El Movimiento Nacional Campesino anunció el martes 6 de septiembre que se prepara un “paro nacional campesino contra el gobierno de Lasso”. El anuncio se dio en medio de los diálogos entre las organizaciones que participaron en el paro de junio pasado y el gobierno nacional, avivó la preocupación de posibles nuevas movilizaciones. 

Richard Intriago es presidente del Movimiento Nacional Campesino y, en una breve llamada telefónica, respondió algunas preguntas sobre el descontento del sector campesino, la posibilidad de nuevas movilizaciones y los pedidos que el sector espera que el gobierno atienda para evitar nuevas paralizaciones.

Ustedes anunciaron que se van a preparar para una movilización nacional.  ¿Cómo es esa preparación? 

Primero que se convocó una asamblea extraordinaria en nuestra sede principal en Guayaquil, a toda la dirigencia de Costa, Sierra y Amazonía. 

Esto se debe a una crisis que todos conocemos, que se ha profundizado, y que, además, hay una presión social que desde el sector campesino busca movilizarse. 

Hemos evaluado la situación del gobierno nacional, hemos evaluado los problemas que están ocurriendo en el campo y la ciudad, ahora con mucha fuerza en la ciudad — hemos hecho alianzas importantes con sectores urbanos, populares— y hemos tomado la decisión de agotar todas las instancias democráticas, para no tener que ir a una movilización, a un paro nacional

PUBLICIDAD

Y la última instancia democrática, a pesar de que hemos conversado permanentemente, hemos tratado de solucionar los problemas por la vida de los diálogos y han sido totalmente las puertas cerradas. 

➜ Otras Noticias

La última, en la última acción democrática que llevemos a cabo que nos ha dejado el gobierno nacional para que nosotros actuar, es el juicio político a los ministros que están involucrados en la catástrofe que estamos viviendo en el país, principalmente en el sector agropecuario y en el tema de la seguridad incontrolable que vivimos en el campo y la ciudad. 

En el comunicado, decía, ministros Manzano, Jiménez y Prado, ¿correcto? 

Sí, por esa razón, los tres ministros tienen que responder sobre la grave situación que vivimos. Tienen que responder. 

¿No incluyen en el pedido de juicio al ministro Carrillo, que es encargado de la seguridad interna? Francisco Jiménez es Ministro de Gobierno. ¿Qué pasaría con Carrillo, que está a cargo de la seguridad interna? 

La política pública, los acuerdos, las conversaciones, quien ha llevado a cabo es el ministro Francisco Jiménez. 

Sí, pero como usted mencionó seguridad, le pregunto si también han contemplado a Carrillo, que es ministro del Interior. 

En nuestra asamblea extraordinaria, el movimiento campesino decidió ir en contra del ministro de Gobierno, porque creemos que él como máxima autoridad y como el coordinador del resto de ministerios, es el responsable de todo lo que está pasando. 

Eso fue una decisión de la Asamblea del Movimiento Campesino. 

¿Ustedes han participado en los diálogos? Como ustedes no fueron parte de la movilización de junio de 2022 como organización, no están dentro del proceso de diálogos, le pregunto si han sido convocados en algún momento a ser parte de este proceso.

Recordemos que el proceso de diálogo ha sido solo con una organización que se llama Conaie, que representa a un sector de los indígenas. 

Nuestra organización, el Movimiento Campesino, también tiene dirigentes indígenas y bases claves en Sierra, Centro, Sur y Norte y en la Amazonía ecuatoriana. Esa mesa de diálogo no representa a todo el sentir de todos los del sector rural. 

Por esa razón no hemos participado. Tampoco nos han invitado y lo que nosotros hemos hecho es intentar permanentemente de abrir fuentes de diálogo con los diferentes ministros para poder resolver los problemas y hemos encontrado las puertas completamente cerradas. 

Le hablo de Costa, Sierra y Amazonía, en ningún lado abren las puertas para poder resolver los problemas o poder escuchar las necesidades que tenemos. 

¿Y ustedes han conversado con otras organizaciones que sí son parte del diálogo, la Conaie u otras organizaciones, la Fenocin, etcétera, para ver si es que también plegarían a un eventual paro nacional? 

No hemos conversado con nadie, porque yo creo que esto no es un tema de ponerse de acuerdo para paralizar el país. 

Nunca hemos estado de acuerdo con eso. A pesar de que los gobiernos no nos dejan a veces otro camino para hacerlo, pero no se ha conversado con ellos al respecto. 

Recién ayer, el Movimiento Nacional Campesino lo ha decidido. Y no ha decidido irse a una paralización nacional, más bien hemos buscado este camino democrático del juicio político a los tres ministros, para no tener que ir o no tener que recurrir a movilizaciones ni paralizaciones que sí están siendo contempladas por las organizaciones de base, como una medida obviamente desesperada por todo lo que el gobierno está haciendo y dejando de hacer. 

En ese sentido nosotros, nuestra primera posición es democrática, no hemos puesto fecha de paralización. 

Más bien hemos dicho a las organizaciones “regresemos a las provincias, tengamos nuestras asambleas provinciales” y ahí discutamos profundamente y con mucha responsabilidad qué acciones vamos a tomar, que no menoscaben ni dañen a otros sectores como las ciudades, como los barrios, que no creen caos en el país y que no afecten a la economía de los ecuatorianos. 

Esa no es nuestra posición. Pero vamos a tomar acciones obviamente de movilización si son necesarias y si el gobierno nos deja como la última salida. 

En el comunicado que ustedes envían  dicen que están en “preparación de un paro nacional”, pero usted dice que van a volver a conversar en las bases. ¿Qué pasaría luego? ¿Volverían a tener una asamblea extraordinaria? ¿Hay una fecha?

No hay una fecha aún, la vamos a convocar en las próximas semanas. 

Pondremos fecha, la principal tarea que nos han asignado a la dirigencia ahora, es conversar con las diferentes bancadas de la Asamblea Nacional para poder argumentar el porqué de un juicio político a estos tres ministros de estado y que tengamos el apoyo a la Asamblea Nacional para llevarlos adelante. 

Esperamos que la Asamblea Nacional se sensibilice con la realidad que estamos viviendo, que sepa de que una salida democrática para no permitir el caos en el país, para que no se caotice nuestro país y que ellos obviamente se pongan a favor del pueblo ecuatoriano. 

Esta semana yo tendré reuniones, espero tener reuniones con todos ellos y poder llegar a un acuerdo para el bien del país. 

Finalmente, ¿cuáles serían los pedidos que ustedes están haciéndole al gobierno y que debería atender para evitar que vayan a una movilización? 

Mire, la crisis de inseguridad nos ha atacado a todos, al campo y a la ciudad. 

Nosotros que estamos en Guayaquil, con nuestra sede en la provincia del Guayas, uno de los lugares más inseguros que existe en el país, no permiten llevar el trabajo, la economía en paz y lo que queremos es reactivar el trabajo y la economía. Tanto para el campo como para la ciudad. 

Nosotros tenemos relaciones importantes con la ciudad por la entrega de alimentos, por la creación de ferias, por muchas otras actividades que no están siendo oportunas, que no están generando economía popular para los pequeños productores o para la gente de las ciudades, porque tenemos una inseguridad terrible, eso es una constante. 

Por eso salió como primer punto en la asamblea de ayer. Sin embargo, ya hablando del tema agropecuario, en general hay una crisis total del sector agropecuario, que pasa por dos cosas fundamentales que no son las únicas. 

La primera es una crisis de fertilizantes mundial, que ha encarecido el precio de los fertilizantes. 

El gobierno respondió con un subsidio a la urea como un paliativo, como pañitos de agua a un enfermo de infección pulmonar: lo que hacemos es bajar la fiebre, pero no resolvemos el problema. 

El problema no es la urea, el problema son todos los fertilizantes. El problema es que no podemos seguir produciendo con costos tan altos y que no nos permiten tener utilidad en el campo y que muchos campesinos están quebrando, yendo a sus hijos una vez más a las ciudades y engordando estos cinturones de pobreza, que además, al final terminan siendo foco de delincuencia en las ciudades. 

¿Es decir, ustedes piden más subsidios? 

Por otro lado, perdóneme, pero para culminar solo está el tema de la comercialización de nuestros productos, que todavía no existe una política pública real, agropecuaria, que permite entregar nuestros alimentos a precios dignos, a precios que permitan vivir en el campo, que permitan cubrir los costos de producción y tener una pequeña utilidad a las familias de pequeños y medianos productores. Esas son las 2 razones fundamentales. 

¿Es decir, estarían pidiendo más subsidios al precio de la urea, por ejemplo? 

De ninguna forma, el subsidio de la urea se está dando. 

Ahora obviamente hay algunas voces que nos han ido anunciando a nivel nacional que está siendo muy mal llevado ese tema del subsidio que ya el gobierno ha hecho. 

No estamos viendo una política agraria para transformar la realidad del sector agropecuario. 

Nosotros no pedimos subsidios, porque nosotros tenemos las herramientas para poder sacar la producción y generar riqueza para este país, como quienes obtenemos la alimentación. 

Recuerde usted que, en 2020, cuando estaba la pandemia en su momento más duros, tuvimos los campesinos, fue el Movimiento Nacional Campesino quién creó la brigada alimentaria y que no permitió el desabastecimiento alimentario, ni el caos social, por falta de alimentos en las ciudades más importantes. 

Así que nosotros no estamos pidiendo pañitos de agua tibia, estamos pidiendo una política agraria, si el ministro de Agricultura no está al nivel de crear una política agraria integral, para transformar eso y eso pasa por tierra, agua, semillas, pasa por fertilizantes, pasa por comercialización, por mejorar todas las condiciones del sector agropecuario, entonces tendrá que irse a su casa

Necesitamos personas profesionales competentes que estén dispuestos a dar la vida por este país, a transformar las cosas desde la raíz. 

Maria Sol Borja 100x100
María Sol Borja
Periodista. Ha publicado en New York Times y Washington Post. Fue parte del equipo finalista en los premios Gabo 2019 por Frontera Cautiva y fue finalista en los premios Jorge Mantilla Ortega, en 2021, en categoría Opinión. Tiene experiencia en televisión y prensa escrita. Máster en Comunicación Política e Imagen (UPSA, España) y en Periodismo (UDLA, Ecuador). Es editora asociada y editora política en GK.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR