En los exteriores de una vivienda asentada en la avenida Cooperativismo, en Santo Domingo, los disparos retumbaron la tarde del 8 de junio de 2022. Era el personal de las unidades tácticas del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y la Policía Judicial, que, luego de la detonación de las balas hacia la casa, detuvo a siete presuntos miembros de dos de las bandas delictivas que se expanden en los barrios más pobres del país: Los Tiguerones y Los Lobos. Un informe preliminar de la institución policial señala que los hombres habrían planificado ataques a funcionarios y entidades públicas, aunque no ha precisado cuáles. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

La investigación que se desarrolla —con el liderazgo de la Fiscalía y la Dirección General de Inteligencia de la Policía Nacional— permitió, dicen las autoridades, dar con la vivienda donde permanecían los supuestos integrantes de Los Lobos, liderados por alias Tuerto Pipo y el hijo de su pareja, alias Esteban; y de Los Tiguerones, que responden a las órdenes de alias Negro Willy. Los investigadores policiales de avanzada, es decir, los que se encargan de neutralizar a los detenidos, los encontraron en diferentes espacios de la casa. Algunos estaban en un cuarto pequeño y otros, en el patio central de la vivienda que funciona como un garaje. 

PUBLICIDAD

Luego de la detención, los policías también hallaron un pequeño arsenal de armas enterradas en los exteriores de la casa. Había armas de fuego, un fusil, una granada, municiones y chalecos antibalas con el logo de la Policía Nacional. 

Pese a que la Policía anunció que la alianza delictiva preparaba ataques contra funcionarios públicos, no ha precisado a quiénes, ni tampoco las razones. Sin embargo, dice Alexandra Zumárraga, especialista en el sistema penitenciario y quien investiga a bandas narco delictivas, es una muestra de que el proceso de pacificación que se vive en las cárceles, y a las que se alinearon las bandas. “La violencia se sigue viviendo en las calles. Entonces, parecería que la paz está muy lejos de llegar”, cuestiona. 

Una fuente reservada, cercana a bandas delictivas, dice a GK que “la ley [la Policía] está dividida en bandos, ¿de dónde cree que sacan la información?”, apunta. “Ahora todo quieren promocionarlo para que se los felicite, pero hay acuerdos que se manejan en secreto y  que necesitan ser investigados. No de todos, porque no todos están metidos, pero sí una gran parte”, dice. 

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, felicitó la labor de la Policía: “el crimen debe entender que el Estado no teme perseguirles y ponerles tras las rejas” y usó el hashtag “#UnidosContraLosViolentos” en su cuenta de Twitter. Pero para el especialista Luis Córdova, coordinador del programa de investigación Orden, Violencia y Conflicto, discursos como el de Carrillo afianzan la polarización “de nosotros somos los buenos [la policía] contra los malos. No te permite ver que ellos también deben ser investigados por la clara vinculación entre agentes policiales, la fuerza pública en general, incluida las Fuerzas Armadas, con el crimen organizado”, cuestiona. 

¿Quiénes son Los Lobos? 

Liderados por alias Tuerto Pipo y alias Esteban, condenado por el asesinato de Juan Serrano, hermano de quien entonces era ministro del Interior, José Serrano, Los Lobos se han convertido en una de las bandas narcodelictivas con mayor expansión en Ecuador. Fue una organización que se alineó al liderazgo de Los Choneros, hasta diciembre de 2020, año en el que Jorge Luis Zambrano, alias JL o Rasquiña, fue asesinado, luego de un polémico fallo que le otorgó la prelibertad. Los Lobos están en las cárceles de las provincias de Cotopaxi, Tungurahua, Santo Domingo, Guayas, Chimborazo, Azuay y El Oro. 

En la Penitenciaría del Litoral, Los Lobos son tantos que ocupan un pabellón entero: el número 9 y aún lideran la cárcel de Turi. Además, fueron una de las bandas involucradas en las dos últimas masacres documentadas en el país: la de Turi, en abril pasado, y la de la cárcel de Santo Domingo, en mayo último. Ahora, la banda opera en alianza con Los Tiguerones y Los Chone Killers, en contra de la fragmentada organización Los Choneros, comandada por alias Fito, y su principal socio: alias JR, que lidera a Los Águilas. Seis de sus miembros están confinados en la cárcel de máxima de seguridad conocida como La Roca, luego de la masacre que en Turi dejó más de 20 muertos. 

¿Quiénes son Los Tiguerones? 

Alias Negro Willy, el líder de Los Tiguerones, es el fundador de Los Tiguerones, una banda también aliada al fallecido alias JL, que durante varios años operó junto a Los Choneros. Negro Willy conoce bien el sistema cercelario: fue un ex agente de seguridad penitenciaria que terminó envuelto en las redes de delincuencia organizada, sobre todo, dedicada al narcotráfico con presencia en Manabí, Esmeraldas, Guayas y Pichincha. En las cárceles, su liderazgo se mantiene, sobre todo, en la cárcel de Esmeraldas, donde comandante alias Comandante 6 La La, y en el pabellón 8 de la Penitenciaría del Litoral. 

Karol E. Noroña
Quito, 1994. Periodista y cronista ecuatoriana. Cuenta historias sobre los derechos de las mujeres, los efectos de las redes de delincuencia organizada en el país, el sistema carcelario y cubre permanentemente la lucha de las familias que buscan sus desaparecidos en el país. Ha escrito en medios tradicionales e independientes, nacionales e internacionales. Segundo lugar del premio Periodistas por tus derechos 2021, de la Unión Europea en Ecuador. Coautora del libro 'Periferias: Crónicas del Ecuador invisible'. Forma parte de la organización Chicas Poderosas Ecuador.