María Brown Pérez, quiteña de 36 años, es licenciada en relaciones internacionales. Ha trabajado en el desarrollo de políticas públicas para el acceso, permanencia y promoción para la educación inicial, básica y bachillerato. 

Su último cargo fue el de oficial de Educación para Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela en la Unesco, la agencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura desde 2006 a 2021. En ese cargo lideró proyectos de educación en emergencias luego del terremoto del 16 de abril de 2016 y en la emergencia sanitaria por el covid-19. 

|Así se va conformando el gabinete de Guillermo Lasso|

En el evento en que anunció a sus primeros ocho ministros, Guillermo Lasso le encargó a Brown “la rehabilitación de miles de escuelas rurales que fueron cerradas en el gobierno anterior”. Lasso le dijo a la futura ministra que esa es una exigencia de las familias campesinas. 

En el gobierno de Rafael Correa, que gobernó entre 2007 y 2017, se cerraron miles de escuelas rurales porque se crearon las escuelas del Milenio, que son centros educativos grandes y equipados con más recursos materiales y humanos, pero que suelen estar lejos de las comunidades. Por el contrario, las escuelas rurales o comunitarias reciben a pocas niñas y niños por lo general de la misma comunidad. 

En enero de 2019, Lenín Moreno, actual presidente del Ecuador, anunció la reapertura de esas escuelas porque los niños debían viajar grandes distancias desde sus comunidades para ir a recibir clase. Cristina Bastidas, experta en ciencias de la educación, escribió en 2019 que tanto las escuelas del milenio como las rurales no son la “salida mágica a los problemas importantes de nuestra educación pública como la brecha de educación urbana y rural o la alta deserción escolar en el área rural”.

Noticias Más Recientes

En el gobierno que se posesionará el próximo 24 de Mayo, Brown deberá rehabilitar las escuelas comunitarias —mientras se encarga del desafío de la educación en pandemia que ha afectado, especialmente, a las comunidades rurales, donde el acceso al internet  por hogar (indispensable para la teleeducación) es de 21,6%, en las áreas urbanas es de 56,1%. 

Entre 2013 y 2015, Brown fue asesora en el Viceministerio de Educación. Además, fue Subsecretaria de Educación Especial e Inclusiva y Subsecretaria de Fundamentos Educativos. “Es una mujer joven que es muy conocedora del tema de educación y que por lo tanto no tiene la experiencia que podría tener otra persona”, dice Marcela Santos, experta en educación inicial, quien trabajó de cerca con Brown entre 2011 y 2013 en el Ministerio de Educación. 

Santos dice que el reto para la futura ministra es recuperar la confianza de la gente, especialmente dado el hecho de que gobierno saliente descuidó la educación en la pandemia. Además, según Santos, deberá preocuparse por tener los recursos necesarios para la educación. “Estamos a la expectativa, ojalá que pueda haber un buen manejo de la educación en la pandemia”, dice Santos. 

Según su perfil en Linkedin, Brown, habla inglés y francés. Estudió relaciones internacionales en la Universidad de San Andrés de Buenos Aires, Argentina, y tiene una maestría de educación obtenida en la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) y otra en educación especial por la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE). Además, tiene un diplomado en diseño, gestión y evaluación de proyectos por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Según la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI) un ministro de Educación se encarga de hacer cumplir la malla de estudios para la educación básica y bachillerato en la educación fiscal, municipal, particular y fiscomisional. Verifica que se cumpla con la calidad de la educación, la distribución de recursos necesarios para garantizar los salarios a quienes trabajan en la educación, la provisión de recursos materiales, financieros y tecnológicos, entre otras actividades. 

PUBLICIDAD

En al acto en que anunció a los 8 ministros del frente social, entre ellos Brown, Lasso dijo que el Ministerio de Educación coordinará su trabajo con la Secretaría de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt), Alejandro Ribadeneria será el secretario de la Senescyt. Guillermo Lasso repitió que cerrará la Senescyt para que los bachilleres apliquen a la universidad que quieran “y no sientan este yugo que han sentido en los últimos años, que si la Senescyt dice que no esperas al próximo año”. 

Julio Yujato miembro de la Unión Nacional de Educadores (UNE) y docente de una institución educativa pública opina que “el presidente electo y la ministra de educación tienen que cumplir con las reformas a la LOEI, como la valorización docente”. En marzo de 2021, la Asamblea aprobó varias reformas a la LOEI entre las que está la recategorización de docentes, la base del sueldo para los docentes será de mil dólares, recibirán una remuneración de acuerdo a su experiencia, solvencia académica y evaluación, dice el documento de reformas. Según las reformas, el Estado debe garantizar el presupuesto para la educación básica y de bachillerato y  propone que se destine el 6% del Producto Interno Bruto (PIB) a la educación. 

En la emergencia sanitaria por el covid-19 el presupuesto para la educación se redujo aunque el gobierno dijo que fue reprogramado. Luego de la aprobación en la Asamblea, el proyecto de reformas fue enviado al presidente Lenín Moreno, quien no presentó ninguna objeción y pidió que se publique en el Registro Oficial. 

María Brown deberá asumir esos retos el 24 de Mayo próximo, primer día del gobierno de Guillermo Lasso Mendoza, quien ganó las elecciones presidenciales el pasado 11 de abril, cuando derrotó a Andrés Arauz de la correísta coalición Unión por la Esperanza (UNES).