En el centro de un salón de un edificio de Quito, rodeado de margaritas, rosas blancas y amarillas, estaba un letrero grande, con letras moradas, que decía “Memoria, justicia y reparación”. El mensaje fue parte del lanzamiento del proyecto Flores en el aire, un mapa que recoge ocho historias de mujeres víctimas de femicidios. El objetivo de la herramienta es que sea “utilizada para la construcción de memoria de las familias de víctimas de feminicidio”. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Paulina Jiménez, del laboratorio de aceleración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), dijo que la idea es “plasmar sobre mapas digitales las rutas de memoria que honran la vida de esas mujeres y la lucha de justicia”. 

PUBLICIDAD

Las historias mapeadas en la herramienta son las de Maribel Pinto, Cristina Palacio, Gabriela León, Isabel Orbe de Cuenca —en el austro del país; Silvia Mera, Celeste Vera, Eliana Basurto de Portoviejo —en la provincia costera de Manabí, y Angie Carrillo de Lago Agrio, en la provincia amazónica de Sucumbíos. 

A cinco días del Día de la Mujer, hoy, 3 de marzo, el PNUD, la iniciativa Spotlight y la Fundación Aldea, presentaron la herramienta que está construida en un mapa de código libre. Es decir, que quien quiera agregar información lo puede hacer con autorización de un moderador. Jiménez explicó que Flores en el aire debe ser explorada con paciencia, para poder escuchar los audios, leer los textos y ver las fotografías en cada historia y territorio-calles, plazas, viviendas. Los relatos, dijo, están contados “desde las voces que los habitan”. 

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Las historias fueron recogidas por organizaciones sociales que defienden los derechos de las mujeres en las tres provincias y con el apoyo de los familiares de esas mujeres. 

Además de las representantes de las organizaciones sociales, estuvo Yadira Labanda, mamá de Angie Carrillo, una joven que a sus 19 años fue víctima de femicidio. “Sé que es muy importante saber que las mujeres seguimos siendo asesinadas pero que también que se plasme el sueño de ellas, los lugares importantes por donde caminaron”, dijo Labanda, sobre la importancia de los mapas que recogen las historias. 

También asistió Ruth Montenegro, mamá de Valentina Cosíos, una niña de 11 años que fue hallada sin vida en el patio de su escuela con signos de violencia. Mientras sostenía un cartel con la foto de la pequeña Valentina, dijo “¿quién repara el corazón roto?, el corazón de una madre frente al dolor inmenso de ver a su hija violada”. Montenegro recordó que el caso de Valentina fue declarado prescrito luego de 5 años que el caso ha estado pausado. La madre de Valentina Cosíos terminó su intervención entonando una canción en memoria de su hija. 

Mónica Jiménez, la mamá de Nicky, una joven de 19 años que fue violada y asesinada por cinco hombres, también intervino en el encuentro. “Los funcionarios judiciales cometieron todo tipo de atropellos con las acciones y omisiones favorecieron a los violadores, retrasaron y obstaculizaron las investigaciones”, dijo. Agregó que en el caso de su hija, ella ha sido quien ha presionado a la Fiscalía y la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida Muertes Violentas, Desapariciones, Secuestros y Extorsiones (Dinased) para que investigue el caso y detengan a los cinco hombres que son los principales sospechosos del crimen. 

La mamá de Nicky dijo que están esperando la audiencia de apelación de inocencia de los hombres que habrían violado y asesinado a su hija, quien soñaba con ser paramédico y viajó desde Ibarra a Quito para estudiar esa carrera. 

Adriana Lucio Paredes, del PNUD, dijo que “esta iniciativa busca visibilizar la lucha de los familiares de las víctimas de femicidio” —como Mónica Jiménez, Yadira Labanda, y Ruth Montenegro— para que los crímenes machistas no sean vistos como cifras aisladas o solo cifras de casos que no encuentran justicia verdadera.  

¿Cómo ingresar a los mapas para conocer las historias de las mujeres? 

Para explorar las ocho historias, debes:

  1. Ingresar a otros mapas.org
  2. Hacer clic en la pestaña Flores en el aire
  3. Cuando aparece la sección Rutas de la memoria, hay tres mapas: Cuenca, Portoviejo y Lago Agrio; haz clic en la ciudad que quieras visitar
  4. Haz clic en la palabra Ampliar para explorar cada una de las historias 

Cada historia tiene fotografías, imágenes, audios, videos en los que intervienen seres queridos de las mujeres, recorren los lugares favoritos de las víctimas y cuentan qué sucedió el día del femicidio. En la esquina derecha de la pantalla estos recursos multimedia aparecen en una lista, para verlos todos, asegúrate de dar clic uno a uno. 

Un mapa que seguirá alimentándose

Jiménez del PNUD dijo que el mapa se seguirá ampliando con más historias de femicidios en distintas partes del país. Adriana Lucio Paredes agregó que otro objetivo es “que la vida de estas mujeres no se borre de la memoria colectiva”. 

Estas ocho historias son parte de los 883 femicidios contados por las organizaciones sociales de la sociedad civil desde 2014. En ese mismo tiempo, las instituciones oficiales reportan la mitad: 443.

Solo en 2021, las organizaciones sociales contaron 197 muertes violentas de mujeres, en las que están contadas 67 muertes por delincuencia organizada y 8 transfemicidios. En lo que va del 2022, ya han contado 22 femicidios.

 

Mayuri Castro
Periodista de GK. Cubre educación, migración interna y los derechos de las mujeres. En 2021 ganó la Mención de Honor en Acceso a la Salud del Premio Roche por el reportaje El consuelo de un país en crisis recae en sus estudiantes de psicología. Fue parte del equipo de Mongabay Latam y GK nominado al premio Gabo 2021 en la categoría texto con el especial Mujeres en la Amazonía: lideresas indígenas que están cambiando el rumbo de sus comunidades.