En las peores épocas de la pandemia del covid-19, el medicamento ivermectina se agotó en Ecuador y muchas otras partes del mundo pues se creía que podía servir como tratamiento para el coronavirus. Pero un amplio estudio publicado el 30 de marzo de 2022 reveló que la ivermectina no reduce la incidencia de “ingreso médico en un hospital” por covid-19. Los resultados son un importante avance en la búsqueda de métodos efectivos de tratamiento de la enfermedad causada por el coronavirus. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Para los expertos, los resultados no son una sorpresa. “Es algo que decíamos desde que algunos grupos intentaron presentar la ivermectina como la panacea del covid”, le dijo a GK Nikolaos Kyriakidis, PhD en inmunología.  “La ivermectina no funciona y ya sabíamos que no funcionaba”, le dijo a GK  el experto en salud pública Esteban Ortiz. 

PUBLICIDAD

La ivermectina es un fármaco desparasitante para humanos, aunque hay una versión también para animales. Muchas personas en Ecuador tomaron uno de los dos tipos para, creían, prevenir o tratar el covid-19. En ensayos de laboratorio hechos al inicio de la pandemia, la ivermectina parecía impedir que el virus entrara en las células. Sin embargo, los efectos se daban solo en experimentos de laboratorio y en altas concentraciones del medicamento. Cuando era recetada y administrada directamente a los pacientes, no parecía haber cambios significativos en los cuadros de su enfermedad.

El nuevo estudio, hecho a 3550 personas, confirma lo que muchos expertos de salud pública habían ya advertido: la ivermectina no reduce el riesgo de hospitalizaciones por covid-19. El ensayo clínico “involucró a adultos sintomáticos con SARS-CoV-2 positivo reclutados de 12 clínicas de salud pública en Brasil”. 

Los pacientes que tuvieron síntomas de covid-19 hasta por 7 días —y tenían al menos un factor de riesgo de progresión de la enfermedad— fueron asignados aleatoriamente para recibir una dosis ivermectina una vez al día durante 3 días o un placebo. El resultado fue que la ivermectina no evitó las hospitalizaciones. 

Un medicamento muy usado en Ecuador 

Muy temprano, hubo cuestionamientos a la efectividad de la ivermectina más allá de unas pruebas de laboratorio. “En el Ecuador la desesperación, la desinformación y la desregulación provocaron la venta de medicamentos que no tenían ningún soporte técnico-científico, entre esos, la ivermectina”, le dijo el médico investigador Esteban Ortiz a GK.  Aún así, muchos médicos optaron por seguirla recetando. 

Incluso la Alcaldía de Guayaquil, una de las ciudades más golpeadas por el covid-19 en América Latina, compró 2 millones de dosis. “Su fin era curar el covid-19 o, en su defecto, desparasitar a la población. Esto, desde la salud pública, fue un despropósito que rayó en la irresponsabilidad”, dijo Ortiz.

Para la fecha de la compra, enero de 2021, ya existían pronunciamientos de reguladores y centros de estudio que recomendaban no tomar ivermectina para el covid-19. Un estudio del Centro de Estudios en Infectología Pediátrica (Ceip) en Colombia no validó su uso contra la enfermedad. Los análisis no encontraron evidencia suficiente para recomendar el uso generalizado del fármaco como tratamiento contra el coronavirus. 

La Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA por sus siglas en inglés), también dijo que la ivermectina para animales no debería usarse para tratar o prevenir el covid-19 en humanos. Aclaró que no había autorizado su uso como tratamiento para el coronavirus. La FDA, resaltaba la necesidad de estudios clínicos verificados para determinar si la ivermectina es realmente efectiva.

Desde entonces, esos estudios han empezado a publicarse. “Desde hace año y medio hay ya varios estudios multicéntricos  que presentaban datos poco favorables para el uso de la ivermectina: mostraban que no ayudaba en nada al desenlace de la enfermedad”,  dijo Kyriakidis, señalando que el nuevo artículo es uno más que en cohortes grandes de pacientes demuestra que la ivermectina es inefectiva contra el covid-19. Sin embargo, Kyriakidis puntualiza que la revista donde se publicó el estudio, el New England Medical Journal “es la revista con factor de impacto más alto del mundo”. 

Al menos dos estudios retractados

En octubre de 2021, un estudio que decía que la ivermectina podía ser usada para tratar pacientes de covid-19 fue retractado por sus autores. La corrección se hizo después de que el documento fue citado al menos 4 veces, contando otro estudio científico sobre el uso de ivermectina, y que fue compartido en más de 85 mil publicaciones de Twitter. El estudio fue publicado en la revista científica Viruses el 26 de mayo de 2021. Sin embargo, el 26 de octubre de 2022, la misma revista publicó la retractación en la que dicen que hubo “un error entre los archivos utilizados para el análisis estadístico” del estudio.

En enero de 2022, Andrew Hil, un investigador de la universidad de Liverpool, Inglaterra que había hecho un estudio a 23 pacientes que, según él, demostraba que la ivermectina funcionaba, retractó también sus conclusiones. “Ahora se han identificado algunos ensayos como potencialmente fraudulentos”, dijo Hill en su retractación

GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.