La noche del 23 de junio de 2022, undécimo día del paro nacional, una feroz emboscada de manifestantes a un piquete militar en San Antonio de Pichincha, al norte de Quito, cerca de la Mitad del Mundo, dejó varios militares heridos. En el mismo enfrentamiento se habría producido, además, la muerte de un manifestante. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Un militar que participaba en el operativo habló con GK, con la condición de que su identidad no fuese revelada. “No íbamos a hacer daño a nadie; íbamos a despejar la vía”, dijo el soldado. “Nos atacaron: ya nos estábamos replegando y nos cayeron por ambas partes, de frente, por la retaguardia. Por todos lados”, dijo el militar, visiblemente en shock. “Esto no es una manifestación pacífica; ya están dispuestos a matar”, condenó.

PUBLICIDAD

Varios videos que circulan en redes sociales y otros a los que tuvo acceso GK, muestran a la turba cargar contra el convoy militar. “Nos atacaron con explosivos, voladores y piedras”, dijo el militar, quien tiene una herida profunda en el pómulo, pues fue herido con una vara metálica que atravesó el vehículo en que se movilizaba. “Estos no son manifestantes, son criminales”, dijo el militar. Una fuente militar le dijo a GK que en San Antonio de Pichincha que la emboscada fue hecha por unas mil o mil quinientas personas

El contingente militar habría sido considerablemente más pequeño, lo que habría facilitado el ataque, que dejó a varios de ellos heridos. Según denunciaron varias personas de la zona, el enfrentamiento habría dejado un muerto. Hasta ahora, ni las autoridades militares ni las policiales del Ecuador han dado su versión sobre el fallecimiento. Una fuente policial de GK, confirmó que había un muerto

Según un breve comunicado del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, habría 17 militares heridos de gravedad, 3 camiones, una camión plataforma y una retroexcavadora destruidos. “Era un caos”, repitió el militar, mientras narraba lo que sucedió. En varios videos, se ven motocicletas policiales tiradas en el suelo. Varios policías se protegen con sus escudos, mientras otros piden bombas lacrimógenas para repeler el ataque.

En otro, se ve cómo los manifestantes atacan un bus militar a pedradas. También se ve cómo amenazan de muerte e insultan a los militares que van en sus vehículos. Un video muestra cómo los manifestantes se ufanan de haberles quitado la retroexcavadora. 

En otro, uno de ellos dice: “Aquí ya le tenemos detenido al vehículo que venía limpiando todito”, en alusión al despeje de la vía. “Esto es para que sepan que con San Antonio no se meten. Ahí tenemos los camiones de los militares para que sepan que aquí la gente es bien parada, hijueputa”, dice en tono desafiante.

“Algunos compañeros cayeron heridos; no sé si otros están desaparecidos”, dijo el militar que habló con GK. El ministro de producción, Julio José Prado, dijo en Twitter que los militares y policías iban a despejar una vía cerca Nanegalito, una parroquia rural de Quito, para que más de 600 automóviles privados y de transporte de alimentos pudieran pasar. “No llegaron”, dijo Prado. Según él, hay 5 militares secuestrados por los manifestantes.

Un vecino del sector, que pidió ser identificado solo por su primer nombre, Giovanni, dijo que cerca de las 4:30 de la tarde, un contingente militar de 9 ó 10 camiones  llegó al sector de Maresa, Mitad del Mundo, en el norte de Quito. «Bajaron por la avenida Manuel Córdova Galarza. Todos los vecinos de acá nos emocionamos porque eran bastantes militares que venían a despejar la vía«, dijo el residente. Detrás de ellos, relató venía la retroexcavadora y la plataforma. 

Los militares empezaron a despejar la vía, y lanzaron gases lacrimógenos para abrir paso. «Los manifestantes se fueron replegando hasta el redondel de la Mitad de la Unasur», dijo Giovanni. «Nosotros, en el sector de Maresa comenzamos a salir a aplaudirle a los militares«, dijo. Después de eso, dice, no sabe qué pasó. «Creo que se dividió el convoy; aquí se quedaron unos tres camiones más la pala mecánica», dijo. Después de eso, empezaron a salir más manifestantes. Al inicio, dice Giovanni, eran 100 personas. Pero pronto se fueron multiplicando, relata.

En ese comenzó el ataque. «Mientras los militares lanzaban los gases lacrimógenos que les quedaron cortos, se les quedó», dijo el hombre. En videos que se compartieron entre los vecinos, dice Giovanni, circuló un video en el que se ve a un joven con un impacto de bomba lacrimógena en el rostro, que sería la primera víctima del enfrentamiento.

Los manifestantes se tomaron la pala mecánica, la retroexcavadora, y emboscaron a los militares. «La turba enardecida linchó a los militares y hoy en la mañana les tienen secuestrados a los manifestantes», dijo. Según Giovanni, también se quemaron motos de policías. «Era un caos completo», dijo. Según Giovanni, los manifestantes quisieron entrar a su conjunto residencial y a la tienda que tiene la urbanización. «Los vecinos salimos a ver si teníamos que defendernos. Es una turba enardecida», dijo.

📩  Suscríbete a La Diaria y te enviaremos, de lunes a jueves, las noticias más importantes de día, haz clic aquí.

La mañana siguiente, varias fotos en redes sociales mostraron el nivel del destrozo causado. “Yo no defiendo a ningún político, sino a la Constitución”, reflexionó el militar que habló con GK al referirse al paro nacional. Añadió que “entre los manifestantes hay familiares, hay amigos, lo último que uno quiere es enfrentárseles”, dijo. Nuestro trabajo no es maltratar a la gente, matarla, no: es preservar la paz, llegar a un diálogo, decir ‘señores, por favor, despejen la vía’. Pero dentro de los manifestantes hay gente buena pero también delincuentes, gente de baja calaña”, matizó el militar. 

Otro de los militares agredidos en la emboscada, se habría refugiado en la casa de unos familiares. Tenía la cabeza, la nariz y un diente rotos.

En una entrevista dada el 23 de junio de 2022, poco después de que el convoy militar fue atacado, el Ministro del Interior, Patricio Carrillo dijo que había 86 policías heridos en los 11 días de paro nacional. Varios de ellos, tienen heridas de perdigones y esquirlas en su cuerpo, dijo Carrillo. “Esto demuestra realmente lo que estamos enfrentando. Más allá de una protesta, lo que están cometiendo son actos delictuales”, aseveró el Ministro. 

La tarde del 24 de junio, la Fiscalía General del Estado anunció que abrió de oficio «una investigación previa por la presunta agresión a 17 militares» en San Antonio de Pichincha.

GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.