Certidumbre o utopía

Fotografía de Ministerio Coordinador de Política Económica, bajo licencia creative commons BY-NC-SA 2.0. Sin cambios. Una Constitución es un mecanismo jurídico para reducir el riesgo político en un país. La carta magna puede prometer muchas cosas, pero si no cumple con esa primera función, no es más que prosa ostentosa. Desde los primeros días de la consolidación del constitucionalismo, allá en la Inglaterra del siglo XVII,  la seguridad de los derechos fundamentales del ciudadano frente a la arbitrariedad del gobernante ha sido el único camino a la prosperidad y la convivencia pacífica. Hoy, la receta sigue siendo, en esencia, la

|lunes 5 de octubre de 2015 05:00|

Sicopatía del imprescindible

En 1878, Porfirio Díaz llegó a la presidencia de México con el lema "sufragio efectivo, no reelección". Cumplió con su principal promesa de campaña: constitucionalizar el principio de no reelección. Y efectivamente se fue una vez terminado el mandato. Pero como seguía la posibilidad de regresar pasado un periodo, se postuló de nuevo para las elecciones de 1884 y ganó. Solo que esta vez advirtió, como para apaciguar su mala conciencia: “Hoy vuelvo a ser presidente y no podré volver a serlo”. Al poco tiempo promovió una reforma que permitió por primera vez la reelección presidencial indefinida. Salió del poder

|lunes 3 de agosto de 2015 05:00|

El origen del prejuicio comunista en el impuesto a la herencia

El gobierno del Ecuador pretende justificar el incremento del impuesto a las herencias con una frase de ínfulas bíblicas: “Durante la historia de la humanidad, el capital se ha concentrado en pocas manos”, dice en la exposición de motivos del proyecto de ley que ha enviado a la Asamblea. Es como si quisiera decirnos que — desde el génesis— intentar concentrar el 100% de la riqueza era un pecado capital. Tal vez por eso fueron expulsados del Edén. Vistas estas ínfulas historicistas, vale recordar otro momento de la historia para explicar los prejuicios ideológicos que marcan esta reforma tributaria — llamada con

|lunes 8 de junio de 2015 05:05|

El Saqueo Legal

Lo que el Estado ha hecho con el Fondo de Cesantía del Magisterio Ecuatoriano es aquello que Frederick Bastiat llamó “saqueo legal”. Es decir, todo el proceso legal y burocrático que ha terminado con la administración de dicho fondo en manos del BIESS constituye una de esas situaciones en las que —como decía el filósofo liberal francés en su libro La Ley, publicado en 1850— “la ley toma partido en favor del saqueo”, cuando el “aparato de magistrados, policías y prisiones se pone al servicio del saqueador y trata como criminal al saqueado que trata de defenderse” ¿No es, precisamente,

|lunes 18 de mayo de 2015 05:06|

El retorno de Nathalie Cely: O gira el timón o se quema como fusible

Nathalie Cely ha sido nombrada, por segunda vez, Ministra de la Producción del Ecuador y es una buena noticia. A diferencia de otros altos funcionarios del régimen y especialmente de su antecesor en el cargo, no imita la actitud arrogante y prepotente del presidente Correa. Además, está lejos del tribalismo tecnocrático de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo –Senplades– (aunque no con la determinación necesaria). Por eso, Nathalie Cely me cae bien.  La gran pregunta que rodea su retorno es si constituye un giro de timón y es el arribo de ideas frescas para cambiar las fallas del modelo,

|lunes 6 de abril de 2015 05:06|

Tribalismo tecnocrático

¿Pueden las poses académicas ocultar la inestabilidad institucional del Gobierno?  La política económica del actual Gobierno ecuatoriano tiene una característica distintiva: una total inestabilidad institucional escondida detrás de una retórica tecnicista.  Las reglas del juego cambian a cada momento y siempre hay algún pretexto tecnocrático elaborado para defender tal arbitrariedad, tornándola “racional”. Así nos marean: que se necesita elevar los parámetros de calidad, cuando en realidad quieren que los dólares no se vayan en comprar productos extranjeros; o que hay que cuidar la salud de los ecuatorianos con impuestos a la “comida chatarra”, cuando lo que buscan son más ingresos para el fisco. La última gracia

|lunes 27 de octubre de 2014 05:04|

Alguien no leyó la Constitución

¿Quién le dijo al Gobierno que podía quedarse con la tajada de los trabajadores? El jueves 24 de julio por la mañana, por gracia de un tuit peregrino, me topé con el Proyecto de Ley Reformatoria a la Ley de Telecomunicaciones, que consiste en un simple artículo que busca reformar radicalmente el esquema de beneficios laborales de todo un sector. Luego de leerlo, lo primero que pensé fue que el personal jurídico de Carondelet debe estar sobrecargado de trabajo porque se les pasaron dos soberbias inconstitucionalidades en esa iniciativa presentada a la Asamblea Nacional. Por un lado, pretenden aplicar el

|lunes 28 de julio de 2014 05:08|