El nuevo gobernador será el economista Fulton Serrano. 

El gobernador de El Oro, Francisco Vera, renunció en medio de la crisis causada por un socavón que hizo que dos casas colapsen en el cantón Zaruma y que cientos de personas sean evacuadas. La tarde de hoy, 16 de diciembre, la Secretaría General de Comunicación (Segcom) confirmó que Vera renunció después de unas declaraciones que circularon en redes sociales en las que es violento con una de las personas afectadas. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

En un video que circuló en redes sociales, se puede ver que Vera le dice en tono alterado “se calla, usted no tiene que saber, usted se calla” a una de las personas que consultaba sobre el estado de las viviendas.

Vera también responde en el mismo tono cuando le dicen que ya es demasiado tarde para hacer algo con las casas y él responde “¿entonces que tengo que estar antes de que se produzca el problema?”. 

La Segcom dijo que el gobierno aceptó su renuncia y que le agradeció sus servicios. El nuevo gobernador será Fulton Serrano, un economista que ha trabajado en camaroneras, bananeras y mineras. 

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

¿Qué pasó en Zaruma?

Dos casas que eran patrimonio cultural fueron destruidas por un socavón en Zaruma, una pequeña ciudad de la provincia de El Oro. 

Las casas se desplomaron la noche de ayer, 15 de diciembre de 2021 por un hundimiento profundo del suelo conocido como socavón. Este fenómeno es causado por la humedad o la acumulación excesiva de agua que hace que el suelo se debilite y se hunda. 

Además, hay otra vivienda que fue afectada, pero no destruida. Según el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos de Ecuador (SNGRE), no hay personas heridas ni fallecidas. 

El Servicio Nacional de Riesgos confirmó que hay una familia de cuatro personas que fue afectada por el socavón y que están en un refugio temporal. También hay otras 2 familias de 8 personas que fueron evacuadas a una casa de una familia que las acogió. 

Se han evacuado 300 personas del barrio en el que pasaron los hundimientos. Esas personas “salieron por sus propios medios a casas de familiares”, según un comunicado del SNGRE de hoy. Además, se habilitaron alojamientos temporales en la Escuela Zaruma Coronel y en la Escuela Gabriela Mistral “en caso de que sea necesario”. 

Posibles causas del socavón

Marco Gálvez, miembro fundador de la asociación ciudadana Un Zaruma para todos, dice que lo que pasó anoche no es un incidente aislado y que ya había pasado algo similar en 2017. En los primeros meses de ese año, la escuela la Inmaculada Fe y Alegría también colapsó parcialmente por un socavón y tuvo que ser demolida. 

En septiembre de ese año, el entonces presidente Lenín Moreno decretó estado de excepción en el cantón, suspendió temporalmente la actividad minera y pidió a la Secretaría de Gestión de Riesgos que haga un estudio técnico de lo ocurrido. Sin embargo, no se cumplió con ese estudio ni se reconstruyó la escuela. 

Según Gálvez, Zaruma es un pueblo histórico y patrimonial “que ha sido abandonado y dejado al olvido y en manos de los intereses más mezquinos como es la minería”. Dice que a mediados del siglo anterior, una minera estadounidense abandonó las excavaciones que había hecho en la ciudad para extraer el oro. Eso provocó “que todos se sientan con derecho para hacer minería donde le dé la gana” y que mineros ilegales se apoderen de los túneles para extraer el metal precioso. 

Hoy, años después, Gálvez dice que muchas de las minas —legales e ilegales— pasan por debajo de la ciudad y eso ha causado que Zaruma tenga “una especie de cáncer o lepra por dentro”. Incluso, dice Gálvez, hay empresas mineras legales que trabajan dentro del casco urbano lo que ha debilitado el suelo sobre el que están las estructuras. 

Gálvez dice que lo que pasó anoche no es un incidente aislado y que ya había pasado algo similar en 2017. En los primeros meses de ese año, la escuela la Inmaculada Fe y Alegría también colapsó parcialmente por un socavón y tuvo que ser demolida. En septiembre de se año, el entonces presidente Lenín Moreno decretó estado de excepción en el cantón, suspendió temporalmente la actividad minera y pidió a la Secretaría de Gestión de Riesgos que haga un estudio técnico de lo ocurrido. Sin embargo, no se cumplió con ese estudio ni se reconstruyó la escuela. 

Susana Roa Chejín
(Ecuador, 1997) Periodista lojana y jefa de la redacción de GK. Cubre economía, sexualidad y derechos. Le interesan los temas de empleo, educación financiera y salud sexual y reproductiva.