Ecuador creó el Sello Empresa Segura para aquellas que estén libres de violencia y discriminación contra las mujeres. El anunció fue hecho hoy, 25 de noviembre de 2021, en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

flecha celesteOTROS CONTENIDOS SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO

El reconocimiento se entregará a las empresas ecuatorianas que promuevan la no violencia contra las mujeres y que “impulsan la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres”, según un comunicado de la tarde de hoy. 

PUBLICIDAD

El sello se hizo en una alianza público privada entre la Cámara de Industrias y Producción (CIP), los Ministerios de Trabajo, Producción y Comercio Exterior, y el Servicio Nacional de Contratación Pública. Fue hecho bajo la asistencia técnica del Programa de Prevención de la Violencia contra las Mujeres (PreViMujer) implementado por la Cooperación Alemana GIZ. 

En el lanzamiento del sello, Pablo Zambrano, presidente ejecutivo de la CIP, dijo que la idea nació de la experiencia de reconocimientos similares en Perú y Paraguay. Por eso, dijo Zambrano, se adaptó el sello para que sea utilizado en Ecuador y se aliaron con el gobierno para entregarlo. 

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

¿Cómo se entregará el sello?

Para la entrega del sello, habrá un comité interinstitucional conformado por representantes de los participantes en la alianza público privada. En el comité también estarán representantes de la sociedad civil y la Escuela Nacional. Su objetivo será evaluar las acciones que esa empresa ha hecho para promover espacios libres de violencia. 

El Comité evaluará 20 criterios que deben ser cumplidos. Algunos de los principales son: 

Cultura organizacional: 

  • Tienen instrumentos de gestión que prohiben la violencia y la discriminación.
  • Han definido que la igualdad entre los géneros es importante.

Práctica cotidiana: 

  • Difunde e informa sobre los derechos de las mujeres en el trabajo.
  • Cumple con lo que dice la ley sobre prevención y erradicación de la violencia.

Trabajo con y hacia la comunidad: 

  • No usa publicidad sexista para promocionar sus productos y servicios. 
  • Difunde mensajes de igualdad y no violencia. 

Las empresas deben postular para obtener este reconocimiento. No hay un límite de empresas que pueden inscribirse ni en el número de sellos que serán entregados. Las postulaciones son desde hoy hasta el 17 de diciembre de 2021. 

Las postulaciones están abiertas desde hoy. Las empresas interesadas deben completar una ficha —que está en el sitio web oficial del sello— para hacer una autoevaluación sobre sus prácticas. Zambrano dijo que después serán asesoradas por la CIP y la GIZ para que puedan poner en práctica acciones que las haga acreedoras al sello.

Los primeros sellos serán entregados el próximo año en la misma fecha. Durará por dos años. Al finalizar ese período, se hará otra evaluación para renovarlo. El sello podrá ser usado en toda comunicación que la empresa haga incluyendo papelería y empaques.

Zambrano dijo que el sello va a incentivar las buenas prácticas empresariales y la reducción de desigualdades para las mujeres en su lugar de trabajo. Además, dijo que el sello implica acompañamiento y asistencia técnica para que las empresas puedan mejorar lo que ya estaban haciendo. Por ese motivo, quienes lo reciban tomarán tres talleres gratuitos “de sensibilización” sobre la violencia contra las mujeres. 

Los costos de la violencia contra las mujeres 

La violencia contra las mujeres tiene consecuencias sociales y económicas para el país, las empresas y la ciudadanía en general. En el lanzamiento del sello, Zambrano dijo que la violencia contra las mujeres “es un problema económico por las pérdidas de dinero que representa para el país”. 

Cada año, Ecuador gasta más de 4.600 millones de dólares para prevenir, atender y sancionar la violencia. A las empresas privadas de Ecuador les cuesta más de 1,8 mil millones de dólares por la pérdida de productividad y fuerza laboral que acompañan casos de violencia, según un estudio del programa PreViMujer/GIZ y la Universidad San Martín de Porres de Perú

Solo en salarios, las empresas gastan 574 millones de dólares cada año. Es decir, más de dos veces la utilidad bruta de la Corporación Favorita, la empresa ecuatoriana que más facturó en 2020.

Para evitar esas pérdidas, algunas empresas han optado por programas y procesos para prevenir y tratar la violencia contra las mujeres. Ahora el sello empresa segura reconocerá esos esfuerzos del sector privado. 

Susana Roa Chejín
(Ecuador, 1997) Periodista lojana y jefa de la redacción de GK. Cubre economía, sexualidad y derechos. Le interesan los temas de empleo, educación financiera y salud sexual y reproductiva.