Hay una flota de barcos industriales de pesca en las aguas internacionales que colindan con el archipiélago de Galápagos. El pasado 29 de junio, cuando se confirmó la presencia del primer barco —de bandera china—, el gobierno ecuatoriano dijo que no “ha existido ningún ingreso ilegal” a las islas y que se harán monitoreos constantes. 

Ese primer barco fue uno de los primeros de la flota que llega cada año en esta época a pescar cerca de las islas Galápagos, un archipiélago con una de las mayores diversidades del planeta, y en donde la pesca industrial está prohibida.

¿Son todos barcos chinos?

No. La flota tiene barcos de bandera china, japonesa y surcoreana. Sin embargo, su mayor porcentaje está hecho de naves de China, que es el país que más pesca en aguas internacionales, según información del centro de investigación internacional Stimson recabada por el Wall Street Journal.

¿Cómo está conformada y cómo actúa la gran flota? 

La gran flota tiene barcos de pesca industrial. Ricardo Crespo, parte del equipo legal de la Coordinadora Ecuatoriana de organizaciones para la Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente (Cedenma), dice que los ambientalistas sospechan que la flota está pescando con palangre industrial. Además de los barcos palangreros, Crespo dice que hay barcos poteros, que pescan calamar gigante y otras especies

PUBLICIDAD

El palangre es un sistema de pesca que está prohibido en las Galápagos, pero en otros países no ha desaparecido por completo. Está hecho de una línea principal flotante —que puede medir de dos a decenas de kilómetros— de la que nacen otras líneas secundarias y verticales en cuyos extremos se colocan decenas de anzuelos circulares. Los pescadores lo prefieren porque es más rentable que otros sistemas de pesca, demanda menos esfuerzo, pero arrastra todo lo que tiene a su alcance —incluso las especies protegidas. 

Sin embargo, por su dimensión y su incapacidad para distinguir entre especies, su nivel de pesca incidental es alto. En las zonas de alta diversidad de especies, como Galápagos, podría poner en riesgo a los animales marinos en peligro de extinguirse. En 1997, la primera vez que se usó en las islas, más de la mitad de la pesca fue de diferentes especies de tiburones, la mayoría incluidas en la lista de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Los flota pesquera china es la más grande del mundo. Un análisis de los datos de registro de embarcaciones globales y de transpondedores —hecho por el Instituto de Desarrollo de Ultramar de Londres— dice que hay 17 mil embarcaciones chinas pescando fuera de las aguas territoriales de su país. Sus competidores más cercanos son Taiwán y Corea del Sur que tienen unos 2.500 buques entre ambos.

Además, los barcos chinos son grandes. Un estudio de la Escuela de Medioambiente de Yale dice que en una semana estos buques recogen la misma cantidad de peces que los barcos locales de África o América Latina podrían capturar en un año.

Noticias Más Recientes

¿Dónde están los barcos ahora?

El primer barco, de bandera china, está a aproximadamente 300 millas náuticas de la Zona Económica Exclusiva Insular (ZEEI), el área del océano sobre la cual un país tiene jurisdicción, según la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia (Segcom). Global Fishing Watch, una herramienta de monitoreo satelital la actividad pesquera en todo el mundo, identificó que la mayoría de los barcos que pescan en la zona se ubican en la parte suroeste del archipiélago, en aguas internacionales. 

La ZEEI se extiende desde el límite exterior del mar territorial —a 12 millas de la línea base de las islas— hasta las 200 millas náuticas. En la ZEEI el Estado ecuatoriano tiene derechos de soberanía con fines de exploración, explotación y conservación de los resultados naturales en las aguas, suelo y subsuelo del mar. Es decir, el país puede decidir si permite o no el libre tránsito de embarcaciones en esta área. 

Además, los barcos están cerca de la Reserva Marina de Galápagos (RMG). Según la Segcom, el primer barco está a 470 millas náuticas de la reserva (una franja de 40 millas náuticas) en la que todas las especies están protegidas y está prohibida la pesca industrial. 

¿Por qué hay barcos internacionales cerca de Galápagos?

El abogado Ricardo Crespo dice que en varios países hay una escasez de peces cerca de sus costas. Por eso, dice Crespo, hay muchas flotas internacionales que “persiguen mayor pesca” en zonas con mayor riqueza de diversidad marina como Galápagos. “Están aprovechándose de la riqueza de peces que entran y salen de la reserva marina”, según Crespo. 

Lo hacen entre junio y octubre porque su actividad depende de las corrientes marinas y en esta época se fortalece la diversidad por el cruce de corrientes marinas — de Cromwell, Humboldt, Panamá y Ecuatorial Norte y Sur— en las islas. Eso permite que tengan más cantidad de pesca, especialmente de calamar gigante, según Crespo. Este animal es el invertebrado marino más abundante del Pacífico sureste. La especie migra anualmente desde aguas mexicanas hasta la costa chilena. Según Global Fishing Watch en Galápagos esta especie está amenazada por la flota de barcos con banderas chinas, japonesas y surcoreanas. 

Crespo dice que las flotas internacionales lo hacen en aguas internacionales con “poquísimo control”. Según él, es muy evidente que esta pesca no es sostenible, indiscriminada y que no cumple el marco legal internacional. 

¿Qué es la pesca sostenible?

Una pesca sostenible “busca el uso responsable y aprovechamiento sustentable y sostenible de los recursos hidrobiológicos”, según la Ley Orgánica para el Desarrollo de la Acuacultura y la Pesca. Eso incluye dar prioridad a la implementación de medidas para conservar y restablecer las poblaciones de las especies capturadas.  

Según el abogado Crespo, ese no es el caso de la flota internacional que pesca cerca de las islas cada año. “Tenemos sospecha de que las varias veces que lo han hecho los barcos han apagado los sistemas de detección”. Es decir, así no se puede rastrearlos en caso de que irrumpan en la Zona Económica Exclusiva. El 29 de junio, Gustavo Manrique, ministro de Turismo, dijo que si los barcos irrumpen los límites de la ZEEI o de la Reserva Marítima de Galápagos, el Estado tomará “las acciones pertinentes”.

Qué medidas está tomando el gobierno

El 29 de junio de 2021, el gobierno ecuatoriano dijo que hace monitoreos de las embarcaciones que están cerca de las islas “de forma continua”. Además, un comunicado de la Segcom dice que están haciendo controles aéreos, náuticos y tecnológicos para garantizar que no ingresen a aguas ecuatorianas. 

La Segcom dijo que desde el 24 de Mayo de 2021, cuando el presidente Guillermo Lasso se posesionó, se activó un comité interministerial para “evaluar de forma periódica” los casos como el de la flota extranjera cerca de Galápagos. Está conformado por los Ministerios de: 

  • Relaciones Internacionales.
  • Defensa
  • Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca
  • Ambiente, Agua y Transición Ecológica
  • Y la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia

Además, Manrique dijo que “la tecnología de hoy nos permite rastrear dónde están, las velocidades a las que navegan y otras características con un nivel de precisión exacto, lo que permite tomar decisiones oportunas”. Además, el gobierno planea invertir en otras herramientas tecnológicas. El gobierno dijo que Ecuador “estableció un convenio con Canadá que permite contar con una herramienta tecnológica para rastrear a los barcos, aun cuando apagan sus equipos de navegación”. 

Yakov César Cedeño, experto en operaciones militares, dice que eso “contribuye, pero no es realmente significativo” porque aunque sepan exactamente dónde está la embarcación, el país no tiene la capacidad para interceptarla y obtener evidencia en caso de que se infrinjan los límites de la ZEEI. Algunos de los motivos por los que las posibilidades de Ecuador son limitadas son la falta de recursos económicos, de personal, de embarcaciones, entre otros.

¿Qué otras estrategias habrá?

El lunes 5 de julio, Cedenma presentará un reclamo administrativo ante el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana un reclamo administrativo. Crespo dice que lo presentarán ante esta institución porque es el ente rector de la política exterior. En el documento se pedirá que el Ministerio presente una estrategia “proactiva e inmediata” para controlar la situación, según lo que mandan los tratados internacionales.

Crespo dice que esperan que su reclamo tenga una respuesta inmediata y positiva. Si ese no es el caso, irán a la Corte Constitucional para presentar una acción de incumplimiento de lo establecido en la ley. 

Crespo dice que espera que el Ministerio presente un plan estratégico de emergencia por daños ambientales acumulados que están afectando las zonas marinas territoriales. 

