La tarde del 21 de junio murió Byron Guatatoca, un joven kichwa, en medio de enfrentamientos entre manifestantes, militares y policías en el Puyo, provincia amazónica de Pastaza. Fue la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae) la que comunicó el deceso en su cuenta de Twitter.

➜ Otras Noticias

El video publicado por la Confederación es muy gráfico. Muestra la violencia del impacto que Guatatoca recibió en su rostro. Su cuerpo, tirado en la calzada, y con la camisa levantada hasta el pecho, es rodeado por algunos de sus compañeros que no saben qué hacer, y por un charco de su propia sangre. “¡Está respirando, está respirando!”, grita alguien. Pero no, ya no respira. “Le mataron, le mataron”, dice otra voz. 

La Confeniae hace responsable a la Policía por la muerte del comunero.

PUBLICIDAD

Pasadas las 9 de la noche, la Policía Nacional publicó un comunicado en su cuenta de Twitter en el que dice que «se presume que la persona falleció a consecuencia de la manipulación de un artefacto explosivo». Según la Policía, «no utiliza material explosivo para el control del orden público y menos aún se ha utilizado en las marchas y manifestaciones pacíficas ciudadanas».

En el comunicado, la Policía dijo que «no obstante, como disponen las leyes, este caso será investigado por las autoridades judiciales y apoyaremos al esclarecimiento de todos los derechos violentos».

La tarde del 22 de junio, la Confeniae publicó cuatro fotografías que serían de la tomografía del cráneo de Byron Guatatoca. En las imágenes 3D se ve claramente la forma de bomba lacrimógena dentro del cráneo, por encima del ojo izquierdo. 

GK contactó a Daniela Peralta, gerente del hospital general del Puyo —de la red del Ministerio de Salud Pública—, para confirmar si esta institución tiene un tomógrafo en funcionamiento. Peralta respondió que tienen uno solo y está operativo. Al ser consultada sobre la veracidad de las imágenes que publicó la Conaie, dijo “legalmente no puedo responder porque le corresponde al familiar que es dueño de la historia clínica del paciente por derecho” pero luego confirmó que las imágenes “son verdaderas, son de la tomografía del fallecido”.

Cuando una persona muere no es común que le realicen exámenes como tomografías sino directamente una autopsia, si el caso amerita. Sin embargo, un antropólogo forense que prefirió mantener su nombre en reserva, explicó a GK que existen casos en los que, previo a una autopsia, sí se hacen exámenes complementarios como tomografías y rayos X porque “en caso de que personas han fallecido por armas de fuego, principalmente cuando ingresa el proyectil, deja un orificio de entrada pero si no tiene orificio de salida, es probable que siga dentro del cuerpo”. Por eso es necesario realizar ese examen aún cuando la persona está muerta. 

La versión oficial

A las 8 de la mañana del 22 de junio, Patricio Carrillo, ministro del Interior, dio una rueda de prensa en la que habló más sobre la muerte de Guatatoca. 

Según Carrillo, pasadas las 6 de la tarde, se formaron dos grupos en el Puyo. El primero, dijo el Ministro, “de ciudadanos que pedían el diálogo y la paz”. El otro, según Carrillo, era “el grupo radical de diferentes comunidades kichwa y shuar que cometieron actos absolutamente irracionales con explosivos, armas ancestrales y armas de fuego tipo carabina”. Carrillo dijo que este grupo comenzó “atacar al personal civil y de policía”. 

Según el Ministro Carrillo, Byron Guatatoca murió en medio de estos enfrentamientos. Sin embargo, no dio más detalles sobre cómo habría sido su muerte. En la rueda de prensa de hoy dijo que pidió que se haga la autopsia de Guatatoca “con transparencia” y que la haría personal médico que no pertenece a la Policía para garantizar que así sea. 

A las 9:20 de la mañana del 22 de junio, la Fiscalía anunció que abrió de oficio una investigación previa por la muerte de Guatatoca. 

¿Qué pasó en la ciudad?

Una persona que estuvo en las manifestaciones definió a lo sucedido en Puyo como “una guerra total”. De acuerdo a su relato, hubo niños y ancianos asfixiados por el uso de gases lacrimógenos por parte de la Policía, para disolver la aglomeración. “La gente de la ciudad, enojada, quemó un patrullero”, dijo.

De acuerdo al cineasta del pueblo kichwa Sarayaku, Eriberto Gualinga,  la situación en Puyo se ha salido de control. Gualinga dijo que la muerte de Guatatoca —a quien identificó como Byron Guatatoca— ha desatado la ira de los compañeros indígenas de la ciudad, así como de los mestizos.

“La gente trata de llegar al Banco de Guayaquil”, dijo Gualinga. “Extraoficialmente se conoce que incendiaron una UPC”.

Hasta las 8:30 de la noche, fuentes confirmaron a GK que los enfrentamientos continuaban en el Puyo.

puyo-protestas

Protestas en el Puyo.

En la rueda de prensa de la mañana del 22 de junio, el ministro Partricio Carrillo dijo que lo que pasó en el Puyo fue “el incidente más grave de orden público en los últimos años”. Carrillo dijo que un grupo de manifestantes incendió carros de policía con oficiales adentro. Además, dijo que quemaron instalaciones del Banco Guayaquil, la Cruz Roja y de la Policía Nacional. 

Carrillo dijo que “eso ya no es un disturbio, es un acto criminal y responsabilizamos nosotros a los dirigentes nacionales y al dirigente local Marlon Vargas que es uno de los sujetos que más enardeció con su posición absolutamente radical a estas comunidades”. Vargas es el presidente de la Confeniae.  

