Más de 401 personas presas han sido asesinadas en nueve masacres carcelarias entre 2021 y 2021. Pero aquellos decesos son los documentados en el contexto de las matanzas. Hay también homicidios y muertes que ocurren en medio de enfrentamientos que no son categorizados como masacres, pero que evidencian que la violencia en las prisiones ecuatorianos aún está lejos de estar contenida.

En este texto, te contamos cuáles han sido los episodios de violencia en las prisiones y se seguirá actualizando continuamente. 

Última Actualización: 21 noviembre, 2022
➜ Otras Noticias
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK

8 de octubre de 2022 

Daniel Hurtado y Antony Palomino fueron asesinados la madrugada del 8 de octubre de 2022. Sus cadáveres fueron encontrados en el pabellón B1 y B2 de la cárcel de Esmeraldas, una prisión liderada por la organización delictiva Los Tiguerones. 

PUBLICIDAD

Desde su celda, la mañana del 8 de octubre, una persona presa contó: “aquí estamos todos contra todos. El ambiente está tenso por aquí”. Es decir, al interior no existe una categorización por nivel de peligrosidad.  

El Servicio Nacional de Atención Integral a las Personas Adultos Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI) confirmó que los cuerpos de los internos tenían signos de asfixia y varios hematomas. 

Palomino había ingresado hace apenas un mes, según confirmó la institución. Y habría sido, además, amenazado por Los Tiguerones, dijo la entidad. 

24 de octubre de 2022

Desde las cuatro de la tarde, la Penitenciaría del Litoral —la cárcel más violenta del país— fue escenario, nuevamente, de enfrentamientos entre pabellones, después de apenas 19 días de que en la novena masacre carcelaria al menos 13 personas fueron asesinadas. 

El fuego cruzado se generó entre tres pabellones: el 9, donde, entre los presos, están confinados los miembros de Los Lobos; el 7, donde están los integrantes de Los Águilas, liderados por Junior Roldán, segundo al mundo de Los Choneros, y el 10, donde están los Chone Killers. Extraoficialmente GK conoció que a las cinco y media de la tarde una persona había sido alcanzada en el tórax.

A las 06:47 de la tarde, el SNAI confirmó que tres personas fueron alcanzadas por balas: Anderson C., herido en el glúteo, Christian F., herido en el dedo pulgar izquierdo, y Bryan N., herido en el tórax derecho. Los hombres fueron trasladados a un hospital del Ministerio de Salud Pública. 

Poco más de treinta minutos después, el SNAI confirmó que Bryan N. no logró sobrevivir. 

Este enfrentamiento dejó —al menos— una persona muerta y dos heridas. 

Pese a las nueve matanzas carcelarias y las continuas muertes en las cárceles, las armas siguen ingresando a las prisiones. El 8 de octubre, poco más de dos semanas después, días antes de la balacera del 24 de octubre, un policía —que trabaja vigilando uno de los filtros de la Penitenciaría— ingresó casi 750 municiones de armas de guerra al centro carcelario. 

Ocurrió durante la mañana del 8 de octubre. De acuerdo con el parte policial, al que GK tuvo acceso, el policía había llegado antes de las doce del día. Le habían asignado el turno de vigilancia en la cárcel regional, aledaña a la Penitenciaría del Litoral. 

A las doce del día, el policía ingresó al baño de una sala de espera de la Penitenciaría del Litoral. Imágenes del centro de monitoreo de la prisión lo muestran entrando con una maleta. Otro agente lo vio y lo alertó: en la maleta había municiones de dos tipos de calibre: 7.62 y 5.56.

PUBLICIDAD

 Después de salir del baño, el policía fue a cumplir con su turno en el filtro 1 de la cárcel regional.

El agente que lo vio, notificó a las autoridades. Fueron a buscarlo al rancho —donde está la comida que dan a los presos— pero no lo encontraron.  Se había ido. 

Los otros agentes policiales con quienes fue visto el policía antes de ingresar a la Penitenciaría del Litoral dijeron “no saber nada”, según consta en el parte policial. 

Desde entonces, el policía sospechoso —investigado por ingreso de artículos prohibidos a la cárcel— no ha sido detenido. Está prófugo.

27 de octubre de 2022

Rubén Eduardo Escobar Vite, un hombre de 32 años, fue encontrado muerto en la celda 11 del pabellón A5, de la cárcel de Esmeraldas. Pasó a las 11:00 de la mañana del jueves 27 de octubre, apenas 19 días después de que dos presos fueron asesinados en otros pabellones de la misma prisión. 

Una imagen, a la que GK tuvo acceso, muestra el cuerpo de Escobar —que vestía una camiseta deportiva— colgado de una prenda que parecería ser una bufanda beige, en el interior de su celda, mientras otros internos lo observan. 

GK consultó sobre el SNAI sobre el hecho. La institución confirmó el fallecimiento, que fue categorizado como una “muerte violenta” por los agentes de seguridad penitenciaria que suscribieron el informe. 