El abogado de Cedenma dice que el Ministerio debería plantear una estrategia inmediata de acción que contemple: 

  • Inspecciones a barcos sospechosos de pesca no declarada.
  • Más acciones diplomáticas con China para que la Convemar obligue a sus barcos a “no dilapidar recursos marinos”.
  • Acciones diplomáticas con otros países. 

Y otras medidas importantes que están enmarcadas en el derecho internacional. Así, dice Crespo, esperan que este tipo de situaciones no vuelvan a pasar en Ecuador.  

Según Crespo, en estos últimos 4 años en los que ha habido una presencia frecuente de barcos cerca de las islas, no se ha visto que las autoridades tomen decisiones que funcionen. Ricardo Crespo dice que el país se “queda en el argumento que como no están entrando a nuestra zona no hay problema”. Por eso ellos recomiendan utilizar el derecho internacional para cuidar los mares del país y evitar desastres en una zona tan delicada como Galápagos.

¿Qué dice el derecho internacional?

Hay normas y tratados internacionales que regulan la pesca a nivel mundial, incluso en aguas internacionales como el Código de Conducta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), organización que coordina la política pesquera internacional. Además de las comisiones de ordenamiento pesquero como la Comisión del Pacífico Sureste y otros tratados internacionales. 

El abogado Crespo dice que incluso algunos tratados internacionales obligan a los Estados y a los barcos que circulan en aguas internacionales a pescar de forma sostenible en los pabellones cercanos a las reservas marinas y las zonas exclusivas. 

Crespo dice que uno de los principales reglamentos internacionales que se debería aplicar en este caso es la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar), un documento que protege la actividad sostenible y racional de pesca. Crespo dice que a pesar de que están en aguas internacionales, la Convemar también tiene exigencias en alta mar. El convenio dice que se deben mantener o restablecer las poblaciones de las especies capturadas a niveles que garanticen la sostenibilidad. 

También hay leyes en Ecuador que podrían contribuir a solucionar el problema. El artículo 9 de la ley para el desarrollo de la acuicultura y pesca dice “las normas adoptadas por el Estado, para asegurar el aprovechamiento sostenible de los recursos hidrobiológicos en aguas jurisdiccionales, se aplicarán también en la zona adyacente a la zona económica exclusiva”. Es decir, que los barcos que pesquen cerca de la ZEEI también deberán cumplir con normas para garantizar la sostenibilidad de las especies, aunque no estén pescando dentro de la zona.

Así, dice la ley, se podrá “proteger a las especies de peces transzonales y altamente migratorios y los otros recursos vivos marinos asociados o dependientes de ellas”. Además, se garantizará la seguridad de las especies que están asociadas a la cadena trófica —en la que cada especie en la que cada una se alimenta de la precedente y es alimento de la siguiente— de las especies de la zona económica exclusiva. 

Crespo dice que están coordinando las actividades con abogados de Argentina. En el país austral, una organización no gubernamental presentó un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Argentina. Lo hizo para que la Corte ordene al Estado que adopte medidas para frenar la pesca ilegal en la zona económica exclusiva de Argentina en el Atlántico. 

Casos anteriores

El 14 de agosto de 2017 la armada del Ecuador capturó a un buque chino con alrededor de 300 toneladas de pesca.  La Unidad Judicial Multicompetente de Puerto Baquerizo Moreno, en Galápagos, dictó una sentencia de cuatro años de prisión al capitán del barco. Además, tres años para sus colaboradores cercanos y un año para los demás miembros de la tripulación. El tribunal también puso una multa de 5,9 millones de dólares para la reparación material del Parque Nacional Galápagos. 

En 2020 la pesca industrial cerca de las islas continuaba. En julio del año pasado, la Armada del Ecuador alertó sobre la presencia de 260 buques chinos cerca del mar territorial ecuatoriano, al pie de la Reserva Marina de las Galápagos. Después del anuncio, el entonces presidente del Consejo de Gobierno de Galápagos, Norman Wray anunció en su cuenta de Twitter que Esperanza, un tiburón ballena que llevaba un chip rastreador, dejó de transmitir después de haberlo hecho por 280 días. Esperanza estaba entre la Zona Exclusiva Económica Insular y la Reserva Marina Galápagos, cerca de donde pescaban los barcos chinos.