El 15 de febrero, el caso del femicidio de Diana Espinosa, joven quiteña de 29 años, pasó a la Fiscalía Especializada en Género, por decisión de un juez. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Desde ahora, la muerte de Diana Espinosa será investigada como un femicidio y no como muerte culposa por accidente de tránsito. Los archivos del caso reposan en la Fiscalía N°2 Quitumbe en Pichincha. Alejandra Sigcha es la fiscal a cargo de la investigación. Sigcha “está leyendo el caso” le dijo a GK, Malena Espinosa, hermana de Diana Espinosa. 

PUBLICIDAD

Sigcha comenzará la etapa investigativa por el presunto delito de femicidio. Freddy Ron, abogado de la familia de Espinosa, presentó ante la Fiscalía un documento para pedir la fecha y la hora para la formulación de cargos por femicidio contra Jonathan Falcón, quien era el novio de Diana hacia cinco meses. Según testigos, él conducía el auto que atropelló a Diana Espinosa. “Estamos un poco más tranquilos pero también con desesperación porque él se puede escapar, que se fugue es nuestro mayor miedo”, dice Malena, hermana de la joven. 

El caso de Diana Espinosa, explicado 

Diana Carolina Espinosa Lagla, una quiteña de 29 años, fue arrollada varias veces la noche del 19 de mayo de 2021. El auto que la arrolló era conducido por su novio hacía cinco meses, Jonathan Falcón. La muerte de Diana Espinosa comenzó siendo investigada como una muerte culposa por accidente de tránsito y no como femicidio. El caso estaba en la Fiscalía de Tránsito.  

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Esa noche de mayo, Diana y su novio habían estado discutiendo dentro del carro que ella apenas había comprado. Ella se bajó del auto y puso sus manos sobre el capó para evitar que Falcón se fuese. Además, según los testigos, ella pedía que él le devolviera su cartera. 

El hombre encendió el carro y la arrolló. Arturo Espinosa, papá de Diana, dice que los testigos declararon que Falcón retrocedió el carro y pasó de nuevo por encima del cuerpo de su hija, que yacía en media calle, en San Bartolo, un barrio al sur de Quito.

Algunos vecinos del sector que han ido a testificar, han contado que le lanzaron piedras al carro para que parara, pero el hombre aceleró y huyó. Los vecinos que vieron lo que pasó llamaron a la ambulancia y Diana fue llevada al hospital Enrique Garcés, donde estuvo dos días en coma. 

Diana Espinosa no tenía su cartera, ni su celular, ni sus documentos: entró al hospital marcada como NN —ningún nombre. Luego de esos dos días internada, murió por una hemorragia cerebral producto de un trauma craneoencefálico. Recién entonces su familia se enteró de que su hija, quien vivía con su novio y su pequeño hijo de 10 años, había pasado dos días internada y había fallecido a causa de sus heridas.

Los padres de Diana Espinosa denunciaron la muerte de su hija y señalaron a su novio como el culpable. Hasta ahora, Falcón no está detenido ni cumple prisión preventiva. 

En Ecuador las cifras de femicidios son demasiado frías. En 2021, la Alianza para el Registro y Mapeo de Femicidios de la sociedad civil contó 197 femicidios, incluidos 8 transfemicidios y 67 muertes por delincuencia organizada. Sin embargo, las cifras oficiales, dicen que en ese año sucedieron 67 femicidios, ya que cuentan las muertes de las mujeres por razones de género cuando están siendo investigadas como tal. 

En lo que va del 2022, la alianza de organizaciones ya contó al menos 15 femicidios.

Mayuri Castro
Periodista de GK. Cubre educación, migración interna y los derechos de las mujeres. En 2021 ganó la Mención de Honor en Acceso a la Salud del Premio Roche por el reportaje El consuelo de un país en crisis recae en sus estudiantes de psicología. Fue parte del equipo de Mongabay Latam y GK nominado al premio Gabo 2021 en la categoría texto con el especial Mujeres en la Amazonía: lideresas indígenas que están cambiando el rumbo de sus comunidades.