Aunque los métodos anticonceptivos hormonales son ampliamente aceptados entre las mujeres por su alta efectividad, en el mercado también existen métodos anticonceptivos que no usan hormonas y son más conocidos como barrera. También hay otros, como la ligadura de trompas que son más permanentes. 

Condón femenino

Es un dispositivo similar al condón masculino. Es un método de barrera que evita que el espermatozoide llegue al óvulo y fecundarlo. 

Está hecho de un plástico delgado y fuerte. El condón femenino debe encajar dentro de la vagina, por lo que tiene un anillo en cada extremo. Un extremo se ubica en el interior de la vagina se ajusta sobre el cuello uterino y lo cubre con el material de goma. 

El otro anillo permanece fuera de la vagina y cubre la vulva.

Este es el único método anticonceptivo para mujeres que previene contra Enfermedades de Transmisión sexual.

Capuchón Cervical o Diafragma

PUBLICIDAD

flecha celesteOTROS CONTENIDOS SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO

Son métodos anticonceptivos de barrera. 

Tanto el capuchón cervical como el diafragma son fabricados con látex y son una especie de copa poco profunda. Ambos métodos evitan que los espermatozoides entren al cuello uterino y, por ende, evita los embarazos. 

Estos métodos de barrera pueden ser usados con espermicidas para aumentar su efectividad y tienen alrededor del 85% de efectividad.

Aunque estos métodos anticonceptivos no son hormonales algunas mujeres pueden sufrir ciertas molestias al utilizarlo:

  • Puede resultar complicado colocarlo o retirarlo.
  • Aumenta el riesgo de infección urinaria, irritación vaginal o infección vaginal.

Se consideraba que estos son los métodos más antiguos que existen, porque la idea de cubrir el cuello del útero para evitar el embarazo ya la aplicaban las mujeres del antiguo Egipto. 

Las mujeres egipcias utilizaban una especie de diafragma hecho de excremento de cocodrilo seco y miel o la mitad de un limón parcialmente vaciado. 

Ligadura de Trompas

ligadura de trompas

Ilustración de Andreína Escala para GK.

La ligadura de trompas es una cirugía que cierra las trompas de Falopio de una mujer, que conectan los ovarios con el útero. 

Una mujer que se someta a esta cirugía ya no podrá quedar embarazada

La primera ligadura de trompas de la que se tiene conocimiento se realizó en Toledo, Ohio, en 1880. 

El médico la llevó a cabo durante una cesárea para evitarle a su paciente futuros embarazos de alto riesgo, según el informe Historia de los métodos anticonceptivos de Planned Parenthood Federation of America

 A inicios del siglo XX, era poco común que los médicos ayudarán a las mujeres a evitar los embarazos. Se esperaba que las mujeres tuvieran tantos hijos como les fuera posible, aun cuando sus vidas corrieran peligro. 

En 1907, el presidente Theodore Roosevelt resumió el sentimiento de la época al decir que una mujer blanca protestante que evitaba el embarazo era “responsable de un crimen en contra de la raza”.

Una de las razones del desprestigio de la esterilización en esa época se debe a su uso indebido con fines eugenésicos, es decir, para demostrar que una raza es superior a otra. 

Según  el informe Historia de los métodos anticonceptivos en las primeras siete décadas del siglo XX, “70,000 mujeres y hombres, aunque en su mayoría mujeres, fueron esterilizados en los Estados Unidos contra su voluntad o sin su conocimiento”. Las razones por las que fueron esterilizados son por haber sido alcohólicos, negros, ciegos, criminales, sordos, epilépticos, deficientes mentales, mestizos, indígenas americanos, pobres, o pertenecientes a familias consideradas ineptas. 

La esterilización no evita la transmisión de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). 

Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.