El 20 de junio de 2022, Ecuador vivió su octavo día de paro nacional y la situación parece estar más intensa que en días anteriores. El Ministro del Interior, Patricio Carrillo, dijo en una rueda de prensa que, la segunda semana del paro comenzaría con “una mayor presencia de manifestantes en Quito”, ya que ha habido movilizaciones desde varias provincias del país. 

➜ Otras Noticias

Te contamos cómo fue el octavo día del paro. 

Las movilizaciones en Quito

En el octavo día de paro, fueron más las personas salieron a las calles, en comparación a los días anteriores. En el sur de la capital, donde los manifestantes se concentraron toda la primera semana, más personas se unieron a las paralizaciones. Algunas de ellas, eran personas indígenas que llegaron de la provincia de Cotopaxi y otras provincias de la Sierra. 

PUBLICIDAD

Avenidas principales como la Pedro Vicente Maldonado y otras calles aledañas en el sector de Cutuglagua, en el sur de Quito, estuvieron cerradas todo el día. Los bloqueos obstaculizaron el funcionamiento de importantes corredores de transporte que conectan el sur con el norte, como el Ecovía y el Trolebús. 

En toda la ciudad, hubo suspensiones en los servicios de alimentadores desde estos corredores hacia varios sectores, debido a los cierres de vías.

Pero esta vez los bloqueos se sintieron también en sectores que antes no habían reportado cierres ni presencia de manifestantes, como Carapungo y Calderón, en el norte de la ciudad. Allí, varios grupos de manifestantes se instalaron en la Panamericana Norte, en la Avenida Giovanni Calles, y en la Avenida Simón Bolívar, obstaculizando la entrada y salida de las personas en el sector. 

Además, en Calderón, ciudadanos reportaron que hubo intentos de saqueos de los supermercados Mi Comisariato y Santa María de la avenida Giovanni Calles. Según vecinos de la zona, en un tramo del camino entre Carapungo y Calderón, había manifestantes que pedían dinero o gasolina a cambio de dejarlos pasar. 

En la vía a la Mitad del Mundo y Calacalí también hubo bloqueos. Según la Policía, en esa vía, manifestantes pusieron alambres de púas para evitar el paso de personas y un motociclista habría resultado herido por ello. También hubo cierres de varias vías en Tumbaco y los valles. Las vías para llegar al aeropuerto también están bloqueadas.

El primer fallecido

La mañana del 20 de junio de 2022, en el octavo día de paro, se confirmó el primer fallecido en las manifestaciones. En su cuenta de Twitter, la Policía dijo que en la madrugada, tres manifestantes se habrían caído a una quebrada y que uno de ellos falleció. El incidente habría ocurrido en el sector del redondel de Collas, en Guayllabamba, al norte de Quito. 

La Policía no dio más detalles sobre el hecho. Sin embargo, la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos dijo en una rueda de prensa que las personas cayeron a la quebrada “debido a la fuerte represión por parte de policías y militares”.

El alcalde de Cayambe, Guillermo Churuchumbi, dijo en su cuenta de Twitter que la persona que cayó a la quebrada y falleció era un “joven de 18 años”. 

Las autoridades del gobierno no han confirmado la edad del joven, ni tampoco han dado detalles sobre su identidad. Sin embargo, la abogada Patricia Carrión le dijo a GK que las personas que vinieron de Ibarra les contaron que el fallecido era oriundo de Guayllabamba. Churuchumbi también dijo que el chico era de ese lugar. 

Sobre las otras personas que cayeron a la quebrada, la Alianza de Organizaciones de Derechos Humanos dijo en una rueda de prensa que fueron cinco las personas que cayeron para evitar ser reprimidas por militares y policías. El alcalde Churuchumbi también se apegó a esa cifra. Sin embargo, el Cuerpo de Bomberos de Quito maneja otro número respecto a ese incidente. GK habló con una comunicadora de la institución que dijo que “nos alertaron que tres personas habían caído al interior de una quebrada”. No dijeron nada sobre las otras dos personas que habrían caído a la quebrada según las organizaciones sociales. 

Comunidades de la Amazonía avanzan a Quito

En el octavo día de paro, un grupo de al menos 500 indígenas de varias nacionalidades de la Amazonía salió desde Puyo, capital de la provincia de Pastaza, hacia Quito para unirse a las movilizaciones del paro nacional en la capital. 

Severino Sharupi, presidente de la Federación de Nacionalidad Shuar de Pastaza (Fenash), dijo en una transmisión de la  Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae) que “hemos resuelto llegar a Quito sea lo que sea, cueste lo que cueste”. 

En la transmisión se veía a decenas de indígenas con grandes lanzas caminando por una avenida. Pero también viene gente en camionetas y autos particulares. En un video publicado en la cuenta de Twitter de la Confeniae se ve a una camioneta que lleva más de una docena de manifestantes con banderas. A su paso, las personas los apoyan gritando “que viva el paro”

No se sabe exactamente a qué hora llegará a Quito el grupo de manifestantes que salió desde el Puyo. Sin embargo, se estima que lo hagan durante la madrugada del 21 de junio, para el noveno día de paro. 

