Estimado Andrés, 

Primero, déjeme iniciar con la pregunta que tiene la mayoría de los ecuatorianos: ¿quién es usted Andrés? No lo conocemos. Revisando su hoja de vida, pienso en la promesa del movimiento político que llegó al poder en 2007 y que una mayoría de ecuatorianos apoyamos, y luego dejamos de apoyar. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Joven, tecnócrata, académico, idealista, conoce la desigualdad de ambos lados de la moneda. Por un lado, el costo mensual de la matrícula del colegio en el que usted estudió supera los 6 meses del salario mínimo básico en Ecuador. Lo menciono, no para avergonzarlo, sino para reconocer las grandes desigualdades que nos rodean. Por otro lado, usted dedicó su vida profesional a un gobierno que prometió disminuir las desigualdades, pero luego de tener cierto éxito, dejó al Estado sin recursos para continuar con su promesa. 

Como muchos ecuatorianos, admito que conozco poco de usted como persona, salvo que compartimos un gusto por la música de Radiohead. De hecho, si le parece, voy a compartir algunas de mis letras favoritas de la banda en esta carta y espero que puedan servir para una reflexión adicional a las preguntas que le hago. Tal vez nos puede ayudar a entender, de todos los discos de Radiohead, ¿cuál es el que mejor lo representa?

You don’t remember, you don’t remember

Why don’t you remember my name?

PUBLICIDAD

Off with his head, man

Off with his head, man

Why don’t you remember my name?

I guess he does

 – Paranoid Android (1997)

Al considerar su candidatura, hay una pregunta que es incómoda pero necesaria: si llega a gobernar, ¿quién va a tener la última palabra en la toma de decisiones: usted o su benefactor, el expresidente Rafael Correa? 

Se lo pregunto por la siguiente razón: al inicio del gobierno de Lenín Moreno empezó a expresar ideas autónomas, como la reapertura de las escuelas rurales, e inmediatamente empezamos a ver la fisura entre Moreno y su  predecesor, aquel que le había ungido como su heredero político. Ya sabemos cómo continuó la historia: una drástica ruptura política, el distanciamiento de todo lo que pudiera ser percibido como ‘correísta’, el quiebre definitivo de Alianza País y los apelativos de “traidor” a cualquiera que no se pronunciara públicamente en contra de Lenín Moreno. Todo eso, de paso, permitió que hoy usted pudiera ser el candidato elegido para representar a la “verdadera” Revolución Ciudadana. 

El mismo expresidente que nos animó a votar por Lenín Moreno —aquel al que luego calificaría de traidor y otros adjetivos del mismo calibre—, ahora asegura que usted no lo va a traicionar. Entonces, me pregunto yo —y seguramente muchos otros ecuatorianos— ¿qué quiere decir el expresidente cuando asegura que usted no lo va a traicionar? Lastimosamente intuyo que sus palabras significan que usted no va a tener la autonomía para tomar decisiones que divergen con las preferencias de Rafael Correa. 

Sin querer ofender pero tampoco sin querer evitar el tema más evidente en su campaña, le pregunto si es apropiado dirigirle a usted mis preguntas, ¿o sería mejor enviar una postal a Bélgica? Yo quisiera que esta carta sea para usted, pero su cercanía con el expresidente genera confusión sobre quién realmente va a gobernar. 

Yesterday I woke up sucking a lemon. 

Everything in its right place (2000)

§

Segundo, asumiendo que usted es la persona que mejor puede responder sobre la agenda política de su hipotético gobierno, ¿cómo piensa pagar por todo lo que promete? 

Ha dicho públicamente que no va a cumplir con las condiciones del préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI). Sus declaraciones provocaron incluso el aumento de la tasa de interés que Ecuador paga por sus bonos globales: es decir, sin ser presidente logró agregar costos al Estado. Me pregunto, entonces, si Ecuador no va a trabajar con el FMI, lo que excluye la opción de emitir más deuda soberana, ¿qué plan de financiamiento propone? 

La alternativa más obvia sería la austeridad extrema, pero su programa de gobierno no sugiere una afinidad con la política económica que, en ese sentido, ha mantenido Lenín Moreno. Otra alternativa sería salir de la dolarización para volver a recuperar los instrumentos monetarios que le permitan establecer una política monetaria propia, pero ha dicho que su gobierno fortalecerá el uso del dólar. ¿Qué costos está dispuesto a aceptar para evitar el acuerdo con el FMI? ¿O será que considera a China o Rusia como posibles fuentes de financiamiento? Eso me preocupa porque sabemos que la decisión que tomó el gobierno anterior de aceptar préstamos de China incluyó condiciones nada favorables para Ecuador

Pienso, además, que si usted no está de acuerdo con la destrucción de valor que, según usted, representa la minería, tampoco le debería agradar el daño ecológico de la presa china que no funciona al 100%.  No está claro tampoco si Rusia estaría en condiciones de prestarnos dinero, pero en caso de que sí, ¿estaría usted dispuesto a poner en riesgo la relación con nuestro principal socio comercial, Estados Unidos —y todo el empleo que esa relación representa— , para acercarnos a Rusia, en un momento de relaciones difíciles entre los dos rivales de la Guerra Fría? 

