La tarde de ayer, 9 de abril de 2021, el Tribunal de Garantías Penal de Azuay dictó la sentencia de 34 años y 8 meses de prisión para Juan Bernardo Ordóñez por haber asesinado a Gabriela León, de 33 años de edad, en la ciudad austral de Cuenca. 

La audiencia de juicio que comenzó el 19 de marzo terminó ayer con el anuncio de la sentencia. Según un comunicado de la Fiscalía General del Estado, la jueza ponente, Carmita Campoverde, dijo que Ordóñez deberá pagar una multa de 460.800 dólares como reparación integral a los familiares de Gabriela León. 

Luego de la audiencia de juzgamiento, Edmundo León, padre de Gabriela dijo: “Se hizo justicia, y la transparencia de la justicia cuencana ha logrado una reparación externa, pero ahora nos viene una etapa de reparación interior”. 

La sentencia dicta que el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) deberá dar atención psicológica a la familia de León que fue asesinada el 21 de agosto de 2020. Según el artículo 62 de la Ley para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, las medidas de reparación se realizarán cuando se declare “el cometimiento de los hechos o actos de violencia”. 

PUBLICIDAD

María Gabriela León era abogada especializada en derecho penal y madre de dos niños, y siete meses atrás había iniciado una relación sentimental con Juan Bernardo Ordóñez. De acuerdo a una nota publicada en Primicias, la noche anterior al asesinato, su hijo mayor de 12 años había escuchado una pelea entre los dos. La mañana siguiente, el mismo hijo vio a su madre en la cama y pensó que estaba desmayada, y llamó a sus abuelos por teléfono para contarles. Enseguida llegó personal del sistema de emergencias ECU 9-1-1 y encontró que León estaba muerta. 

La Policía y el ECU 9-1-1 comenzaron la búsqueda de Ordóñez con el rastreo de su celular. El mismo día, cuando fue detenido por la policía, el hombre tenía la tarjeta de débito y la cédula de identidad de Gabriela León. Desde ese día, Ordóñez cumplía de prisión preventiva. 

Según la autopsia, León murió por asfixia mecánica por estrangulamiento. La fiscal Alejandra Ledesma comenzó la investigación con el testimonio del médico legista que demostró que hubo un delito. La autopsia también reveló que León había recibido golpes. Cuando su hijo la encontró, ella estaba acostada en la cama en su casa en Cuenca, con marcas en el cuello. 

En el proceso también dieron su testimonio anticipado el hijo de León, y otros familiares y amigos de ella. La Fiscalía dice que presentó más de 30 elementos probatorios para demostrar que Ordóñez cometió el delito de femicidio. 

En la audiencia de juicio, Juan Bernardo Ordóñez aceptó que mató a Gabriela León.  El Código Orgánico Integral Penal (COIP) dice que el femicidio es provocar la muerte de una mujer por el hecho de serlo o por su condición de género. El femicidio es sancionada con 22 a 26 años de cárcel, pero si hay agravantes la pena puede aumentar, como en este caso. 

Los agravantes, según la legislación, son haber tenido una relación de pareja o intimidad con la mujer, u otras relaciones familiares, conyugales, noviazgo, amistad, laborales, escolares, de confianza o subordinación. Otro agravante es cometer el femicidio frente a hijos u otros familiares o que el cuerpo de la mujer sea expuesto en un lugar público.  El caso de Gabriela León tuvo dos de los agravantes: Ordóñez era su pareja y su cuerpo fue encontrado por uno de sus hijos.

En Ecuador se comete un femicidio cada 72 horas. De acuerdo a la Alianza para el Monitoreo y Mapeo de los Femicidios en Ecuador, desde el 1 de enero al 3 de marzo de 2021, en Ecuador han ocurrido 20. El 45% de las mujeres tenía entre 25 a 39 años. De las 20 mujeres, 14 eran madres, cómo Gabriela León.