El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) dio a conocer las cifras de junio de 2021 sobre sus últimas encuestas relacionadas a la pobreza. Entre los hallazgos más importantes revelados es que en Ecuador la pobreza económica se redujo en más de 7 puntos y pasó del 32,2% en junio de 2021 al 25% en  2022. Eso equivale a que 4,5 millones de personas viven en condiciones de pobreza

Según el INEC también mejoró el porcentaje de pobreza extrema —una persona es considerada que vive en pobreza extrema cuando tiene ingreso diario inferior de 1,65 dólares o menos de 49,35 al mes—. Este indicador pasó de 14,7% en junio de 2021 a 10,07%, es decir se redujo en 4 puntos porcentuales. De los 4,5 millones de personas pobres, alrededor de 1,9 millones se encuentran en extrema pobreza, lo que equivale a casi el 10% de la población total estimada del país.

Con base a estos datos, este instituto señala que los niveles de pobreza en el Ecuador han vuelto a niveles prepandemia, lo que implica que uno de cada cuatro ecuatorianos vive debajo del umbral de pobreza con un ingreso mensual menor de 87,57 dólares. Sin embargo, los niveles de extrema pobreza aún son superiores a los que se registraron en diciembre de 2019, que era del 8,9%. Hoy es de 10,07%

PUBLICIDAD

A pesar de las mejoras, la diferencia entre las áreas urbanas y rurales es muy preocupante: en la urbana la pobreza llegó al 16,7 % y la pobreza extrema al 5,2 %. En el área rural la pobreza se ubicó en el 42,9 %  —casi el triple que en la zona urbana— y la pobreza extrema en el 22,7% —cuatro veces más que en la zona urbana—. Es decir, entre la pobreza existente en el campo hay una diferencia de más de 26 puntos porcentuales con relación a las zonas urbanizadas. Mientras que la pobreza extrema entre ambas zonas tiene 17,5 puntos de diferencia, lo que muestra una amplia inequidad.

Empleo

Aunque los índices de pobreza hayan caído en el último año, la última Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (Enemdu) hecha en junio de 2022, reflejó que 51,6% que viven en Ecuador labora en el sector informal. Quiere decir que uno de cada tres ecuatorianos de la población económicamente activa no tiene un trabajo formal.

 “La pobreza y la pobreza extrema afecta más a las mujeres y en especial a las mujeres que son jefas de hogar y de la tercera edad”, explica Nora Fernández, investigadora de la Facultad de Economía de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y parte de la Red Investigadoras en Ciencias Sociales. Según Fernández, una de las razones para que esto suceda es que las mujeres tienen hasta el triple de trabajo en comparación a los hombres porque ellas realizan la  mayor parte de las tareas de cuidado y del trabajo no remunerado en el hogar. “Esta carga está directamente relacionada con los niveles de ingresos y en todos los quintiles”, dice Fernández. Recalca que esta carga laboral no remunerada es mucho más alta en las mujeres pobres

Además, en Ecuador solo tres de cada 10 ecuatorianos, pertenecientes a la Población Económica Activa, tiene un empleo adecuado — es decir que perciben al menos un sueldo básico unificado de 425 dólares y está afiliado al Instituto de Seguridad Social—. Un ejemplo de la realidad laboral en la que está el país se vio el pasado 15 de julio: la Empresa Pública Metropolitana EMASEO abrió una convocatoria de empleo para llenar 228 vacantes como Ayudante de Recolección y Servicios de Aseo, para este cargo se requería que la persona postulante tuviera un título de bachiller, pero entre los aspirantes habían abogados, informáticos y profesionales de otras ramas. Según esta empresa municipal, recibieron 6,213 hojas de vidas físicas mientras que de forma virtual más de 12 mil.

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.
Y tú, ¿Quieres darnos tu opinión?
Únete a la familia GK.
Conviértete en miembro haciendo click aquí.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR