas. Los guardaparques controlan estas actividades. 

Según el Snap, las acciones que se priorizan en estas áreas protegidas son el manejo de hábitat y especies, la investigación científica y el monitoreo ambiental. Además, en caso de necesitarlo, también se prioriza la restauración de ecosistemas. 

Los recursos naturales que hay en estas reservas están restringidos y no pueden ser extraídos. 

Los refugios de vida silvestre también son manejados por personal del Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica. 

En todo el país hay 10 refugios de vida silvestre. 

  • Reservas Geobotánicas

Esta clase de área protegida tiene el objetivo de conservar la flora silvestre y los recursos geológicos —incluyendo paisajes y formaciones geológicas— importantes que se han formado por procesos naturales como las erupciones volcánicas. 

Las reservas geobotánicas protegen esta clase de recursos para asegurar la continuidad de los procesos evolutivos naturales. Las reservas geobotánicas tienen además un valor histórico, cultural, y científico, por lo que una de las actividades que se promueven es la educación y el turismo. 

Estas reservas son también consideradas como banco de diversidad genética de especies de flora y fauna que están en peligro de extinción. 

En Ecuador, la única reserva geobotánica —el Pululahua— es administrada por el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica. 

  • Áreas Nacionales de Recreación

Las áreas nacionales de recreación son áreas protegidas medianas que se extienden entre 5 mil y 10.000 hectáreas. 

El objetivo principal de estas áreas protegidas es la conservación del paisaje natural. Sin embargo, son áreas que pueden estar medianamente alteradas,  y que también soportan la presencia humana de manera moderada.

En estas zonas, las principales actividades que se realizan están relacionadas con el sector turístico y de la recreación. Sin embargo, también se hacen actividades de restauración de ecosistemas, investigación y monitoreo ambiental. 

El uso de los recursos naturales de las áreas nacionales de recreación está permitido con restricciones menores, dependiendo del lugar. El monitoreo de estas áreas lo hace el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica. 

En Ecuador, hay 6 áreas nacionales de recreación. 

  • Áreas Protegidas Autónomas Descentralizadas

Este tipo de áreas protegidas busca proteger los recursos naturales y especies de flora y fauna que están en una zona. Además, preservan y recuperan las áreas naturales de los ecosistemas que están presentes en el área. 

Estas áreas se distinguen de otras áreas protegidas porque pertenecen a un municipio o un gobierno autónomo descentralizado en particular. Eso significa que su manejo y su protección están a cargo de los gobiernos locales y no del Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica. En Ecuador hay 7 áreas protegidas autónomas descentralizadas que incluyen también a las áreas Ecológicas de Conservación Municipal. 

  • Áreas Protegidas Comunitarias

Como su nombre lo indica, las áreas protegidas comunitarias son espacios de conservación que son administrados por la comunidad local y complementan al Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Las comunidades locales son las que se encargan de proteger las áreas y del presupuesto para las mismas. 

Al igual que otras áreas protegidas, su objetivo es la protección de ecosistemas, especies y recursos biológicos que están en el área delimitada. 

  • Áreas Protegidas Privadas 

Las áreas protegidas privadas son similares a las áreas protegidas comunitarias. Su única diferencia es que no son protegidas y administradas por las comunidades locales, sino por el sector privado u otros donantes que también son privados. 

La primera área protegida privada en el país —Bellavista— se creó en 2019. Protege una parte de los bosques nativos del Chocó Andino en la provincia de Pichincha. 

En el país hay 4 áreas protegidas privadas.

Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.