La mañana de este 22 de junio, varios representantes de la Confeniae respondieron las declaraciones del Ministro Carrillo. El presidente de la Federación de la Nacionalidad Shuar de Pastaza (Fenash-P), Severino Sharupi dijo que la Policía “instigó en los frentes del paro”. En esa versión, insistieron varios otros líderes amazónicas que intervinieron en la transmisión. 

Sharupi dijo también que habían llegado a un acuerdo “con el coronel de Pastaza de que iba a haber un respeto mutuo” y aseguró que la Fenash cumplió. 

Dijo que “hubo infiltraciones” dentro de sus filas pero que también hubo jóvenes “que no son de la guardia indígena” que “hicieron desmanes” y responsabilizó a la Policía Nacional por la muerte de Byron Guatatoca.

El líder shuar Lucas Mashian cuestionó las declaraciones del ministro y lo culpó a él y al Presidente Lasso de la violencia. “Marlon Vargas no es culpable, Leonidas Iza, no, los manifestantes”, dijo. “Ustedes son los que botan gases y bombas”, dijo, señalando a Carrillo. Negó además, que los indígenas estén portando armas. “No se invente”, le respondió al ministro. 

Además, Carrillo dijo que había “gente en estado etílico generaban turbas impresionantes”. Según Carrillo, eso habría impedido que pasen ambulancias y víveres. “El desabastecimiento en la ciudad llegaba a niveles intolerantes”, dijo Carrillo, pero no dio más detalles sobre esas acusaciones. 

El ministro Carrillo dijo que presentarán en la Fiscalía una denuncia por presuntos “actos criminales que han puesto en riesgo y atentado contra la vida de la población civil y a la fe pública”. 

En total, Carrilo dijo que los disturbios de ayer dejaron: 

  1. Una persona muerta, Byron Guatatoca.
  2. 6 policías heridos
  3. 3 policías retenidos y, en total, 18 policías que están desaparecidos. 
  4. 18 carros de la Policía quemados, 6 de los cuales son patrulleros. 
  5. Una UPC quemada y otros edificios de la Policía y privados también dañados. 

Carrillo dijo, en la rueda de prensa, que “hasta el momento tienen sitiada la ciudad” los manifestantes. Según él, van a evacuar al personal policial del Puyo “que ya vivió un trauma exagerado”. En su lugar, dijo, enviarán a “personal policial formado en temas de derechos humanos para buscar las empatías necesarias y alcanzar el orden público que en el Puyo ahora no lo podemos garantizar”. 

Organizaciones indígenas de Pastaza piden paz

La paz no llega todavía al Puyo. Casi 24 horas después de una noche de violencia, la ciudad sigue sin protección, sin resguardo y a merced de lo que sea que pueda pasar.

Por la tarde del 22 de junio, organizaciones indígenas y sociales de Pastaza publicaron un manifiesto, como respuesta de la jornada de violencia del día anterior. En él, además de nuevamente rechazar las acciones de la Policía en el Puyo, y de exigir una investigación por la muerte de Byron Guatatoca, hicieron otros pedidos.

Uno de los que resaltó es que exista una coordinación pacífica para “la entrega de los agentes policiales retenidos junto con la indumentaria policial recuperada por la ciudadanía de Pastaza”, en referencia a los 18 policías que están retenidos.

Además, también pidieron que:

  • Las instituciones de control y seguridad pública se encarguen del manejo y el orden de la ciudad, excepto en zonas tomadas de manera pacífica por manifestantes
  • Existan garantías para la reactivación de locales comerciales y del transporte público en Puyo
  • Cada líder de las organizaciones que se encuentren en las zonas tomadas se haga responsable y evite la confrontación entre los presentes.
  • Se garantice la libre movilidad de los peatones y de personas en situación de vulnerabilidad; así como la de vehículos que transporten a personas por emergencias.

Casi a las 6 de la tarde del 22 de junio, los representantes de nacionalidades amazónicas y organizaciones sociales de Pastaza anunciaron en una rueda de prensa que llegaron a un acuerdo. Los manifestantes liberaron a dos de los policías que estaban retenidos. Los oficiales —que no fueron identificados— agradecieron a las comunidades porque les “dieron seguridad” y confirmaron que no sufrieron agresiones físicas. 

Mientras que el general del distrito Geovanny Ponce, director de seguridad ciudadana y orden público de la Policía, —que intervino a través de una llamada telefónica en la rueda de prensa— se comprometió a que la investigación de la muerte de Byron Guatatoca “se haga de la forma más transparente que corresponda dentro del marco de la ley”. 

Además, Ponce dijo que estaban trabajando en varias acciones para retomar el orden en la ciudad. Los representantes de las comunidades dijeron que rechazaban los actos violentos del 21 de junio. Además, dijeron que se deslindaban de “cualquier responsabilidad” en casos de “cualquier acción de violencia o vandalismo”.

El primer fallecido por el paro 

La madrugada del 20 de junio de 2022, de acuerdo a un tuit de la Policía, tres manifestantes se habrían caído a una quebrada y uno de ellos falleció. El incidente habría ocurrido en el sector del redondel de Collas, en Guayllabamba, al norte de Quito. 

Si bien la Policía no dio más detalles sobre el hecho, la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos dijo en una rueda de prensa que las personas cayeron a la quebrada “debido a la fuerte represión por parte de policías y militares”.

El primer fallecido en las manifestaciones fue identificado como Jhonny Félix Muenala. La abogada especialista en Derechos Humanos, Patricia Carrión, le dijo a GK que según los compañeros que estuvieron en el lugar, Félix habría caído a la quebrada mientras intentaba “esquivar el disparo en el pecho de un policía”. Sin embargo, no se ha podido confirmar esa aseveración. GK le preguntó a un comunicador de la Policía sobre estas acusaciones, pero no hemos recibido ninguna respuesta.

GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR