Ramiro Ávila Santamaría es abogado, experto en derechos humanos y ambientales y catedrático de la Universidad Andina Simón Bolívar. Durante tres años —desde 2019 hasta 2022— fue uno de los nueve jueces de la  Corte Constitucional. Ayer, 8 de febrero, luego de un sorteo, se hizo oficial la salida de los jueces Hernán Salgado Pesantes, Ramiro Ávila Santamaría y Agustín Grijalva. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Ávila se graduó de abogado en la Universidad Católica del Ecuador. Es Doctor en Sociología Jurídica por la Universidad del País Vasco de España y tiene una maestría en la misma materia por la misma universidad. También tiene una maestría en derecho por la Universidad de Columbia. 

PUBLICIDAD

A lo largo de su trayectoria profesional ha ocupado varios cargos públicos. Fue subsecretario de Reforma Judicial y de Desarrollo Normativo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, entre el 2008 y 2010, durante el gobierno de Rafael Correa. También fue asesor jurídico de la Comisión de Juristas del Consejo Nacional de Enseñanza Superior Universitaria Privada  (Conesup), en 2006.

Fue Investigador internacional para la Comisión para el Esclarecimiento Histórico de Guatemala  y observador en la Misión de Verificación de Derechos Humanos en Guatemala, en 1998.

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

En el ámbito privado fue el coordinador de la Clínica de Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, en 2006. Fue consultor en temas de Derechos Humanos para Plan Internacional y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en 2002 y 2003

En su lucha por los derechos humanos también fue abogado peticionario y patrocinador en el caso Talia Lluy Gonzales contra Ecuador, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. En 2015, Talía Gabriela Gonzales Lluy  se contagió de VIH cuando tenía tres años de edad al recibir una transfusión de sangre, proveniente de un Banco de Sangre de la Cruz Roja. La muestra de sangre fue analizada después de que se le hiciera la transfusión. 

Ávila también fue miembro del equipo de soporte técnico de la Comisión de la Verdad de Ecuador. En 2008, fue miembro de la Comisión de Redacción de la Constitución.

Sobre su paso por la Corte Constitucional, Ramiro Avila dijo que “fue una experiencia enriquecedora porque considera que el trabajo en la Corte fue de manera colectiva”. “Las sentencias, más allá de que uno sea ponente o no, se enriquecieron con los criterios jurídicos del resto de jueces”, dijo Ávila a GK.

El abogado dijo que su paso por la Corte fue una gran escuela porque en el interior de esta institución “se propuso, se debatió, deliberó y cedió”. Además, dijo que durante los tres años la Corte hizo valer muchos de los  artículos y derechos que establece la Constitución. Ávila también considera que en estos últimos tres años la Corte Constitucional hizo valer garantías constitucionales como la figura del Habeas Corpus, garantía jurisdiccional para revisar la detención de un ciudadano. 

Uno de los hechos que más le marcó durante su gestión fue el desarrollo de los derechos de la naturaleza y de los animales. “Creo que hicimos en tres años lo que la Corte tuvo que haber hecho desde que se expidió la Constitución. Es la primera vez que la Corte declara como sujetos de derecho a entes no humanos como el manglar , el Río Aiepi, Monjas y el Bosque Los Cedros”, dice el juez saliente. El 5 de febrero pasado, la Corte Constitucional reconoció que los animales silvestres son sujetos de derechos de protección al formar parte de la naturaleza. 

PUBLICIDAD

Ávila fue uno de los jueces que votó a favor de despenalizar el aborto en casos de violación y explicó que consideraba que procedía la despenalización no solo de los casos de abortos por violación, sino de todos los casos. La postura jurídica de Ávila es que se debía despenalizar todo aborto consentido.

Captura De Pantalla 2021 04 08 A Las 18.43.57 E1663876942101 150x150
Liz Briceño Pazmiño
(Ecuador, 1989). Periodista. Ha cubierto temas de economía y consumo en la Unión Europea. Cubre temas de menores migrantes no acompañados y de desplazados en Ecuador.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR