La policía Verónica Songor falleció la tarde del 16 de octubre de 2022 en una clínica privada de Guayaquil, después de pasar una semana en un estado de salud muy grave. La agente, de 24 años, fue inducida al coma luego de haber recibido al menos seis disparos de arma de fuego, pero no logró sobrevivir. Fue herida el 9 de octubre de 2022 en medio de un ataque contra la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de Socio Vivienda 1, en Nueva Prosperina, en el noroeste de Guayaquil. 

El ataque a la agente lojana, Verónica Songor, fue en pleno estado de excepción. Este terminó el 14 de octubre de 2022, cinco días después del ataque a Songor y dos días antes de que se anunciara su muerte.

 

Última Actualización: 17 octubre, 2022
➜ Otras Noticias
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores. Hazte miembro de GK
PUBLICIDAD

Desde las ocho de la noche del 16 de octubre, los restos de la joven policía son velados en el Cuartel Modelo de la Policía, en Guayaquil. Sus padres —que llegaron desde Loja para recibir el cuerpo de su hija— miraban el féretro de la agente Songor, que fue cobijado por una bandera tricolor y despedido con honores por las trompetas entonadas por policías. 

La Policía transmitió en vivo varios de los momentos del velatorio de la agente Songor, incluso una familiar de la joven comentó la publicación: “El presidente piensa que sus condolencias van a calmar este dolor que como familia estamos pasando. Antes, debió darle toda la seguridad que necesitaba”, escribió. El cuestionamiento de la mujer se hizo en referencia a que la policía Songor fue impactada de bala, mientras cumplía su turno en la UPC, sola, pese a que Socio Vivienda es una de las zonas más críticas del país.

Después de que se confirmó la muerte de Songor, Juan Zapata, ministro del Interior, expresó sus condolencias en Twitter. “Nuestros héroes que entregan su vida para enfrentar la delincuencia no están solos, no permitiremos que exista impunidad en su caso”, aseguró Zapata. 

La Policía Nacional también publicó sus condolencias en la red social. En un comunicado, Fausto Salinas, comandante general de la Policía, dijo que seguirán tratando de mantener la seguridad de las personas y que se levantan “para decirle no a la delincuencia, la rechazamos y la vamos a combatir con fuerza”.

Así fue el ataque

La oficial Verónica Songor estaba en su guardia rutinaria en la UPC Socio Vivienda 1, uno de los barrios con mayores índices de violencia en Guayaquil. En lo que va del 2022, más de cinco balaceras han atemorizado a niños, adolescentes y habitantes de la zona.

La madrugada del 9 de octubre, un grupo de hombres disparó contra la UPC. Más de seis balas alcanzaron a la agente, que llevaba en servicio activo un año y siete meses. 

La agente Songor primero llegó al hospital de la Policía, donde fue atendida, y luego fue trasladada a la Clínica Guayaquil. En el trayecto perdió mucha sangre lo que causó que llegara al centro de salud con un paro cardiaco. Los médicos le practicaron tres reanimaciones y lograron que su corazón volviera a latir. 

El 12 de octubre su pronóstico era reservado. Sin embargo, el equipo médico que la atendía dijo ese día que, posiblemente, tendría un daño irreversible en su cerebro. 

Ese mismo 12 de octubre, el médico Roberto Gilbert, director de la Clínica Guayaquil, donde estaba hospitalizada la policía Songor, explicó a medios de comunicación, que los impactos no dañaron órganos principales como sus riñones y su hígado.

Dijo que estaba “estable y que está dando buena saturación”. Sin embargo, en ese entonces, el médico dijo que aún no se conocía “cuánto tiempo estuvo parado su corazón” porque luego de los impactos de bala “no llegó sangre a su cerebro”. Cuatro días después de esas declaraciones, Songor murió 

La familia de la joven policía —que forma parte del eje preventivo al ser parte de la policía comunitaria— viajó desde Loja hasta Guayaquil, y ha exigido que el ataque, que la Policía atribuyó a las bandas narcodelictivas vinculadas al cártel mexicano Jalisco Nueva Generación, no quede impune. 

Así avanza la investigación del ataque

PUBLICIDAD

Al mediodía del 9 de octubre, la Fiscalía ecuatoriana abrió una investigación por el ataque contra la UPC y la policía Songor. Primero, fue por terrorismo; después se cambió a tentativa de asesinato, tenencia de armas y transporte de armas de fuego. Luego de la muerte de la joven agente, la Fiscalía anunció, la mañana del 17 de octubre, que se reformularán cargos: de tentativa de asesinato, a asesinato. 

El Comandante general de la Policía, Fausto Salinas, dijo, ese mismo día, que tras 25 allanamientos fueron detenidas diez personas. Tres de ellas son menores de edad.

Entre los objetos decomisados estuvieron al menos una escopeta:

  • 2 pistolas
  • 4 revólveres
  • 320 municiones para armas de diversos calibres
  • 3 cartuchos
  • alimentadores
  • 21 indicaciones balísticos
  • 1 casco que habría usado uno de los hombres que participó en el atentado
  • chalecos antibalas
  • fundas de dosis de heroína
  • 1 motocicleta reportada como desaparecida
  • panfletos de amenazas

Los panfletos fueron lanzados a la UPC durante el ataque en el que resultó herida Songor, y estaban llenos de amenazas: decía que el cártel Jalisco Nueva Generación advertía a los policías de esa dependencia sobre “abusos” de agentes contra habitantes. 

Los diez detenidos en los allanamientos fueron llevados —ese mismo 9 de octubre— a la Unidad Judicial Cuartel Modelo, y Florida Norte (para los menores de edad). 

Dos días después del ataque, la Fiscalía procesó a siete personas por tres delitos: 

  • asesinato en grado de tentativa
  • transporte de armas de fuego y municiones
  • tenencia de armas. 

Tres de las siete personas serán procesadas por asesinato  y cumplirán prisión preventiva. La instrucción fiscal en ese proceso durará treinta días. 

Otro hombre fue procesado por delito de tráfico de drogas y transporte de armas de fuego y municiones. También cumplirá una orden de prisión preventiva. 

Otras tres personas fueron procesadas por transporte de armas de fuego y municiones. También permanecerán en la cárcel, en prisión preventiva, mientras el proceso penal se desarrolla. 

La mención equivocada del presidente Guillermo Lasso

La noche del 9 de octubre, en su discurso por las fiestas de Guayaquil, el presidente Guillermo Lasso dijo que la policía Songor había fallecido. Pero estaba equivocado, Songor seguía viva en ese momento. La noticia impactó a las millones de personas que escuchaban su discurso. Sin embargo, minutos después tuvo que rectificar la información. 

“Hablé con Juan Fernando y Carlos, padre y hermano de Verónica Songor, quien lucha por su vida por el ataque vil de esta madrugada. Les he manifestado mi solidaridad y mis disculpas por el error. Los acompañamos en este momento tan difícil. Nuestras oraciones por Verónica”, dijo Lasso, en su cuenta de Twitter, luego de una hora de su erróneo anuncio. 

Cropped Favicon GK 2 150x150
Karol E. Noroña y Susana Roa
Karol Noroña es una periodista y cronista ecuatoriana. Cuenta historias sobre los derechos de las mujeres, los efectos del crimen organizado en el país y cubre permanentemente la lucha de las familias que buscan sus desaparecidos. Susana Roa cubre economía y derechos en GK.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.