Pablo Romero Quezada no fue sentenciado por el delito de peculado. La mañana de hoy, 15 de julio de 2021, un tribunal de la Corte Nacional de Justicia ratificó la inocencia de Pablo Romero, quien dirigió entre 2012 y 2017 la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain).  La Corte dijo que no se comprobó la existencia de un delito, sino de “una infracción administrativa”. 

La Fiscalía había acusado a Romero como autor del delito de peculado en el caso Caminito. La Fiscalía insistió en un comunicado que en la audiencia de juicio demostró que Romero, Fernando Garzón, excoordinador general de Contrainteligencia, Cecilia Santillán, exasesora de Romero, el exagente Walter Olaya, dispusieron arbitrariamente de recursos públicos provocando un perjuicio al Estado de más de 162 mil dólares. Ese dinero fue destinado a gastos especiales en la operación de contrainteligencia Caminito de la que no existía evidencia física, sostiene la Fiscalía

En la audiencia realizada hoy, el juez ponente Marco Rodríguez salvó su voto —es decir, votó distinto a la mayoría. Rodríguez dijo que si hay pruebas suficientes para sentenciar a Romero a 8 años de cárcel por peculado.  En el voto de mayoría, los jueces dijeron que no había delito, y ratificaron la inocencia de Romero y los otros tres procesados.  

Carlos Alvear, abogado defensor de Romero, escribió en Twitter, “En el injusto juicio contra  Romero  demostramos su inocencia, desarticulado técnicamente la tesis de fiscalía”. Según un comunicado de la Fiscalía publicado en su cuenta de Twitter, la Fiscalía apelará el fallo. 

En febrero de 2020, Romero fue extraditado desde España porque era buscado por el caso Caminito. Desde agosto de 2020 está preso en Ecuador por haber sido sentenciado por el intento de secuestro del político Fernando Balda. 

Noticias Más Recientes

  • caso Celu

El caso Celu, explicado

La Fiscalía investiga presuntas irregularidades en el desvanecimiento de una glosa a la operadora de telefonía Claro.

¿Qué es el caso Caminito?

Pablo Romero, ex jefe de la Senain, era requerido por las autoridades ecuatorianas porque, según la Contraloría y la Fiscalía, habría cobrado dinero con el alias de “El Ruso”. Según el portal Periodismo de Investigación, entre junio y agosto de 2013, la Senain gastó más de 110 mil dólares en la operación Caminito, que era un proyecto de identificación de vulnerabilidades de las altas autoridades del país y de seguridad electrónica de las instituciones del Estado.

Entre los objetivos estaba detectar hackers que querían dañar la infraestructura del Estado, y a los sitios web que publicaban información en contra de altas autoridades del gobierno. Por esto, la Fiscalía comenzó una investigación por presunto peculado. 

La Senain, una cuestionada agencia de inteligencia abierta durante el gobierno de Rafael Correa, había comprado información de dispositivos USB, pagado viajes, estadía en hoteles. Aparte de los 110 mil dólares, la Senain gastó más de 63 mil dólares en otra operación —ese dinero habría sido recibido por un  hombre identificado como Eduard Soler “El Ruso”. 

“El Ruso” había entregado información sobre posibles personas que habían hecho espionaje contra el país. “El Ruso” también había recibido otros pagos por 10 mil dólares y 19 mil dólares cada uno. La Contraloría había dicho en su informe que no hay la certeza que los pagos garantizaban la entrega de información, también determinó que “El Ruso” era una identidad falsa de un hombre español.