Bella Jiménez fue elegida segunda vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Ecuador, la tarde del 15 de mayo de 2021. Jiménez fue elegida en la continuación de la prolongada primera sesión del pleno de la recién posesionada Asamblea Nacional. Según la Ley Orgánica para la Función Legislativa, necesitaba 70 para poder ocupar el cargo —logró 102. Jiménez es asambleísta por la provincia de Guayas por la Izquierda Democrática, histórico partido socialdemócrata ecuatoriano.  Jiménez fue destituida cinco meses después por supuestos actos de corrupción. 

Bella Daniela Jiménez Torres es una guayaquileña de 39 años. Tiene 4 hijos. Según un breve perfil compartido por el equipo de comunicación de la Izquierda Democrática, Jiménez está terminando sus estudios en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Guayaquil. Actualmente está en el proceso de corrección de su tesis. El perfil dice que fue auditora de comunicación del Consejo Provincial del Guayas. 

Según Virginia Andrade —que fue parte del equipo de María Sara Jijón, candidata de la vicepresidencia por Izquierda Democrática— la asambleísta es una persona muy alegre. “Nos hicimos muy amigas porque ella es una persona que te contagia alegría”, dice Andrade. En las elecciones generales del 7 de febrero de 2021, Jiménez fue candidata por el distrito 1 de Guayas. Bella Jiménez será asambleísta hasta 2025. Izquierda Democrática tiene 18 asambleístas, pero se unió con Pachakutik para formar un bloque legislativo de 44 asambleístas denominado Minka por la justicia social y la libertad. 

La elección de Jiménez como segunda vicepresidenta de la Asamblea fue caótica. Su nombre fue propuesto por Alejandro Jaramillo, también de la Izquierda Democrática. El asambleísta dijo que confiaba que la experiencia de Jiménez los “llevará por un buen destino”. Dijo que la conocía, que sabía “de dónde venía y en lo que ha trabajado”. Jaramillo añadió que sabía que “era de las mejores decisiones que hemos tomado a la interna de nuestra organización política Izquierda Democrática para darle al pueblo una primera función del estado”. En esa primera votación, Jimenez obtuvo 71 votos y los resultados fueron proclamados. 

PUBLICIDAD

El asambleísta Luis Segovia, de Pachakutik, pidió rectificación de su voto. Según la Ley Orgánica de la Función Legislativa, eso se puede hacer inmediatamente después de que los resultados son proclamados “cuando hubiere duda sobre los resultados”. Es decir, Segovia pidió que vuelvan a votar por la moción para escoger a Jiménez como la segunda vicepresidenta. Los asambleístas votaron otra vez y con 102 votos se ratificó la segunda vicepresidencia para Jiménez. 

Noticias Más Recientes

Sin embargo, la asambleísta Paola Cabezas, de UNES, pidió otra rectificación de la votación. La secretaria ad hoc de la sesión, Wilma Andrade, dijo que hubo una confusión de que algunos asambleístas entendieron que lo que Segovia presentó era una moción para una reconsideración del voto. La ley dice que la reconsideración del voto puede no ser inmediata, se hace en esa sesión o en la siguiente, y debe ser aprobada con la mayoría absoluta —70 votos— por la Asamblea. 

Los legisladores que se confundieron entendieron que estaban votando para aprobar o negar la moción de que la decisión del pleno sea reconsiderada, no que volvieron a votar por Bella Jiménez como segunda vicepresidenta. Por eso, dijo Cabezas, pedían otra rectificación. Guadalupe Llori, presidenta de la Asamblea, dijo que la rectificación de la votación se puede hacer una sola vez, así que no dio paso al pedido de Cabezas. La asambleísta de UNES pidió una reconsideración, pero no tuvo los 70 votos necesarios y su moción fue negada. Andrade ratificó  una vez más que Jimenez fue elegida como segunda vicepresidenta con 102 votos afirmativos. 

En su discurso después de posesionarse, Jiménez agradeció a Dios por la oportunidad y dijo que era “una mujer de mucha fe”. También declaró a sus compañeros asambleístas “héroes nacionales porque vamos constituir y vamos a unir y a la patria que tanto nos necesita”. Dijo que la Asamblea debía recuperar la confianza y la fe que tiene el Ecuador en los legisladores. También le dio las gracias a Izquierda Democrática y a Pachakutik con el que su partido tiene un acuerdo legislativo. Además, agradeció a CREO y los asambleístas independientes que votaron por ella. 

Su nombre ya había sido propuesto por el asambleísta de CREO, Juan Fernando Flores. Ayer, 14 de mayo, Flores mocionó una terna para las autoridades de la Asamblea. Propuso a Rina Campain, de CREO, para presidenta, a Salvador Quishpe para primer vicepresidente, y a Jiménez para la segunda vicepresidenta. 

Sin embargo, eso no era lo que decía la moción que fue presentada por escrito. Así que los asambleístas solo votaron por la propuesta de Campain para Presidenta, que era el nombre y el cargo que constaba en el documento presentado por Flores. Campain no fue escogida como Presidenta de la Asamblea. Obtuvo solo 24 votos de los 70 que necesitaba. 

Los vicepresidentes de la Asamblea reemplazan al Presidente en caso de que deba ausentarse, según la Ley Orgánica para la Función Legislativa. Lo hacen en orden: el primero en reemplazar al Presidente es el primer vicepresidente. Si también está ausente, la presidencia será asumida por el segundo vicepresidente. Las autoridades de la Asamblea ocupan el cargo por 2 años y pueden ser reelegidas.