Hoy, 24 de mayo de 2021, el exbanquero Guillermo Lasso Mendoza se posesionó como Presidente Constitucional del Ecuador. Lasso, quien llegó al poder en su tercer intento, juró ante el nuevo pleno de la Asamblea Nacional, sus familiares, y jefes de Estado, cumplir con todas las obligaciones a las que su cargo le obliga, de acuerdo a la Constitución.

Tras recibir la banda presidencial de la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, Guillermo Lasso inauguró su periodo presidencial con un extenso discurso en el que recorrió algunas de sus promesas de campaña y reflexiones sobre su vida, la democracia y el hiperpresidencialismo. 

Lasso pidió romper con el caudillismo dominante en la política ecuatoriana, ofreció poner fin a la persecución política (“no saciar el odio de algunos, sino el hambre de muchos”, dijo), anunció la apertura del Ecuador al comercio global, destacó el rol de la sociedad civil, habló de ciencia y tecnología, de los derechos de las mujeres y el cuidado al medioambiente e hizo un llamado a la unidad nacional (le pidió un “minga” a la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori). Las constantes referencias al presidente Jaime Roldós, que inauguró la democracia contemporánea ecuatoriana, fueron constantes —una especie de reivindicación de un reinicio democrática, tal cual en 1979.

El nuevo presidente dijo que hoy, 24 de Mayo de 2021, era un día de rememoración para recordar la Batalla de Pichincha y el inicio de lo que llamó “nuestra vida republicana”. Pero también dijo que hoy era un día de renovación porque empezaba una nueva etapa de la historia —el fin de lo que llamó “un círculo vicioso”. Lasso aseguró que en los últimos años, los gobernantes del Ecuador le han fallado a los ecuatorianos. Dijo que estos no han estado a la altura de los ideales republicanos que vieron nacer al país, ni tampoco a la altura del sacrificio de la gente. 

PUBLICIDAD

Lasso, quien ganó las elecciones con el 52,36% de los votos, hizo referencia a la situación actual del Ecuador, específicamente a nivel económico y de salud. “Hoy recibimos un país con históricos niveles de desempleo”, dijo y resaltó la incapacidad del gobierno del expresidente Lenín Moreno para hacer frente a la pandemia del covid-19. Según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), Lasso empieza su mandato con una economía en números negativos. La  tasa de desempleo para los hombres es del 4,4% y para las mujeres del 6,9%. Además, solo el 39,5% de los hombres y el 27,8% de las mujeres tiene un empleo adecuado en el país. 

Noticias Más Recientes

Por otro lado, la pandemia de covid-19, ha dejado al menos 14.773 fallecidos, según cifras oficiales del Ministerio de Salud Pública. Y hasta el 22 de mayo de 2021, solo 1,8 millones de ecuatorianos habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra el virus (sólo el 2,8% de ecuatorianos ha recibido las dos dosis). Con respecto a este déficit, Lasso reafirmó la promesa que hizo durante su campaña electoral de vacunar a 9 millones de ecuatorianos en sus primeros 100 días de gobierno.

El gobernante de 65 años dijo que su campaña de vacunación para cumplir con esa meta empieza hoy y será el “más grande despliegue logístico de nuestra historia para cumplir con el más sagrado deber de un gobierno: salvar la vida de sus ciudadanos.” Lasso dijo también que la nueva Ministra de Salud contará con el apoyo y respaldo de su vicepresidente, Alfredo Borrero, para agilizar el proceso de vacunación. 

A inicios de mayo de 2021, Lasso dijo que una de sus estrategias para agilizar la vacunación sería usar el padrón electoral y a los recintos electorales. La presidenta del CNE, Diana Atamaint, aceptó la propuesta. Sin embargo, todavía no se han hecho públicos los detalles del plan de Borrero y el nuevo Ministerio de Salud. 

En su discurso, Guillermo Lasso también enumeró algunos puntos en los que trabajará su gobierno. Destacó la atención de los sectores rurales, la lucha por la igualdad de género, las acciones frente al desempleo, el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) delineados por la Organización de Naciones Unidas (ONU) , la erradicación del hambre y la desnutrición infantil, y la reactivación económica. 

Lasso, vestido de terno azul y corbata celeste también habló sobre la confianza que Ecuador debe generar en el mundo y declaró una apertura del país al comercio internacional. Lasso dijo que abrirá al Ecuador a tratados de libre comercio con varios países aliados, aunque no especificó cuáles. Sí dijo que hará esfuerzos para integrarse rápidamente a la Alianza del Pacífico, una conglomerado supranacional económico y de cooperación de México, Colombia, Perú y Chile. 

En su discurso, Lasso le habló y se refirió constantemente a la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori. El presidente dijo que era un hecho histórico e inimaginable que un exbanquero y una lideresa amazónica presidieran la función Ejecutiva y Legislativa del Ecuador en el mismo período. Lasso dijo, además. que ambos estaban listos para servir y “ansiosos por trabajar en conjunto para bien del país”. 

PUBLICIDAD

Finalmente, el Presidente ratificó que será el líder de un Estado laico pero que eso no significaba negar el lado espiritual de los ecuatorianos. Dijo que las diferentes creencias de los ecuatorianos debían servir de puente para nutrir un encuentro más profundo y humano. 

Lasso, un católico devoto, no siempre ha separado sus creencias personales de la política. En agosto de 2020, le envió una carta abierta al expresidente Moreno, pidiéndole que vetara totalmente el Código Orgánico de la Salud (COS) que prohibía a los médicos negarse a entregar métodos anticonceptivos, garantizaba la atención inmediata de emergencias obstétricas, y establecía lineamientos generales para la reproducción humana asistida.  Sin embargo, el empresario guayaquileño cambió drásticamente sus posturas en las elecciones de 2021 y en la segunda vuelta presidencial se acercó a grupos sociales históricamente distantes a él: indígenas, mujeres y personas de la comunidad LGBTI. En abril pasado, Lasso marcó una clara línea de independencia de los funciones del Estado cuando dijo que respetaba la decisión de la Corte Consitucional de despenalizar el aborto en casos de violación.

Guillermo Lasso terminó su discurso agradeciendo al pueblo ecuatoriano por confiar en él, y pidiendo la bendición de Dios. Lasso gobernará al país durante cuatro años hasta 2025.