Universidades llaman al diálogo

Representantes de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), la Universidad Politécnica Salesiana (UPS) y la Cámara de Comercio de Quito (CCQ) hicieron un llamado al diálogo la mañana del 20 de junio de 2022. También hablaron sobre su posición respecto al uso de las  instituciones como albergues para quienes participan en el paro.

En una rueda de prensa, los representantes de las tres instituciones dijeron que “la única herramienta posible para encontrar la solución es el diálogo”. Además, exhortaron a las partes a dejar de lado cualquier posición personal para buscar alternativas de acercamiento que hagan posible “construir una solución en el menor tiempo posible”.  

En esa misma reunión, Fernando Ponce León, rector de la PUCE, anunció que a diferencia del paro de octubre de 2019, la universidad “no acogerá a las comunidades indígenas en estas circunstancias actuales”. El rector de la universidad aseguró que “hoy preferimos evitar una crisis humanitaria y no actuar cuando se está produciendo”. 

Sin embargo, a diferencia de la PUCE, la Universidad Politécnica Salesiana sí acogerá a los manifestantes que lleguen de otras provincias. En su cuenta de Twitter, la institución dijo que el campus será una “zona de paz y acogida humanitaria para mujeres, niños y adultos mayores de sectores indígenas” que estén en Quito. 

La universidad reiteró su posición de “hacer prevalecer el diálogo como el principal mecanismo para resolver los conflictos” actuales. 

 La Universidad Central del Ecuador también recibirá a manifestantes. Cerca de la medianoche, la universidad emitió un comunicado en el que anunció que ponía el Coliseo Universitario a disposición de la “población vulnerable (mujeres, niños y adultos mayores) de los pueblos indígenas que han llegado a Quito”. La Universidad también habilitará el Hospital del Día Universitario para “brindar atención médica” a quien requiera. 

Al igual que otras instituciones de educación superior, la Universidad Central dijo que “demanda el diálogo urgente entre los protagonistas del paro y el gobierno”.  

Ingreso policial a la Escuela Politécnica Nacional

A las diez de la noche, la Escuela Politécnica Nacional publicó un comunicado en sus redes sociales en el que denunció que la Policía “ha irrumpido” en sus instalaciones de manera “inconstitucional e ilegal”. Según la Universidad, policías accedieron a su campus “con amenazas y mentiras para amedrentar al personal”. 

En el comunicado, la institución exige “el respeto a la autonomía universitaria y a la inviolabilidad de sus predios” y dice que estas acciones “no abonan a buscar el diálogo ni la paz”. 

La Casa de la Cultura continúa tomada

Decenas de policías siguen instalados en la sede de la Casa de la Cultura Ecuatoriana en Quito. Además, artistas y gestores culturales se reunieron en los exteriores para manifestarse contra la requisición del lugar. 

Al mediodía, el Ministerio de Cultura y Patrimonio dijo que respalda “todas las acciones que precautelen el cuidado y salvaguarda del patrimonio del país y de los lugares para la creación artística”. El presidente de la Casa de la Cultura, Fernando Cerón, respondió al comunicado del Ministerio de Cultura y criticó la gestión de la ministra María Elena Machuca.

Cerón también denunció que no ha recibido respuesta sobre la acción de protección que presentó pidiendo que los policías desalojen las instalaciones de la Casa de la Cultura porque considera que es una toma ilegítima. 

Un nuevo estado de excepción

Mientras el pleno de la Asamblea Nacional sesionaba para tratar la revocatoria del estado de excepción por el paro nacional, el presidente Guillermo Lasso derogó el decreto 455 —que incluía esa medida— y decretó un nuevo estado de excepción. 

El nuevo decreto incluye a seis provincias, en lugar de tres. Estas son: Pastaza, Pichincha, Cotopaxi, Chimborazo, Tungurahua e Imbabura. 

El decreto 459 mediante el cual se estableció el nuevo estado de excepción, dice que la declaratoria se hace debido a las “actuaciones violentas que han alterado el orden público, provocando situaciones de violencia manifiesta”. Según el decreto, estas acciones ponen en riesgo “la seguridad de los ciudadanos y amenazan el correcto funcionamiento de los sectores estratégicos”.

El nuevo estado de excepción hace una distinción importante entre las protestas pacíficas y las violentas para restringir el derecho a la  libertad de asociación y reunión. Según el nuevo decreto, este derecho solo estará restringido en el caso de las manifestaciones violentas; las pacíficas podrán hacerse con normalidad. 

A pesar de que Lasso derogó el decreto 455, el pleno de la Asamblea siguió reunido para tratar el tema. Hasta las 8:45 de la noche, no se sabía si la Asamblea votaría para derogar el decreto que ya fue derogado por el Presidente o si intentaría derogar el nuevo decreto a pesar de que los expertos dicen que hacerlo sería “inconstitucional e ilegal”

Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR