Ricardo Rivera Arauz fue un empresario, funcionario estatal y lobbista ecuatoriano. Estuvo vinculado y fue sentenciado por la trama de corrupción Odebrecht en el Ecuador. El 15 de enero de 2022, a los 72 años, falleció de covid-19. Ricardo Rivera fue tío y socio de Jorge Glas, el ex vicepresidente del Ecuador que cumple varias sentencias por corrupción

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Rivera fue sentenciado a 6 años de cárcel en el caso Odebrecht. Sin embargo, cumplía su condena fuera de la cárcel desde el 9 de diciembre del 2021. Ese día, salió amparado bajo el régimen semiabierto, que permite terminar las sentencias en libertad bajo ciertas condiciones a quienes hayan cumplido el 60% de su pena.

PUBLICIDAD

Hasta 2007, Rivera era un empresario de telecomunicaciones sin perfil público. Pero ese año, su nombre empezó a resonar cuando ocupaba el cargo de superintendente de telecomunicaciones. Su designación fue cuestionada por sus vínculos con Jorge Glas, con quien trabajó y de quien fue socio, y porque tenía vínculos con una compañía de telecomunicaciones, lo que le impedía ejercer el cargo, según la ley de ese entonces. 

En ese momento, Glas era presidente del Fondo de Solidaridad, una entidad pública que recibía las utilidades de las compañías estatales de telefonía y de electricidad. El fondo usaba esos recursos para inversión social y pago de pensiones jubilares hasta que fue disuelto en 2010. Muchos años después, los hilos conductores de la vida de Glas y Rivera se volverían a entrelazar. Ambos serían sentenciados por escándalos de corrupción que sacudieron al país y a América Latina —aunque para los partidarios de Glas, su caso se trata de una persecución política

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Una vida ligada a la telecomunicaciones, más de una década de señalamientos

Rivera dejó la intendencia de telecomunicaciones en marzo de 2008, tras una dudosa asignación de frecuencias a una de las compañías de las que era accionista, Televisión Satelital. 

Desde entonces, no se supo mucho más de él. Sin embargo, documentos revelados en 2016 lo señalaron como un intermediario no oficial en negocios entre el Ecuador y una compañía china que buscaba invertir en la Refinería del Pacífico, un proyecto denunciado por nunca haber avanzado a pesar de una multimillonaria inversión inicial. 

Un año después, cuando su sobrino pasó de ser el vicepresidente de Rafael Correa para ser el de Lenín Moreno, Ricardo Rivera cayó preso.

La madrugada del 17 de junio de 2017, doce operativos dirigidos por la Fiscalía del Ecuador dejaron miles de dólares incautados, un cheque de 980 mil dólares de Odebrecht y seis detenidos de alto perfil

Entre ellos estaba Rivera, quien era señalado como pieza fundamental del caso transnacional de corrupción que tuvo como eje central a la constructora brasileña Odebrecht, que montó una red de sobornos en toda América Latina. En Ecuador, involucró a empresarios y funcionarios estatales de alto perfil —entre ellos, Carlos Pólit, entonces contralor del Estado y a quien hoy las autoridades del Ecuador siguen requiriendo para procesarlo (vive en Estados Unidos).

Ese momento fue el inicio del quiebre tectónico y definitivo entre dos facciones de Alianza País, el entonces poderoso partido de gobierno: la que se mantenía leal a Rafael Correa (encabezada por Glas) y la que respondía al nuevo líder del partido, Lenín Moreno. Moreno, quien había sido vicepresidente de Correa y había compartido la camarilla del gabinete presidencial con Glas, empezó a alejarse de sus mentores. Fue, para el correísmo duro, una traición histórica. 

Después del arresto de Rivera, la distancia entre Moreno y Glas fue creciendo. En julio de 2017, Correa se fue del país y las relaciones al interior de su partido y con el gobierno de su sucesor, empezaron a crecer. No pasarían demasiados meses hasta que Glas sería destituido y sometido a un proceso penal propio. 

En diciembre de ese año, el vicepresidente Jorge Glas, le dijo a CNN que demandaría a su tío si se comprobaban giros de dinero. El 15 de enero de 2022, día de la muerte de Rivera, la periodista Ana María Cañizares, quien lo entrevistó para la cadena estadounidense, recordó que tal demanda nunca se dio. 

Rivera fue sentenciado a seis años en prisión por el delito de asociación ilícita en el caso Odebrecht

Cuatro años estuvo en prisión, hasta que en mayo de 2021, pidió acogerse al régimen semiabierto, un beneficio que le fue otorgado en diciembre del mismo año. 

El 9 de diciembre, dejó la cárcel regional del complejo penitenciario de Guayaquil. Estuvo poco más de un mes en libertad, hasta que falleció por covid, como le confirmó a GK su abogado. 

GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.