Como demuestra su récord académico, usted entiende estos temas económicos y monetarios mejor que yo  (y mejor que la mayoría de los ecuatorianos), pero sus declaraciones son tan ambiguas que podría interpretarse como deshonestidad intelectual. Si llega a la presidencia, ¿cómo se va a financiar su gobierno?  ¿Será que no sabe o prefiere no decirlo? 

You do it to yourself, you do. 

And that’s what really hurts. 

You do it to yourself, just you

You and no one else. 

Just (1995)

§

Andrés, ¿su gobierno luchará contra la corrupción? Puede que la pregunta parezca sencilla pero la respuesta es compleja. Usted ha investigado el tema de corrupción en sus estudios y  lo menciona como pieza clave de su programa de gobierno


Podría interesarte también:

 César, ¿por qué insistes en ser candidato?

Señor Lasso, ya no habrá forma de callarnos


No obstante, durante su tiempo en el Ministerio de Cultura y Patrimonio en 2017 usted jugó un papel protagónico en el escándalo alrededor del Festival de Teatro de Loja que triplicó el presupuesto asignado. Hasta ahora, los ecuatorianos no hemos recibido una respuesta satisfactoria sobre qué pasó con aquel contrato ni qué motivó su actuar en aquel entonces. Me preocupa especialmente la transparencia porque muchos de los funcionarios del gobierno pasado están prófugos, sentenciados o procesados. ¿De qué lucha contra la corrupción habla si no reconoce la corrupción que sucedió durante el gobierno del que fue parte? 

Ahí veo que no hay remordimientos o mea culpa por parte de su movimiento político por la corrupción masiva que sucedió en el gobierno anterior. Incluso si aceptamos que el juicio que condenó a varios colaboradores del anterior gobierno fue cuestionable, los hechos están claramente comprobados: la administración que usted ahora defiende vio en la corrupción un vehículo de financiamiento de campañas, intercambio de favores, y enriquecimiento ilícito, así que la respuesta predecible de la persecución política en contra de los exfuncionarios queda, de todos modos, corta ante los hechos. ¿Cómo podríamos creer en un interés genuino de llevar un gobierno transparente, si gran parte de quienes fueron funcionarios están envueltos en escándalos de corrupción? ¿Qué responsabilidad tienen en eso? 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Tanto se acostumbró a la corrupción en el gobierno en que usted participó que dejó de reconocerla. No nos debería escapar que usted representa el partido liderado por Jimmy Jairala, también acusado de corrupción durante su período como Prefecto de Guayas. Si las acusaciones contra Jairala no le generan ninguna incomodidad ¿por qué debemos creer que usted realmente va a luchar en contra de la corrupción? ¿cómo podemos tomar en serio su compromiso de luchar contra ella?  Desafortunadamente, su silencio en los temas mencionados habla más que su programa de gobierno.

Ya que estamos hablando del tema, Usted ha dicho, además, que Rafael Correa no necesitará un indulto de su parte porque los jueces revisarán las decisiones judiciales sobre sus procesos. ¿Qué significa eso? ¿Usted usará su presidencia para abrir camino al regreso al país y al poder del expresidente? ¿Meterá sus manos en la justicia después de reclamar al gobierno actual por hacer lo mismo?

Let me back

I promise to be good

Don’t look in the mirror at the face you don’t recognize

Help me, call the doctor, put me inside

Put me inside

Put me inside

Put me inside

Put me inside 

Wolf at the Door (2003)

§

Me pregunto también qué significa democracia para usted, Andrés. ¿Es la democracia una serie de instituciones autónomas pero interdependientes? ¿O debería el aparato estatal entero obedecer la voluntad de la persona que ocupa Carondelet? Le hago la pregunta porque en su programa de gobierno propone la convocatoria de una Asamblea Constituyente para dar al Ecuador su vigésimo primera Constitución. La pregunta obvia es: ¿para qué? 