29 de octubre de 2022

Una persona presa, Ángel L., fue hallada sin vida en la cárcel de Loja. El hombre habría sido asfixiado en la prisión, donde están confinadas más de 900 personas privadas de libertad. El SNAI dijo a GK que hubo “una alerta” sobre el “mal estado de salud” de Ángel L. Un agente de seguridad penitenciaria llamó al Servicio Integrado de Seguridad ECU 9-1-1. La institución aseguró que un médico llegó a confirmar que el hombre ya no tenía signos vitales. 

Mientras un carro de Medicina Legal de personal de Criminalística de la Policía Nacional salía de la cárcel, trasladando el cadáver del interno, su familia esperaba en las inmediaciones de la cárcel de Loja. “Mi papá, no, ¿por qué?”sollozaba su hijo, un niño de menos de diez años, en la puerta de la prisión. 

En una transmisión del medio local, Lo del Momento Loja TV, la esposa de Ángel L., aseguró que él había sido amenazado. “Fue una de las bandas que está ahí. Y sí les dijimos a los guías que lo cuiden. Ahora no nos dicen nada”, cuestionó la mujer, quien prefirió no identificarse por temor a represalias. 

30 de octubre de 2022

Dos personas presas, Luis M. y Edison L., fueron encontradas sin vida en dos bloques de la cárcel de El Inca, en el norte de Quito, donde se han documentado al menos dos enfrentamientos durante 2022. 

Los cadáveres de los dos hombres fueron hallados en el interior de sus celdas y habrían fallecido “por aparente suspensión”, dijo el SNAI. 

El 25 de abril pasado, hubo un enfrentamiento entre Los Lobos y la nación Latin Kings, según confirmaron fuentes policiales. Al menos 15 personas resultaron heridas durante el fuego cruzado. 

1 y 2  de noviembre de 2022 

“Mi amor, escúchame, no le digas a mi mami. Ahorita comenzó de nuevo una balacera”, escribió una persona presa de la Penitenciaría del Litoral, en Guayaquil,  a su familiar, a las 8 y 11 de la noche del 1 de noviembre del 2022. 

En esa alerta, el interno contó que los incidentes los empezaron presos del pabellón 3, donde están confinados los miembros de Los Águilas, una banda de corta data, liderada por Junior Roldán, alias JR. 

Horas antes, más de mil presos fueron trasladados desde los pabellones 5 y 2 de esa prisión a otras dos cárceles: El Rodeo, en Portoviejo, y la cárcel regional 8, aledaña a la Penitenciaría del Litoral, en Guayaquil. 

El SNAI confirmó la balacera a las 8 y 40 de la noche. Pero dijo que las detonaciones venían del pabellón 1. Las personas presas enviaron audios a sus familias. En uno de ellos, se escuchaba cómo otros internos disparaban sus fusiles. 

La noche del 1 de noviembre, el SNAI confirmó, al menos, dos heridos. 

Pero los enfrentamientos no pararon. Antes de las tres de la tarde del 2 de noviembre, una persona del pabellón 3, liderado por Los Águilas, fue asesinada. Minutos después, el SNAI confirmó su fallecimiento y dijo que el fuego cruzado se generó entre los pabellones 3 y 9, como habían alertado las familias el 1 de noviembre. Hasta esa hora, había siete personas heridas. 

Tres horas más tarde, a las seis, el SNAI confirmó que una de las personas heridas había fallecido. 

La Fiscalía abrió de oficio una investigación sobre los incidentes de  la Penitenciaría del Litoral. Por eso, la institución anunció que un agente fiscal estará en el puesto de mando establecido por el SNAI para coordinar con otras instituciones “las acciones que se ejecutarán al interior del centro penitenciario” en medio de esta investigación. 

3 de noviembre de 2022

Fue un día intenso de enfrentamientos entre personas presas y un fuerte contingente de 1.170 uniformados, entre militares y policías. Ese día, los internos del pabellón 2, varios de ellos miembros de la organización Los Chone Killers, se resistieron a ser trasladados.

Desde las ocho de la mañana, no solo se dispararon municiones de fusiles, sino que también retumbaron granadas. Casi doce horas duró el intercambio de fuego cruzado entre internos y militares, hasta que, finalmente, antes de las seis de la tarde, el SNAI confirmó que las fuerzas militares y policiales habían tomado el “control” del pabellón 2.  Internos que no pertenecen a ninguna organización delictiva enviaron audios y videos pidiendo auxilio por las ráfagas de gas lacrimógeno y las balas. 

Familias de personas presas permanecieron en las inmediaciones de la Penitenciaría del Litoral, esperando respuestas. Incluso, grabaron un video en el que reclamaban no tener información sobre sus familiares. 

Ese día, se concretaron otros 417 traslados desde el pabellón 2. 

7 de noviembre de 2022

Las detonaciones de armas de fuego volvieron a sonar en la Penitenciaría del Litoral, pasadas las dos de la tarde del 7 de noviembre de 2022. Seis días habían pasado desde que el SNAI concretó masivos traslados desde aquella prisión a dos centros carcelarios: El Rodeo, en Manabí, y a la cárcel regional de Guayas. 

A las tres de la tarde, el SNAI confirmó los enfrentamientos entre dos pabellones. De acuerdo con el Servicio, el fuego cruzado comenzó entre el pabellón 6 —donde estaban confinados los miembros de la banda Los Águilas (Los Choneros) — y el 10, donde estaban varios de los integrantes de los Chone Killers. Así mismo, desde el pabellón 7 (Los Águilas) una capa de humo aparecía, aunque no se especificó a qué se debía. Todas aquellas bandas son aliadas. Sin embargo, debido a la rotación interna de presos se dificulta conocer en detalle qué organizaciones están enfrentándose. 

Hasta el 4 de noviembre, hubo, al menos, 1012 reubicaciones internas. También hubo balaceras, aunque en menor intensidad. El SNAI dijo a GK que esas rotaciones se realizaron en dos pabellones: el 6 y el 7, justamente donde se dieron los enfrentamientos. 

Los 1012 traslados internos se suman a los más de mil cuatrocientos traslados que se hicieron a cárceles externas. El ministro del Interior, Juan Zapata, aseguró que las reubicaciones continuarán. 

Pero no fue lo único que ocurrió en las prisiones. El 7 de noviembre se conoció que dos personas presas se fugaron de la cárcel El Rodeo, en Manabí la noche del domingo 6 de noviembre. Uno de ellos era Diego G., un hombre sentenciado a 29 años de reclusión por tráfico de drogas y Julio T., que cumplía una condena de 30 meses de prisión por robo. 

Las cosas no se detuvieron conforme avanzó el día. Desde las cinco de la tarde se escucharon detonaciones en las inmediaciones de la cárcel de El Inca, en el norte de Quito. Pasadas las siete de la noche, el SNAI confirmó, de forma preliminar, que cinco personas presas fueron asesinadas, presumiblemente con armas blancas. También se confirmó que cinco personas resultaron heridas, tres de ellas fueron hospitalizadas. Además, un agente de seguridad penitenciaria fue herido en medio de los enfrentamientos. 

En esa cárcel, la gobernanza criminal está dividida entre Los Lobos y los Latin Kings. Aunque aún no se han confirmado qué grupos de delincuencia organizada estuvieron involucrados, Los Lobos y la nación Latin Kings han estado en constante combate. Así ocurrió el 25 de abril de este año, cuando un enfrentamiento entre las dos organizaciones dejó, al menos, 15 heridos.

De acuerdo al general Víctor Heredia, comandante de la Policía del Distrito Metropolitano de Quito, la situación en la cárcel de El Inca se habría controlado aproximadamente a las 8 de la noche.

19 de noviembre de 2022

Si bien la mayoría de enfrentamientos en los centros que forman parte del sistema de rehabilitación social en Ecuador ocurren en las cárceles de adultos, también hay enfrentamientos en los centros de adolescentes infractores (CAI). 

La noche del 19 de noviembre de 2022, en el CAI de Guayaquil hubo un nuevo incidente. Según un comunicado del SNAI, los internos reaccionaron de forma violenta al mismo después de que un “artefacto aéreo que contenía sustancias ilícitas” fuera interceptado por los miembros de seguridad del CAI. 

El SNAI dijo que hubo “incineración de colchones, daños a cámaras y colchones del centro” y que además hubo intentos de agresiones a otros adolescentes. Según el SNAI, de inmediato se activaron los protocolos de seguridad y se logró retomar el control. 

Tras el incidente, el SNAI informó que siete personas “mayores de edad” fueron quienes incitaron los actos violentos y que “ya fueron trasladados a otro centro de privación de libertad”. 

No es la primera vez que hay incidentes violentos en el CAI de Guayaquil. La mañana del 9 de abril de 2022, un adolescente de 17 años fue asesinado dentro de este Centro. Según la Fiscalía, los atacantes le robaron las llaves de uno de los pabellones a un guardia y allí asesinaron al joven con un cuchillo. 

Las heridas en el pecho y garganta, dijo la Fiscalía, le causaron la muerte inmediata. Según las investigaciones el móvil del crimen fue un “presunto ajuste de cuentas entre dos bandas criminales, encargadas de ejecutar sicariatos en varias ciudades de la provincia del Guayas”. 

En total, seis personas entre 18 y 22 años fueron procesadas por el crimen y fueron trasladados a la Penitenciaría del Litoral a cumplir una orden de prisión preventiva mientras se esclarece lo sucedido. 

Karol Norona 150x150
Karol E. Noroña
Quito, 1994. Periodista y cronista ecuatoriana. Cuenta historias sobre los derechos de las mujeres, los efectos de las redes de delincuencia organizada en el país, el sistema carcelario y cubre permanentemente la lucha de las familias que buscan sus desaparecidos en el país. Ha escrito en medios tradicionales e independientes, nacionales e internacionales. Segundo lugar del premio Periodistas por tus derechos 2021, de la Unión Europea en Ecuador. Coautora del libro 'Periferias: Crónicas del Ecuador invisible'. Forma parte de la organización Chicas Poderosas Ecuador.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.