El 16 de julio de 2020, la Armada del Ecuador emitió un boletín que alertaba sobre la presencia de 260 buques extranjeros cerca del mar territorial ecuatoriano. Durante una rueda de prensa, en la mañana del 23 de julio, el ministro de Defensa del Ecuador, Oswaldo Jarrín, aseguró que las embarcaciones “se mantienen en aguas internacionales y que aún no han ingresado al país”. 

|Como a muchas otras industrias, la emergencia sanitaria está afectando la capacidad de los medios de financiarse. Si nuestro trabajo te ayuda a estar mejor informado, #haztuparte aquí|

Jarrín informó que se conoce de la “numerosa flota pesquera que viene desde el Pacífico Sur” desde hace un mes porque al inicio la flota se encontraba en Perú. Según el ministro, el país ya estaba en alerta porque veían a la flota aproximarse a territorio ecuatoriano. A inicios de julio, el Comando de Operaciones Navales de Guayaquil, determinó a través de un monitoreo satelital, que los barcos son flotas parecidas a las que últimamente aparecen cerca de las Galápagos. 

Según Walter Bustos, ex director del Parque Nacional Galápagos, esta flota de bandera china está pescando justo afuera del límite de las 188 millas de la Zona Económica Exclusiva Insular (ZEEI) del Ecuador.  Una Zona Económica Exclusiva (ZEE) es un área en el océano sobre la cual un país tiene jurisdicción. En la ZEE, el Estado ecuatoriano tiene derechos de soberanía con fines de exploración, explotación y conservación de los recursos naturales vivos y no vivos en las aguas, suelo y subsuelo del mar, es decir que en estas zonas, el país puede decidir si es que puede o no haber libre tránsito de las embarcaciones. En Ecuador hay dos: una en la parte costera del país y otra en Galápagos, entre ambas hay 3500 millas de extensión. 

“Estos son barcos de factoría, por lo que si es que ellos quieren, pueden permanecer ahí hasta más de medio año”, dice Bustos, quien también es experto en Gestión Ambiental y Manejo de Recursos Naturales. Además explica que los buques de factoría son aquellos que en la misma embarcación tienen lugares de almacenamiento y procesamiento de pesca. Por lo que desde ahí ellos ya pueden mandar paquetes listos o enlatados del producto que pesquen. En pocas palabras, son plantas procesadoras de pesca móviles. 

PUBLICIDAD

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

Durante su intervención en la rueda de prensa, el Ministro de Defensa explicó que entre Galápagos y la Zona Económica Exclusiva Insular hay un corredor de aguas internacionales, en donde “ningún país tiene jurisdicción”. Además Jarrín expresó su preocupación por el impacto que esos barcos puedan tener en la biodiversidad de Galápagos. El archipiélago es desde 1984, Reserva de la Biósfera por la UNESCO y alberga a cientos de especies de flora y fauna que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo. 

El ministro Jarrín también afirmó que la presencia de estas embarcaciones no es nueva y que si los barcos llegasen a entrar a la reserva marina de Galápagos, que es la segunda más grande del mundo, “la Fuerza Naval actuará como corresponde”. Aunque el ministro no especificó cuáles serán esas acciones, según el artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), si es que una persona pesca, trafica o comercializa productos que sean derivados de la flora y fauna marina o terrestre, será sancionada sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años. En el caso de la reserva marítima de Galápagos se aplicaría la pena máxima prevista por ocurrir dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

El Presidente del Consejo de Gobierno de Galápagos, Norman Wray, se pronunció con respecto a las flotas diciendo que la Armada Nacional hace monitoreo marítimo y aéreo de las áreas económicas exclusivas y sus límites para evitar violación al mar territorial. “Hay que tener una reacción regional frente a la pesca depredadora. Hay regulaciones internacionales y en el momento en que ingresen a la Zona Económica Exclusiva, se debe tomar medidas”, dijo Wray en un comunicado.

La Reserva Marina Galápagos es una de las diez reservas marinas más importantes del mundo Todas las especies que la habitan están protegidas y está prohibida la pesca industrial en sus aguas. Sin embargo, desde el 2008 embarcaciones —principalmente originarias de China— han pescado ilegalmente no solo peces pelágicos, como el atún y otras especies de comercialización, sino también especies protegidas que salen desde Galápagos como los tiburones. 

El 14 de agosto de 2017 la armada del Ecuador capturó a un buque chino con alrededor de 300 toneladas de pesca.  Según un comunicado, la embarcación Fu Yuan Yu Leng 999 contenía más de 6.000 tiburones congelados de pesca ilegal. Entre estos había tiburones Zorro ojón, Mako,  tiburones silky y tiburones martillo (que se encuentran en grave  peligro de extinción). Tras esta captura, salió a la luz además, que una flota de alrededor de 300 embarcaciones pesqueras chinas se ubicaba en aguas internacionales, al límite sur de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) del Ecuador.

|Para saber las últimas actualizaciones del Covid-19 en Ecuador, haz clic aquí|

Después de esto, la Unidad Judicial Multicompetente de Puerto Baquerizo Moreno dictó el 27 de agosto de 2017 una sentencia de cuatro años de prisión al capitán del barco, tres años para sus colaboradores cercanos y un año para los demás miembros de la tripulación. Impuso, además, una multa de 5,9 millones de dólares para la reparación material del parque nacional Galápagos. Una sanción respecto de la que, según Bustos, “realmente no se ha hecho nada para cobrar esos valores”.