El defensor del agua Víctor Guaillas fue una de las personas asesinadas en la masacre del 12 y 13 de noviembre en la Penitenciaría del Litoral. Guaillas fue detenido en el paro nacional de octubre de 2019 y su sentencia —a 5 años de cárcel por sabotaje— todavía no estaba en firme. Hasta la mañana de hoy, 34 de las 68 personas presas que murieron en la masacre habían sido identificadas. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

La noche del 12 de noviembre pasó la cuarta masacre carcelaria de 2021. Hasta el momento se ha confirmado que murieron 68 personas privadas de la libertad —incluyendo a Guaillas— y que hay 25 heridos. Sin embargo, la cifra podría aumentar. 

La muerte de Víctor Guaillas fue confirmada por la Alianza por los Derechos Humanos —que está conformada por varias organizaciones que defienden los derechos en el país— en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter la mañana de hoy, 14 de noviembre. Además, lo confirmó el estudio jurídico Kuska, que se encargó de la defensa de Guaillas en el proceso por sabotaje. 

¿Por qué estaba detenido?

Víctor Guaillas Gutama fue detenido el 8 de octubre de 2019 en Naranjal, en la provincia de Guayas. Guaillas fue un defensor del agua y de los derechos de la naturaleza en la comunidad de Molleturo, una parroquia del cantón Cuenca, en la provincia andina de Azuay. 

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

De lunes a jueves, las noticias más improtantes en tu bandeja de entrada.
Suscríbete a La Diaria

Gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw==

El oficial Alex Moreta, que detuvo a Guaillas, dijo que vieron que aproximadamente 20 personas se bajaron de un camión con galones de gasolina y quemaron dos motocicletas de la Comisión de Tránsito de Naranjal. Además, dijo Moreta, lanzaron piedras a una camioneta de esa misma institución. Moreta dijo que “se procedió una persecución” y que lograron detener a una de esas 20 personas. Es decir, solo a Guaillas. 

El oficial dijo que Guaillas “al huir pierde estabilidad y cae al piso”. La Alianza por los Derechos Humanos dijo en el comunicado de hoy que según varias fuentes, Guaillas fue detenido porque se cayó en una zanja mientras la policía perseguía a los manifestantes. Según la Policía, Guaillas fue atendido en el hospital básico de Naranjal y después “puesto a órdenes de la autoridad competente”. 

Casi un año después de ser detenido, el 3 de octubre de 2020, Guaillas fue sentenciado a 5 años de cárcel por sabotaje y estaba recluido en la Penitenciaría del Litoral. Su sentencia todavía no estaba en firme. Entre abril y junio de 2021, la defensa de Guaillas pidió un habeas corpus que fue negado en dos instancias, pese a que Guaillas tiene una discapacidad auditiva. Además, presentaron una acción extraordinaria de protección que tampoco fue admitida por la Corte Constitucional.

Guaillas tenía dos procesos pendientes para intentar salir de la cárcel. En julio de 2021 apelaron a la sentencia, pero la audiencia de ese recurso fue fijada para el 4 de enero de 2022.  Además, en septiembre de 2021, su defensa presentó un pedido de amnistía a la Asamblea Nacional. Al momento de la muerte de Guaillas, el trámite estaba en el Consejo de Administración Legislativa que debía decidir sí era calificado a trámite. 

En el comunicado de hoy, la Alianza por los Derechos Humanos dijo que se solidarizaba con su familia, especialmente con su esposa y sus seis hijos menores de edad. El estudio jurídico Kuska dijo que le exigía al gobierno ecuatoriano “que asuma su responsabilidad ante la crisis carcelaria en el marco de los Derechos Humanos”. 

La masacre del 12 y 13 de noviembre

Una persona que cumple su condena en el pabellón 2 de la Penitenciaría —la zona que fue atacada— le dijo a GK que los presos de los pabellones 3, 6 y 12 intentaban ingresar a su zona para asesinarlos. Las detonaciones, dijo, comenzaron entre las seis y siete de la noche del 12 de noviembre

La fuente reservada dijo que los grupos que los atacaban estaban liderados por los dos hombres alias Junior y alias Fito, que están ligados a bandas delincuenciales que operan dentro de la cárcel y que intentan asumir el control máximo de la prisión. 

En medio de la desesperación por los ataques, una de las personas privadas de la libertad del pabellón 2 decidió contar lo que estaba pasando en de una transmisión en vivo en Facebook. La transmisión comenzó pasadas las doce y media de la noche y se terminó casi dos horas después con la desgarradora frase: “ya entraron, ya entraron, ya entraron”. La cuenta de Facebook desde la que lo hizo está desactivada y la transmisión ya no está disponible. 

En la cuarta masacre en las cárceles de 2021 murieron 68 personas. Desde la mañana de hoy, los familiares de los presos están yendo a la Unidad de Criminalística de Guayas para identificar los cuerpos. Hasta la mañana de hoy, solo 34 habían sido identificados.  

Anoche los presos de las cárceles de Azuay, Riobamba, en la provincia de Chimborazo, y en la de Cotopaxi se unieron a una huelga de hambre para protestar por la violencia. Según el Sistema Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI), ayer un grupo de presos se negó a ingerir alimentos: desayuno y almuerzo.

En lo que va de 2021, hay 324 muertes violentes confirmadas en las cárceles del país. Es decir, 6 veces las muertes violentas que hubo en las cárceles en 2020, año en el que hubo 54. 

Susana Roa 150x150
Susana Roa Chejín
(Ecuador, 1997) Periodista lojana y jefa de la redacción de GK. Cubre economía, sexualidad y derechos. Le interesan los temas de empleo, educación financiera y salud sexual y reproductiva.