Se entendería la propuesta de una nueva Constitución si llegara de un candidato que ve en la Constitución actual un documento hinchado y a veces contradictorio que promete mucho y logra poco, pero me sorprende que usted quiera gastar su capital político en redactar una nueva carta magna. 

La Constitución actual fue escrita en un momento histórico para la izquierda en Ecuador: una coalición de actores de movimientos sociales, sindicatos, ecologistas, grupos indígenas, constitucionalistas, artistas, economistas y miembros de la sociedad civil se juntaron para realizar un trabajo exhaustivo de brindar al Ecuador un documento inclusivo, moderno e innovador. Luego de la aprobación popular del documento, esa coalición poco a poco fue desintegrándose. La pregunta para usted es ¿de quién surge la necesidad de una nueva Constitución? ¿Cuáles grupos o causas no están protegidos por el documento actual? ¿Cuál es la expansión de derechos que, según usted, nos hace falta? 

Si la coalición histórica de izquierda que dio la actual constitución ya no existe, ¿quiénes serían los autores del nuevo documento? Y si es usted y su partido político, ¿nos pueden explicar por qué fallaron en su último intento? ¿hasta cuándo esperaremos para la próxima Constitución? Nadie está pidiendo una nueva Constitución en Ecuador, salvo el expresidente que fue, justamente quien impulsó la Constitución vigente. ¿Por qué ahora la quiere cambiar? ¿Le incomodó que en un momento dado su propia creación jugará en su contra al limitar su mandato a dos períodos consecutivos?

Con su deseo de reescribir la Constitución, ¿pretende usted servir a ese interés de perpetuarse en el poder? A veces los académicos tiende a priorizar problemas teóricos encima de los problemas reales, y me parece que su prioridad de una Constituyente olvida el contexto de crisis sanitaria y económica —con cifras récord de desempleo y empleo informal— a las que nos estamos enfrentando ¿O de verdad cree usted, Andrés, que una nueva Constitución es la prioridad del ecuatoriano promedio? 

I will stop

I will stop at nothing

Say the right things

When electioneering

I trust I can rely on your vote

Electioneering (1997)

Andrés, me quedan más preguntas, y encuentro pocas respuestas en los documentos que su campaña ha publicado. ¿Qué pasará con los derechos en su gobierno? ¿Retomará su administración la guerra contra los medios y ciudadanos que publican información y opiniones que le incomodan? ¿Qué sucederá con los derechos reproductivos? El gobierno en que usted participó criminalizó la protesta social, pero luego apoyó el paro de octubre de 2019 y llamaron a derrocar a Lenín Moreno. ¿Qué línea tomarán una vez en el poder? 

Quisiera preguntarle más detalles sobre un programa de gobierno que es muy poco específico, sobre todo tomando en cuenta la especificidad con que usted ha tratado problemas monetarios y económicos en sus distintas publicaciones académicas. Como emprendedor, me da miedo invertir y contratar gente en Ecuador sin la certidumbre de un plan económico que promete estabilidad económica y laboral, y no creo que sea el único ciudadano con esa preocupación. Después de haber sobrevivido una pandemia global, las empresas pequeñas, medianas y grandes que aún están a flote sienten el peso de la falta de confianza del consumidor. ¿Cómo va a inspirar la confianza de la oferta y la demanda en el mercado? ¿Su plan será quitar la poca liquidez que quedan en las empresas existentes para fortalecer las cuentas del gobierno? ¿Incentivará o limitará la capacidad de las empresas invertir en su crecimiento y la creación de empleo?

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí|

Y para terminar, ¿para usted el Ecuador progresa con palos o con zanahorias? ¿Cómo piensa inspirar a los distintos segmentos y sectores de la economía y la sociedad civil para trabajar conjuntamente para la prosperidad mutua? ¿Usted piensa generar abundancia o repartir escasez? ¿Busca el poder para generar cambio, o buscar el poder para tenerlo, o más bien recuperarlo para que otros lo tengan? ¿Qué sostenibilidad ofrece para garantizar sus programas sociales, para que no vuelva a pasar lo mismo que sucedió antes con la famosa “mesa servida”,  cuando todo lo que habían armado dependía de un precio internacional de petróleo que es poco probable que volvamos a tener. ¿Volverá a armar la fiesta y luego se irá sin pagar la cuenta? 

Le invitaría a que nos sentemos juntos y destapemos una botella de algo, a que pongamos un disco de Radiohead, y conversemos de estos temas, pero me parece que todos los ecuatorianos merecen escuchar sus respuestas porque todos tenemos la misma curiosidad: quién es usted y que pretende hacer. Me queda entonces una última pregunta: de tener esa reunión hipotética, qué disco ponemos: ¿OK computer, o Hail to the Thief?