Una densa capa blanca cubrió a Quito el viernes 1 de octubre de 2021. La ciudad parecía una postal del inicio de la Navidad del norte, los niños aprovechaban para jugar con la “nieve” —que en realidad era granizo— y el tráfico vehicular colapsó. Miles de personas colgaron las fotografías con las calles de la ciudad llenas de granizo. El científico Santiago Ron, que en su cuenta de Twitter describió: “Quito se viste de blanco. Nos llegó el cordonazo de San Francisco”, decía. Pero, ¿qué es, de dónde viene y qué significa?

El cordonazo de San Francisco es una forma popular de anunciar el inicio de la temporada de tormentas eléctricas y granizo en Quito. En la ciudad, ese nombre coloquial está directamente asociado con la religión católica, específicamente a una creencia que no ha dejado de traspasar generaciones. 

¿Qué dice la leyenda?

Dice la creencia popular católica que, durante los primeros días de octubre, específicamente el 4 de octubre, San Francisco suelta el cordón de su sotana y, con fuerza, azota las nubes de los cielos quiteños para que la lluvia caiga sobre la ciudad y, así, culminar el verano. La fecha —4 de octubre— corresponde al día del santo católico. Sin embargo, a veces el cordonazo se adelanta o se atrasa. En 2021, en Ecuador el famoso “cordonazo” llegó el 1 de octubre. 

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) confirmó en su cuenta de Twitter que la tarde de ayer hubo “precipitaciones de variable intensidad acompañadas de tormentas eléctricas y puntual granizo” en algunas partes del país. Las intensas lluvias provocaron inundaciones y causaron que se pausara el tránsito vehicular, sobre todo, en el norte de Quito. En sectores como el del redondel de la Plaza Argentina, y en el túnel Guayasamín, el movimiento de vehículos colapsó, según reportes del Servicio Integrado de Seguridad ECU 9-1-1.

El Inamhi, por su parte. indicó que las precipitaciones en Quito continuarán, acompañadas de tormentas eléctricas “y puntal granizo en algunas localidades del territorio nacional”. Además la institución instó a la ciudadanía a tomar precauciones. 

¿Cuál es la explicación científica del granizo?

PUBLICIDAD

Javier Macas, analista de pronóstico meteorológico del Inamhi, dice que las precipitaciones intensas respondieron a tres factores: mucha humedad en el ambiente, el calentamiento de la atmósfera por las altas temperaturas de la mañana, y la poca velocidad del viento. Estos tres componentes, dice Macas, causan que haya más nubosidad y que desencadene en tormentas eléctricas que pueden incluir la caída de granizo. 

Macas dice que la leyenda nació porque es típico que en estas fechas haya más incidencia del viento en la región amazónica porque el viento se pone de forma más perpendicular y choca con la Cordillera de los Andes provocando lluvias más intensas. Hace años, dice Macas, “la atmósfera era mucho más estable” y por eso pasaba siempre entre el 3 y el 4 de octubre. Por eso, dice, se lo relaciona con la fecha en honor al santo. Actualmente, las lluvias más intensas ocurren entre los últimos días de septiembre y los primeros de octubre. 

Según él, estas condiciones son propias de la época lluviosa que comenzó la semana pasada. La época de lluvia, según las estadísticas climatológicas que tienen en el Inamhi desde hace 30 años, se extiende hasta abril o mediados de mayo en la Sierra ecuatoriana. “Febrero, abril y marzo son los meses más lluviosos, pero abril es el pico más alto de todo el año”, dice Macas. 

En cambio, la época seca es desde mediados de mayo hasta principios de octubre, especialmente “entre julio y agosto”, dice Macas. Ahí tenemos una disminución “muy considerable” de las lluvias. La época seca se caracteriza por pocas lluvias, pero no nulas. Por eso Macas dice que no se habla de un verano, sino de una época seca porque sí hay precipitaciones. Este año, dice Macas, “la época lluviosa fue muy anómala” porque llovió mucho en comparación a años anteriores. 

Noticias Más Recientes

En la época de lluvias, como la que estamos ahora, es más probable que la atmósfera genere las condiciones para tener varios días con lluvias. Además, a diferencia de la temporada seca, ahora hay más probabilidad de que haya tormentas eléctricas. 

Sin embargo, Macas dice que en los próximos días las lluvias bajarán su intensidad, pero que la posibilidad de que haya otra tormenta similar a la de ayer dependerá de las características del clima de la ciudad. “Lo que vamos a ver es que desde mañana y el lunes —3 y 4 de octubre— van a disminuir la intensidad de las lluvias y su distribución”, dice. Es decir, ya no habrá precipitaciones intensas o tormentas en gran parte de Quito, sino que se enfocarán en la zona sur y en los valles. 

El experto del Inamhi dice que puede haber “otros eventos de tormenta” pero serían de menor intensidad y duración. Sin embargo, refuerza que depende de las condiciones porque Ecuador es “bastante dinámico” en el sentido atmosférico. Es probable que desde el martes y miércoles —5 y 6 de octubre— haya sol fuerte, especialmente en las mañanas, y la temperatura aumente. 

Riesgos de las fuertes lluvias y granizo

Las lluvias intensas son peligrosas. Reducen la visibilidad y dificultan la conducción por el piso mojado. Además, si el alcantarillado no está en buenas condiciones puede taparse y causar inundaciones. Incluso puede haber deslizamientos de tierras en las montañas y laderas. Por eso es importante tomar precauciones como no salir mientras llueve, pero en caso de hacerlo se debe manejar y caminar con cuidado. 

Además, Macas dice que es importante tomar en cuenta que después de las lluvias como las de ayer queda una capa de niebla que dura mucho tiempo, lo que reduce la visibilidad todavía más por lo que las precauciones deben incrementarse. Él recomienda que en la época lluviosa las personas no olviden la protección contra el sol, que también puede ser intenso, además de la de la lluvia.